Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 12/01/09

Durante una de las cenas a las que he asistido en las pasadas fiestas, alguien comentó que había quitado la leche de su dieta, y no por ser vegetariano o como protesta por el mal trato que se da a las vacas, ni nada de eso. Lo hizo simplemente por que no es un alimento saludable. ¡Oh, sorpresa!

Yo ya había oído que hay gente a la que la leche le sienta mal, y le da dolores de estómago y malestares varios. Pero es que esta persona sostenía que la leche de vaca puede causar muchos otros males y que, encima, no proporciona ningún beneficio demostrado. Que la única razón por la que se sigue consumiendo es por la presión e intereses de la industria láctea, de gran influencia al parecer en el mundo occidental.

A mí normalmente este tipo de teorías de la conspiración me dejan un poco frío y, de entrada, no me las creo. Así que he investigado un poco el tema, que resulta que lleva ya años denunciándose, y creo que pinta que va a ser verdad. Que nos han estado engañando todo este tiempo con lo de que hay que beber mucha leche para crecer sano y feliz, y que la leche es un alimento básico y todo eso. Hace falta tener mala leche.

rebecca-romijn-got-milk

El tema se ha calentado en los últimos meses por un libro del francés Thierry Souccar, escritor especializado en temas de nutrición, que lleva por título algo así como “leche, mentiras y propaganda”. En él el autor no sólo desmonta los mitos sobre la leche, sino que saca a la luz efectos nocivos hasta ahora poco conocidos y acusa a la OMS y al gobierno de Francia de plegarse a las presiones de la industria y recomendar el consumo del blanco líquido.

Hay también muchas webs, blogs y foros denunciando más o menos lo mismo, como esta, este y esta otra. Incluso en el Reino Unido hay una organización que se dedica al activismo antilácteo.

La culpable de que la leche siente mal a mucha gente adulta es la lactosa, “el azúcar de la leche”, para digerir la cual los humanos disponemos de la lactasa, una enzima que la mayoría dejamos de producir al terminar la infancia. Por lo visto, alrededor del 60-70% de la población mundial no tolera la lactosa, ahí es nada.

Pero eso es sólo la punta del iceberg. No voy a entrar en detalles, que están muy bien explicados en los links que he puesto antes, pero se acusa a la leche y sus derivados de poder contribuir a desarrollar males como el asma, fiebre del heno, bronquitis, sinusitis, resfriados, infecciones de oído, cólicos infantiles, cancer de próstata, cataratas, parkinson y diabetes. Menuda colección. Vamos, que acabas en la tumba a toda leche.

Además, el principal beneficio que siempre se ha atribuido a la leche, el aportar calcio para el correcto mantenimiento de nuestros huesos, también es falso. Que ya obtenemos calcio más que suficiente comiendo verduras y frutas, incluso bebiendo agua del grifo, y que no por mucho inflarse a comer cosas con calcio se tienen huesos más hermosos. Avala esta teoría el hecho de que los países más lechebebientes son también los que más fracturas de cadera registran, y que los chinos beben muy poca leche y sufren menos osteoporosis que el mundo occidental.

leche1

 

Vaya panorama. Ya me veo a las empresas del sector siguiendo el mismo camino que las tabaqueras: demandas, multas, prohibición de publicidad, etc

También he encontrado alguna voz que sigue defendiendo al zumo de vaca, apuntando que previene las enfermedades cardiovasculares. Aunque quién sabe si el estudio que cita ha sido subrepticiamente subvencionado por el poder fáctico de turno.

Lo que sí me parece un poco chorras es el argumento que repiten constantemente los antilechistas de que “el hombre es el único mamífero que bebe leche cuando es adulto, y que bebe leche de otras especies”. Toma, claro, y también el hombre es el único mamífero que hace paella los domingos, lleva vaqueros, se hace hincha del Aleti y paga el cánon de la SGAE!

En fin, que lo que digo yo siempre, que habiendo cerveza y vino, pa qué beber porquerías…

Anuncios

Read Full Post »