Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 11 noviembre 2010

Es indudable que la globalización ha traído cosas buenas desde el punto de vista cultural, permitiendo un mejor entendimiento entre las diversas civilizaciones y modos de entender la vida del planeta, y que se importen/exporten las mejores costumbres de unos países a otros.

Pero también en esto hay un lado oscuro. Cuando en lugar de copiar lo mejorcito de otras tierras nos fijamos en lo más soez y vulgar que tienen, pueden engendrarse adefesios como estos anuncios (por llamarlos de alguna manera) vistos en el bazar de las especias de Estambul. Sólo les falta una foto de Belén Esteban…

Lo que se aprende hablando con turistas

Este otro es bilingüe (y me ha salido un pelín borroso, perdón):

Variaciones sobre los mismos temas:

Otros en lugar de poner frases cutres se dedican a copiar logotipos de reconocido éxito internacional. Por ejemplo, este es el logo de una prestigiosa cadena hotelera:

Y esta la adaptación en el bazar turco:

En fin, si no venden no será por falta de reclamos…
Aunque como vaya por ahí un inspector de la SGAE, les puede montar un buen pollo!

Read Full Post »

El gobierno nos ha soltado una nueva cortina de humo para llenar de alegría las tertulias de los diferentes medios y que no se hable de la penosa gestión que está haciendo de la no menos chunga situación económica. Y yo, como un pringao, entro de cabeza al trapo y me lanzo a comentar el tema:

Ahora se descuelgan con que los apellidos hay que ponerlos por orden alfabético. Espinoso asunto. El nuevo proyecto de Ley del Registro Civil prevé que en los casos en que los padres no se pongan de acuerdo en el orden de los apellidos, irán en orden alfabético, y santas pascuas. Se quiere acabar así con la secular discriminación del apellido de la madre, que siempre va el segundo y se pierde en la siguiente generación.

Eso ha dicho nuestro ministro de Justicia, que con el orden alfabético se “hará valer la igualdad ante la ley”.

No puedo estar más en desacuerdo con él. A mí me parece fatal este cambio. Y guárdense los afilados cuchillos las radicales feministas, que no es por el tema de defender la tradición que primaba los apellidos del varón, que eso me parece muy bien que se termine. Lo que me molesta es que se sustituye una discriminación por otra: si antes estaban discriminadas las mujeres, ahora lo estarán los Zulueta, Yagüe o Ximénez, que tendrán imposible pasar sus apellidos en primer lugar a poco que su pareja o parejo se ponga farruco o farruca.

Con el tiempo se corre el riesgo de que ya no existan más Zúñigas y esté el patio plagao de Álvareces, porque cada vez que haya discrepancia entre los progenitores el puto abecedario decide. Lo único bueno es que, como ha declarado la lideresa-presidenta de Madrid, en el futuro habrá menos Zapateros. Lo que no ha dicho es que habrá muchos más Aznares, Dios nos pille confesaos.

Lo interesante es que si unimos este cambio al hecho de que cualquier persona mayor de edad puede cambiar sus apellidos si así lo desea (aunque el proceso es farragoso, advierto), tenemos que en el futuro todos los que se apelliden Zabala y prevean conflicto conyugal sobre la preeminencia de su apellido acudirán raudos al registro a cambiárselo por “Azabala” y así ganar la batalla alfabética.

Claro que el cónyuge puede usar la misma táctica y comenzar una carrera sin fin que podría dar lugar a apellidos como “Aaaaaaaaaaagarcía”, o incluso directamente “Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa”, que vete tú a deletreárselo a la operadora telefónica de turno. Apuesto a que alguno se pondrá creativo y decidirá apellidarse “          ”, que con eso gana seguro, o “@”, que a saber qué lugar ocupa en el alfabeto. Ahora que lo pienso, puede estar divertido el cambio este.

No, en serio. Esto es una chapuza de proporciones zapateriles, como nos tiene acostumbrados. A ver, si se quiere terminar la discriminación pero se quiere evitar peleas interminables sobre qué apellido poner primero, hay un método igual de sencillo e infinitamente más justo: se sortea y punto. Esto da exactamente las mismas probabilidades a todo el mundo, sea hombre, mujer, mutante, Zapata o Agüero.

Podría incluso hacerse sin necesidad de un acto “oficial” en el que se decidiese el contencioso, y así evitar gastos. Por ejemplo: si el DNI de la criatura es par, los apellidos van en orden alfabético; si es impar, en orden alfabético inverso. Y voilà, sin ningún esfuerzo y sin discriminar a nadie ya tenemos solucionado el tema de forma totalmente limpia y justa. O en lugar del número del DNI se puede usar el del último premio de lotería, o la cantidad de goles marcados por el pichichi de la liga en el día del nacimiento, o el que le salga de las narices al regulador. Pero lo del orden alfabético es inaceptable.

Admito que en realidad esto me toca los cojones más de lo predecible porque mi apellido es más bien de los últimos del diccionario, y llevo toda una vida sufriendo la dictadura del abecedario, odioso invento donde los haya. Incluso la única ventaja que tenía, que en los exámenes orales iba siempre de los últimos, se perdió por un profesor hijo puta que siempre los hacía en orden inverso pa joderme. Bueno, no les aburro con mis traumas escolares, pero que conste que la reforma esta es una mierda pinchada en un palo. He dicho.

Read Full Post »