Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22/04/09

El domingo pasado fui una vez más a casa de mis papases a ponerme ciego a viandas tradicionales gallegas. Esta vez tocaba lamprea, la última de la temporada. La degustamos en todas sus variedades conocidas (conocidas por mí, quiero decir): en fiambre, en empanada, en escabeche y a la bordelesa con arroz. Atracón espectacular con digestión de pronóstico complicado amablemente facilitada por unas copas de orujete y un puro de los de jefazo gordo. Felicidad total.

Para quienes no lo sepan, la lamprea es un bicho antediluviano mu feo que técnicamente es un pez pero parece una culebra, algo similar a la anguila. Tiene una boca muy rara, circular y en forma de ventosa, con los dientecillos dispuestos en círculos concéntricos y una especie de lengua ósea. Con la ventosa se pega a sus víctimas (tiburones, salmones, mamíferos marinos, loquesetercie) y con los dientes y lengua raspa la piel de las mismas para hacer sangre y papeársela. O sea, que es de la familia de los chupópteros.

Lamprea sonriendo

Lamprea sonriendo

Nace en el río y tras 4-5 años se va a la mar, que en este caso no es el morir. Cuando alcanza la madurez sexual, midiendo hasta un metro de largo, remonta el mismo río donde nació para aparearse en desenfrenada orgía colectiva y terminar muriendo tras el desove.

Debido a su extraña boca, la lamprea no puede morderse la cola como la pescadilla, por mucho que lo intente

Debido a su extraña boca, la lamprea no puede morderse la cola como la pescadilla, por mucho que lo intente

En España, los ríos lampreeros más conocidos son el Miño, el Tambre y el Ulla, en Galicia; igual hay más, lo desconozco. El más reputado internacionalmente es el Garona, de ahí que la receta más popular de lamprea sea a la bordelesa, en la que la bicha se cuece en su propia sangre aderezada con vino, ajo, cebolla y laurel. El aspecto del plato no puede ser más desagradable, pero está buenísimo.

Sabe muy bien aunque no lo parezca

Sabe muy bien aunque no lo parezca

La temporada de la lamprea va de enero a abril, que es cuando remonta los ríos para procrear. No sé por qué no se pesca en el mar, el caso es que sólo se come en esa época. Y en abril ya empiezan a ser de peor calidad, de ahí el famosísimo dicho de “la lamprea, en marzo para el amo y en abril para el criado”, que se atribuye a Cunqueiro.

Ya los romanos consideraban este pequeño monstruo un manjar y lo consumían con fruición. Y cuentan que en la Edad Media se planteó un curioso dilema sobre la naturaleza de este animal que hubo de resolverse mediante bula papal. En un principio, no se ponían de acuerdo los ecologistas de la época en si clasificar la lamprea como carne o como pescado. Su aspecto ofídico y lo denso de su carne (es una bomba en el éstomago, lo más cercano que conozco en términos de potencia es la ventresca de atún) llevaban a muchos a decir que era producto cárnico. Esto suponía una gran putada, pues entonces habría que prohibir su consumo en Cuaresma, lo que reduciría la temporada a poco más de un mes. Obviamente, los ricachones, nobles, obispos y demás potentados no iban a permitir que se les privara de tan delicado manjar y recurrieron al Papa, que es infalible y lo sabe todo, para resolver la disputa. Como era de esperar, el santopadre dictaminó que era obvio que se trataba de un pez y por supuesto podía comerse en Cuaresma. Acertó esta vez.

Creo que la historia esta es leyenda urbana, ya que no he encontrado nada al respecto en Internet. Pero como mola, pues la cuento. En mi opinión, la leyenda viene porque muchos Papas, tan frugales ellos, eran muy amigos del consumo de este pez. Como Julio II, que se las comía a puñaos.

Otra posible fuente del bulo de la bula es que en el “Libro de Buen Amor” del Arcipreste de Hita, en el pasaje de la batalla de Doña Cuaresma contra Don Carnal, estrofa 1114, se incluye entre los aliados de la doña a: “Sábalos et albures et la noble lamprea de Sevilla”, que algún erudito dice que es una referencia a Leonor de Guzmán, favorita de Alfonso XI. De todo esto me acabo de enterar googleando un poco, que soy pedante pero no tanto, no se me asusten.

Read Full Post »