Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 2/03/09

Ayer fue un día memorable. Todo salió bien. Comenzó como tantos otros domingos, yendo a gorronear papeo a casa de mis padres. Esta vez la cita era ineludible, pues mis progenitores venían de pasar unos días en su Galicia natal y tuvieron el detalle de acercarse al mercado de La Coruña para traer abundante mercancía: navajas, almejas, berberechos, percebes, camarones, nécoras, cigalas, nos pusimos hasta las orejas. Una de las pocas cosas buenas de la crisis es que todo este género está a un precio mucho más razonable que hace un año. Aprovechemos.

Abotargados por tamaña ingesta y por el albariño, al jardín a pasar un rato al solecito haciendo la fotosíntesis con la inestimable compañía de un güiskito y un purazo. Éxtasis. En un momento dado mi padre comenta “Chaval, a que está bueno este Toshiba?”, respondo “Sí, de puta madre, pero es un Cohiba…”, “jajaa, que lío más tonto”. Y tras esa profunda conversación retomamos la dura tarea de ver pasar las nubes.

Luego, al Calderón. Qué partidazo. Hacía tiempo que no vibraba tanto en un estadio. Me considero un aficionado moderado, cabal y razonable, que disfruta de los vaivenes del fútbol sabiendo que sólo es un juego, no nos va la vida en ello. Pues ayer me sorprendí a mi mismo gritando como un energúmeno, comportándome como un auténtico hooligan. Hasta confieso que coreé algunos cánticos que rayan en lo ilegal, como ese inolvidable “Eres un yonki, Guardiola eres un yonki” cantado a ritmo de “Guantanamera”. O el “Alves, muérete” dedicado al lateral derecho del Barça tras fingir una lesión. Lo de Guardiola me hizo mucha gracia, porque es algo que había pensado alguna vez. Vean si no este cromo, no me digan que no tiene pinta rarita cuando menos:

pep

El caso es que yo vi mal al Barça desde el principio. Salió acogotao, temeroso de perder, sabedor de que era mejor equipo pero también de que no podía fallar. Y el Aleti vio el miedo en sus ojos y se tiró a la yugular. Ganamos por rabia, coraje, cojones, furia, mala hostia, por decir “seréis muy superiores, pero por la gloria de mi madre que hoy aquí palmáis”. Calidad, sólo la que ponen los cuatro de delante, porque el resto de eso va muy cortito. Incluso pudimos perder por culpa de nuestra esperpéntica defensa.

Hace muy poco criticaba yo al Kun (y me reafirmo en todo lo escrito), y ayer me quedé afónico gritando sus goles, todavía me duelen las palmas de tanto aplaudir. Er fúmbol es azín. En la celebración del cuarto gol perdí los pocos papeles que me quedaban y me fundí en un tierno abrazo con el desconocido que tenía a mi derecha. La locura, el desvarío. Así es mi Aleti.

kun2

De vuelta a casa, continuamos la fiesta devorando algunos bichejos que habían sobrado de la comida -gracias San Tupperware- y viendo una y otra vez las repeticiones (vaya gol nos robaron, por cierto). Ya calmados, a ver qué ha pasado en las erecciones vascas y gallegas. Y ahí también buenas noticias para redondear la jornada. Parece que puede llegar el muy necesario cambio a Euskadi y Galicia ha dicho un rotundo NO al desgobierno del bipartito. Cojonudo, ponme otra copa.

Entre pitos y flautas me acosté casi a las tres y tengo un peazo resaca cosa mala. Resaca en lunes. Ni a mi peor enemigo se lo deseo. Pero que me quiten lo bailao.

Read Full Post »