Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28/11/08

Haciendo el indio

Cómo está el mundo. Qué barbaridad. El periódico de ayer había que cogerlo con guantes, chorreaba sangre, odio y violencia. Uno se queda con ganas de gritar lo que dicen que dijo Nosequién: “paren el mundo, que me bajo”.

lazo

Pero vayamos por partes, como las integrales:

Primero tenemos lo de Bombay (o Mumbai, como parece que hay que llamarla ahora). De locos. Espe-luznante, con la lideresa de por medio para darle un toque castizo a tan macabro festival de intolerancia. Yo no sé si la tía es gafe o santa, pero el caso es que ya es la segunda vez en poco tiempo que se salva por los pelos, no gana pa sustos la pobre. ¿Y quiénes serán los descerebrados que perpetran estas burradas? Sí, ya sé que son extremistas islámicos y todo eso, pero me gustaría entender más: de dónde vienen, qué hacían con sus vidas antes de dedicarse a masacrar prójimos, cómo se metieron a esto, etc. Que de eso se cuenta poco y así no hay forma de acabar con ello. Me vienen a la cabeza las últimas líneas de la columna del domingo pasado del amigo Pérez-Reverte, sólo le falta que ahora le acusen de cómplice.

Luego, en este Hit Parade de despropósitos, tenemos a Tailandia. La “rebelión de los ricos”, la llaman. A los muy lerdos no se les ocurre otra cosa que bloquear los aeropuertos, estrangulando así la boyante industria turística del país (y de medio sureste asiático), poniendo el reino al borde de la guerra civil y de paso jodiéndome las merecidas vacaciones que tenía pensado pasar por ahí en unas semanas. Me cago en Ros y tiro porque me toca.

Tercero, Somalia. Bueno, Puntland para ser más exactos. Curioso nombre. Los aficionados al fútbol americano sabrán que “punt” es el nombre que se da a la patada que le pega al balón un equipo para alejarlo de su línea de gol, tras haber sido incapaz de avanzarlo lo suficiente. Una especie de huida, de rendición al rival, vamos. Así que con ese nombre qué se puede esperar de esta tierra. Van y secuestran a un periodisto británico y un fotógrafo español. Para más desvergüenza, los secuestraron sus propios traductores. Mandagüebos.

Pero, ironías del destino, hay una cuarta noticia, esperpéntica, que aglutina y hermana las tres anteriores, una gigantesca paradoja que subraya con trazo de sangre lo grande que puede llegar a ser la estulticia humana:

La armada india hunde por error un pesquero tailandés secuestrado en Somalia

Rocambolesca carambola. Atención, pregunta: ¿en cuántas ocasiones han visto mencionadas en un mismo titular a Somalia, Tailandia y la India? Yo hasta ahora, cero. Y justo la primera vez va a ser cuando los tres países son tristemente portada simultánea por otros motivos. Absurdeces de la vida.

Después de esto habrá que dar un nuevo significado, más trágico, a “hacer el indio”. Que por cierto ahora resulta que es una expresión que “rebosa un despreciable racismo”. Vaya por dos.

Read Full Post »