Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29/12/08

Estos de la CIA son unos cachondos. Tras varios años de doloroso penar intentando poner un poco de orden en el avispero afgano, predicando sin éxito las bondades de la democracia, el capitalismo y el jalogüín, y recibiendo hostias a pares en el proceso, parece que han dado con la fórmula ideal para ganarse a los líderes locales y encontrar por fin la senda del éxito en tan castigadas tierras.

La solución no es otra que darles Viagra. Brillante. Todo un detallazo navideño. Anciano líder tribal afgano con cuatro jóvenes mujeres no logra satisfacerlas. Oprobio para el clan. Pero ahí viene la CIA, generosa, atenta a las necesidades más íntimas de sus potenciales aliados, y le suelta al viejoverde cuatro pastillitas azules  que le ponen tan verraco que arranca el burka a sus cónyugas sin usar las manos. Jolgorio y desenfreno. Hasta le sobraron fuerzas para dar un repaso al rebaño de cabras, que lo tenía un poco desatendido últimamente.

 

love_taliban-style

Por supuesto, tras tamaño favor, la CIA tiene un aliado garantizado (mientras dure el suministro, claro…). Repítase la operación por todos los clanes de los cerros de Afganistán y los talibanes tienen los días contados. Serán sustituidos por una nueva fuerza local: los “levantá-libanes”.

Ya puestos, sugiero que los de la CIA se lleven de excursión por esos lares a Joan Baez –o lo que quede de ella- a repartir cartelitos de “Make Love, Not War” junto con cada cajita de Viagra, que así el mensaje cuaja más. En unos años ese país pasará de ser un infierno de burkas e intolerancia a ser un putiferio desmadrado, ya verán. Siempre sospeché que el problema de estos barbudos integristas es que les hacía falta echar un buen polvo, qué bien que los yanquis hayan caído en ello. Y si no funciona, pues bueno, siempre dejará menos víctimas colaterales que las bombas de racimo, y al vejete que ha servido de “prueba piloto” que le quiten lo bailao, no?

Anuncios

Read Full Post »