Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 5/06/09

Con la tragedia del avión de Air France han salido a la luz todo tipo de teorías absurdas (brillantemente desmontadas aquí por barbijaputa), historias melodramáticas, detalles morbosos, datos inventados, etc. En fin, el circo habitual que montan los medios cuando hay carnaza, nada nuevo.

A mí lo que más me ha llamado la atención es esta curiosa anécdota:

Recorte gentileza de El Mundo

Recorte gentileza de El Mundo

Joder con los suecos, vaya par de paranoicos. Yo cogía al padre, que es el que ha sobrevivido, y le hacía un examen psiquiátrico pero ya, este tío no puede estar bien. A saber qué otras extrañas manías le mete en la cabeza a la pobre niña.

Es que sólo de imaginarlo se me ponen los pelos como escarpias: con lo complicada que puede llegar a ser la logística de un viaje –y encima con niños-, vamos a liarlo un poco más y a volar en aviones separados, toma ya. Doble posibilidad de retraso, de overbukin, de pérdida de maletas… y de accidente.

Porque es que no termino de entender el objetivo de la chorra-táctica esta. Si hubieran volado todos juntos, o bien se habrían salvado todos, o bien la espichaban todos, pero ahora se queda la niña semihuérfana y el pavo viudo, y la otra mitad de la familia, fiambre. Eso sí que es una familia desestructurada. No suena muy inteligente, no?

Por no meterme en que las probabilidades de sufrir un accidente de avión son tan bajas que incluso si esta estrategia tuviera algún sentido sería cuando menos grotescamente exagerada, como matar moscas a cañonazos.

Muchas grandes empresas tienen reglas similares, tipo “nunca pueden viajar juntos el director financiero, el presidente y el consejero delegado”. Eso me sigue pareciendo exagerado, aunque más entendible, no es lo mismo. Al fin y al cabo una empresa puede asumir los costes extra de la medida, y no es lo mismo volar separado de tu mujer que de tu jefe…

Imagino que esta pintoresca pareja, si además de paranoicos eran coherentes, seguiría una táctica similar para otro tipo de desplazamientos: ir siempre en coches separados, nunca montarse juntos en el metro, coger ferrys distintos o caminar cada uno por una acera. Incluso podrían ir más lejos y nunca cenar en el mismo restaurante, no sea que se intoxiquen, ni alojarse en el mismo hotel, por si se incendia o, ya puestos, viajar a ciudades diferentes, no vaya a haber un terremoto o caer un meteorito. Cualquiera de esas desgracias probablemente sea más frecuente que un accidente de avión.

Llevado al extremo, directamente tenían que haberse separado hace tiempo y punto, cada uno con un vástago. O mejor, ni casarse, no sea que luego se lleven mal y causen un trauma a los niños.

¡Cuánto loco hay suelto!

Read Full Post »