Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 1/07/09

¡Qué alegría, qué alboroto! mis amigos de la DGT me han subido puntualmente el saldo de puntos a, tachán, tachán ¡¡¡14 puntazos!!! Oooolléééé

Y tan puntualmente, como que ayer consulte el saldo (puede hacerse en www.dgt.es) a las 23:30 y ya me los habían sumado. Se ve que confían en mí y sabían que no iba a hacer el tonto en esa media hora. Gracias, Pere.

Por si no se han enterado, hoy se cumplen 3 años desde la entrada en vigor del carnet por puntos y, siguiendo las normas que lo rigen, nos dan dos puntos extra a los conductores que hayamos eludido los controles respetado las normas y no hayamos perdido ningún punto en ese tiempo. Más datos aquí.

El sistema este de los puntos en general me parece bien, y las cifras sugieren que está funcionando para reducir accidentes. Eso sí, cuando lo sacaron me eché a temblar pensando en que iba a durar poco sobre el asfalto, dada mi afición a “pisarle”, sobre todo en autopista. Pero entre que me he moderado y que he desarrollado efectivas Técnicas de Optimización de Velocidad sin Arriesgar Puntos (TOVAP), he llegado al tercer aniversario con el carné todavía virgen.

Lo de las TOVAP básicamente consiste en llevar un buen detector de radares (son legales, eh?), saberse los límites hasta los que la posible multa no quita puntos –que no es tan fácil, no son iguales en toda España- y clavar la aguja en ellos. La verdad es que esta filosofía tipo livin’ on the edge termina dándole más emoción a la conducción, genera adrenalina por otra vía.

Esta es la señal de "active sus TOVAP"

Esta es la señal de "active sus TOVAP"

Pero es que además en estos tres años sólo me han cascado una multa, 70 euracos, por ir a 94 en límite de 70 (típico límite de 70 cazaincautos en una recta majísima de una carretera nacional), 7 km/h más y me quitan 2 puntos. Vivan las TOVAP.

En otra ocasión me libré por los pelos de perder 3 punticos, por gilipollas: típico trayecto corto en el que no me puse el cinturón por aquello de “total, de aquí a allí, qué va a pasar”. Pues pasó que me paró un Mosso d’Esquadra –andaba yo por terres catalanes– y, cuando ya daba los puntos por perdidos, va el tío y multa a la persona que iba sentada detrás de mí, la cual tampoco llevaba el cinturón pero al ir de pasajero no pierde puntos. 105 mortadelos, le cayeron. No sé si es que el Mosso no me vio descinturonado (yo llevaba un abrigo que podía haberle confundido) o si tal vez se apiadó de mí y se conformó con empapelar al pasajero; en cualquier caso desde entonces ya no grito más aquello de “Mossos, gossos”.

Aunque la vez en que de verdad me vi perdido fue hace unos meses, cuando a un munipa resentido se le cruzaron los cables y me tendió una emboscada que ya les conté en su día. De esa pensaba que me vendría una denuncia por conducción peligrosa, o a saber qué historia se inventaría semejante imitador de Torrente, pero por suerte hasta la fecha nada de nada. Igual el tío era tan torpe que apuntó mal mi matrícula, o simplemente se estaba divirtiendo puteando al ciudadano, que hay gente pa tó.

Al que sí que deberían haber despuntado, pero bien, es al chófer del Pere, al que pillaron acumulando infracciones como quien colecciona sellos.

Read Full Post »