Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 5 diciembre 2010

Me ha quedado un poco blando el título de este post, en realidad no hay palabras para calificar a esta panda de egoístas insolidarios y descerebrados. Tomar de rehenes a los viajeros para reclamar no sé qué privilegios que el gobierno quiere quitarles no se hace. Repitan conmigo, señoritos controladores: eso-no-se-hace.

Como no podía ser de otra manera –últimamente me “como” todas las crisis aeroportuarias-, he sido uno de los cientos de miles de afectados por la huelga-motín-chantaje de los controladorcitos de los cojones. No les voy a aburrir con mis peripecias por el aeropuerto, que se las imaginarán, pero que conste que yo ahora mismo tenía que estar tirado en la nívea arena de una playa caribeña disfrutando de un merecido descanso, en lugar de aporreando el teclado para contarles mis penas. Por suerte, dentro de lo malo hemos conseguido salvar las vacaciones, aunque perdiendo dos días, no salimos hasta mañana. Toco madera, no sea que los gilipollas estos la monten otra vez y nos quedemos en tierra.

Salía ayer en la tele una controladora lagrimeando porque al parecer había ido la guardia civil a ponerla a controlar aviones a punta de pistola. Vaya drama. Chata, a mí no hace falta que vengan los GEOs a sacarme de la cama cada mañana para ir al curro, ya voy yo solito porque si no aparezco termino con mi enorme culo en la puta calle. Y casi cinco millones de españoles sueñan con que alguien les ponga a trabajar, sobre todo si es ganando el pastón que os lleváis. Lo que hay que oír, qué morro le echa la cacho cabrona esa.

Vacaciones en la terminal, cortesía de USCA

Todo esto no quita que el gobierno sea también culpable en parte de esta situación. Han gestionado toda esta larga crisis controladora de forma cuando menos chapucera, por no decir irresponsable. Se quejan los controladores, probablemente con razón, que el ministerio lleva todo el año imponiéndoles medidas abusivas a golpe de decretazo. Me contaba ayer un amigo que tiene un amigo controlador –así que esto es información de tercera mano, cójase con pinzas-, que uno de los problemas es que como Pepiño no sabe ni sumar (cosas de ser ministro sin tener título universitario), se hizo un lío a la hora de calcular las horas que tienen que trabajar los controladores. Cuando se dio cuenta, ya había algunos que habían superado el límite anual, con lo que estaba poco menos que pidiendo a estos trabajadores que curraran de gratis. Por eso ahora sale con la historia de no computar como horas trabajadas las de formación y de guardia, algo que que yo sepa no sucede en ningún otro empleo. Comprensiblemente, los controladores se han cabreado.

Pero por mucha razón que puedan tener y muy injustos que puedan ser los decretazos, eso no les da licencia para liarla de esa manera y jodernos a seiscientos mil ciudadanos que pasábamos por allí y no tenemos la culpa de la ineptitud de Pepiño. Encima con recochineo, reuniditos en el hotel Auditórium, como queriendo provocar que los linchen y convertirse en mártires. Qué listillos.

Se ha comentado mucho también que lo de poner en marcha el decreto en viernes de puente ha sido una imprudencia. O, pensando mal, una provocación calculada: les tocamos los huevos a los controladores, que con la mala leche que gastan los mamones seguro que arman un buen pollo y eso nos autoriza a meterlos en cintura y acabar con sus privilegios para siempre. Puede ser. Otra teoría conspiranoica que he oído es que además esto ha sido una maniobra para presentar a Rubalcaba como salvador ante la opinión pública. ¿Se han fijado que en toda la crisis Zapatero no ha dicho ni mú? ha sido siempre Alfredito el que ha dado la cara y el que parecía tomar todas las decisiones. Suena maquiavélico, pero igual es una manera de ir preparando el camino para que el superministro se convierta en candidato a presidente de aquí a un año. Tal vez.

Rubalcaba a los mandos. Chacón y Blanco mudos como estatuas. Zapatero ni está ni se le espera.

Por cierto, que ya podían haber decretado antes el estado de alarma ese. Mano de santo, oiga. Ha sido sacar a pasear a los militares y todos a currar sin rechistar. Que por mí tenían que haber ido al hotel el viernes por la noche y decir a los amotinados: elige, o a controlar o al puto calabozo. Que no se descarta que más de uno acabe en él de todas formas.

Resumiendo, que podemos hacer muchas cábalas sobre quién tiene razón en el plano laboral, y que desde luego nuestro incompetente desgobierno ha desmostrado una vez más su incapacidad para gestionar bien el país. Sin embargo, el veredicto es claro: no hay otros culpables del caos de estos días que los controladores. Hijos de la grandísima puta.

Anuncios

Read Full Post »