Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30/06/09

Ayer fui al súper a reponer mis agotadas reservas de espuma de afeitar, y me llevé una sorpresita.

Yo buscaba esto:

gillette1

y me encontré con esto otro:

gillette2

La puta que los parió, estos cabronazos de Gillette ya me han cambiado el diseño y ahora ya me entra la duda de si lo que voy a comprar es lo mismo que lo de antes o me han cambiado la fórmula o alguna movida y me se va a caer la piel a tiras o yo que sé. La inseguridad del consumidor ante la novedad, vaya.

Es como cuando te cambian los lineales en el híper, que te pasas un mes dando vueltas como un gilipollas hasta que reubicas todos los productos. Yo creo que lo hacen para luego descojonarse viéndote en las grabaciones de las cámaras de seguridad.

Me pongo a mirar con más atención y veo que hay varios tipos de soluciones afeitísticas:

Gel neutro
Gel piel sensible
Gel acondicionador
Espuma neutra
Espuma piel sensible
Espuma acondicionadora

La leche, y ahora cuál elijo? porque yo hasta ahora cogía la primera que pillaba y punto. Que ni me cabía en la cabeza que hubiera tanto choice, ni falta que me hacía. Ustedes dirán, con razón, “pues haz lo mismo, pilla una con los ojos cerrados”. Pues no. Ya no es lo mismo, ahora ya sé que hay espumas diferentes y tengo que elegir la más mejor para mí, ya he perdido la despreocupada felicidad propia de la ignorancia.

Tras un intenso debate interno sobre la calidad de mi piel, me decido finalmente por la espuma piel sensible, con el muy dudoso argumento de que si es para piel sensible será la menos agresiva con mi delicado cutis.

Durante la disquisición me percaté que había toda una línea de productos desconocida para mí: “preparadores” de afeitado. O sea, estos bandarras pretenden que me ponga tres potingues para afeitarme: el preparador, la espuma mismamente, y el aftercheif. Suficiente coñazo es rasurarse cada mañana como para andar con mariconadas complicándose la vida de esta manera. Que todo esto está muy bien para metrosexuales del siglo XXI pero yo soy más tipo macho ibérico de toda la vida, rollo Torremolinos años 70 y tal.

Así que paso mucho de los preparadores esos, que encima hay de dos tipos: limpiador y exfoliante. Que a saber qué hará cada uno y cuál será el adecuado para mi piel y que combine mejor con la espuma piel sensible y con el aftercheif que uso, que ni me acuerdo de cuál es. Que yo sólo quiero afeitarme, oiga, no me líe.

Y además, ni eso. Que por mí me dejaba luengas barbas y que les den. Pero entre que Michurri ya me ha amenazado de posible ruptura si no mafeito como es debido, y que en el curro me dirían que da mala imagen y polleces varias, pues a pasar por el aro. A acuchillarse la cara y a callar.

Esta mañana he estrenado la espumita de los cojones y, como era de esperar, es exactamente igual que antes. O por lo menos no he notado mayor frescor, suavidad o propiedades coadyuvantes al deslizamiento de la cuchilla por mi bonita jeta. Así que por mucho que en el bote ponga “Nuevo!”, lo único que han cambiado es el dibujico. Tanto lío y preocupación pa ná.

No sé si esto se llama marketing, labelling, merchandising o packaging, yo lo llamaría jodiending la marraning. Panda de hijos de puta.

Read Full Post »