Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Africa’

Desafiando a la crisis, Michurri y yo decidimos tirar la casa por la ventana y escaparnos de vacaciones a Seychelles unos días el pasado mes de agosto. Estuvimos en Denis Island, un lugar mágico que une a los valores tradicionales de este archipiélago (sol, magníficas playas, cristalinas aguas) el de ser una joya de la naturaleza.

Denis vista desde la avioneta, el norte a la derecha

Denis es una isla coralina de tan sólo 1,4 kilómetros cuadrados situada en el extremo norte del país, un pasito por debajo del Ecuador. No se tiene constancia del paso del hombre por este vergel hasta 1773, año en el que el explorador francés Denis de Trobriand puso su pie en él, dándole su nombre. Inicialmente la isla fue explotada para extracción de guano, y luego como plantación de coco. Quedan como únicos vestigios de esta época las ruinas de un pequeño poblado con su cementerio y todo, un faro de 1910 y algunos cocoteros que se optó por conservar cuando se repobló la isla con flora autóctona hará unos 30-40 años.

Mapa del archipiélago principal de Seychelles

Hoy en día Denis presenta un aspecto probablemente muy similar al que tenía cuando fue descubierta. La gran mayoría de la isla está cubierta con un tupido bosque tropical que es posible visitar recorriendo los senderos que lo atraviesan. La única presencia humana está en la parte norte de la isla, donde hay un pequeño hotel de 25 habitaciones que combina sabiamente un lujo discreto con el respeto a la naturaleza que lo rodea. Además de dedicarse a mimarnos a los afortunados huéspedes, este establecimiento participa en un exitoso programa de conservación que mantiene la isla como un paraíso natural y que contribuye a la protección de especies endémicas en peligro de extinción.

En Denis pueden verse aves, reptiles y plantas que sólo se encuentran en algunas islas de Seychelles. La especie más espectacular tal vez sea la tortuga gigante de Aldabra, un bicharraco que cuenta sus años y sus kilos por cientos. Existe en la cercana isla de Bird un espécimen de casi 300 kilos que se cree que tiene entre 170 y 200 años, considerada la tortuga viva más vieja del mundo. En Denis hay un ejemplar de unos 120 años que está todavía en plena forma: pudimos comprobarlo viéndole montando a una hembra como un machote.

Pero sin duda la atracción principal son los pájaros. Hay aquí 5 especies endémicas de Seychelles, dos de las cuales fueron rescatadas del mismo borde de la extinción, además de muchas otras aves típicas del Índico occidental. Destaca el carricero de Seychelles, del que a finales de los 60 quedaban menos de 50 ejemplares en todo el mundo, todos en la pequeña isla de Cousin. Tras un ambicioso programa de reintroducción en otras islas, Denis entre ellas, hoy en día hay casi 3.000 de estos pajarillos, los cuales para indocumentados como yo son parecidos a un gorrión. Es una de las mayores historias de éxito del conservacionismo moderno.

No menos importante es la shama de Seychelles, que en los 70 contaba con sólo 16 supervivientes, todos en Fregate Island. Pese a los enconados esfuerzos por preservar la especie y extenderla a otras islas del archipiélago, en los 90 sólo se había aumentado su número a 23. Por suerte últimamente las cosas pintan mejor y se cree que hay ya unos 200 ejemplares, 24 de ellos en Denis.

Shama de Seychelles. De tanto estudiarlos, los pobres llevan más anillos que un rapero

Debajo del agua también hay mucho que ver. A pesar de que agosto es de los peores meses para el submarinismo, pues los vientos del sudeste alborotan el mar y la visibilidad es bastante reducida, hicimos algunas inmersiones memorables. Pudimos ver decenas de tiburones (tres especies distintas en una sola inmersión), atunes, múltiples tortugas, mantas, rayas, langostas e incluso un marlín negro. Todo ello acompañado de cantidad de peces de colores y bichos varios de desconocido nombre. La pena es que el coral está muy dañado en estos lares por culpa del famoso El Niño de 1997-98, que en Seychelles hizo estragos.

Para los aficionados a la pesca Denis es como Disneylandia, sobre todo en esta época del año. La isla está en el borde de la plataforma de las Seychelles, así que no muy lejos de ella hay profundidades de 2.000 metros donde abundan los grandes peces. De hecho, no demasiado lejos de aquí faenan el Alakrana y otros barcos regularmente acosados por los piratas somalíes. La pesca es junto al turismo la principal fuente de ingresos del país. Nosotros sacamos 12 bestias de cuidado en una mañana, entre petos (wahoo en inglés) y atunes de aleta amarilla, de 8 kilos el más pequeño y 20 el más gordote, y se nos escaparon dos enormes peces vela. Terminé con los brazos como gelatina. Lo mejor fue zamparse tan sabroso botín, atracándonos a sashimi durante los siguientes días.

Wahoo (peto) de 20 kilitos

En lo que no tuvimos suerte fue en ver tortugas marinas desovando en la playa. Hicimos un largo paseo nocturno a la luz de la luna por si sonaba la flauta pero no pudo ser, y eso que aquí vienen con relativa frecuencia durante todo el año, ya sea la tortuga carey o la verde. Tampoco pudimos hacer el paseo guiado con uno de los naturalistas que residen permanentemente en la isla, realizando tareas varias de seguimiento de las especies más delicadas, pues no es fácil encontrar un hueco en su agenda y encima el hombre no se encontraba bien.

En fin, que recomiendo vivamente una visita a este edén a todos los amantes de la naturaleza (aunque advierto que es caro de cojones). Sobre todo si no les importa convivir con pequeños detalles como geckos color verde chillón correteando por las paredes de la habitación, enormes arañas colgando de las palmeras, tábanos pesaos cual vaca en brazos, ver una aleta de tiburón nadando a 10 metros de la orilla o recibir alguna cagadilla que otra en la calva.

Playa de Denis Island

Read Full Post »

En uno de mis primeros posts comentaba la desesperada situación económica de Zimbabwe, que está experimentando una hiperinflación que sigue batiendo récords.

En ese post mencionaba que el 1 de agosto de 2008 se había sustituido el dólar zimbabuense por el nuevo dólar zimbabuense, al bonito tipo de cambio de 10 mil millones a 1, o sea 1 dólar nuevo valía 10.000.000.000 de los viejos. Añadía yo, ingenuo de mí, que se esperaba que antes de fin de 2008 ya hubiera que emitir billetes de 1 millón de dólares nuevos.

Pues bien, una vez más la realidad supera todas las previsiones. Esta vez a lo bestia: en diciembre se emitieron billetes de 10 mil millones. En enero’09, el precio de una barra de pan rebasó los 3 billones. A mediados de ese mes, el gobierno presentó en sociedad los billetes de 100 billones , 100.000.000.000.000, en ese momento equivalente a 25 Euros en el mercado negro (lo de negro va sin segundas, eh?).

El billete de 100 billones (100 trillones en inglés), anunciado el 16 de enero de 2009

El billete de 100 billones (100 trillones en inglés), anunciado el 16 de enero de 2009

El pasado 2 de febrero cambiaron de nuevo la moneda: nace el cuarto dólar zimbabuense. Es el cuarto porque hubo un primer dólar que duró hasta 2006, ahí se sacó el segundo, el de agosto 2008 era el tercero y ahora llega el cuarto. 3 nuevas monedas en menos de 3 años. Hagan sus apuestas sobre cuándo saldrá el quinto.

Este cuarto dólar bate el récord establecido por su predecesor, ya que el tipo de cambio es de, agárrense, 1 billón a 1. O sea, cada cuarto dólar vale 1.000.000.000.000 de los terceros. En principio viene en billetes de hasta 500 dólares, aunque seguro que en breve los habrá de millones. Si comparamos esta nueva moneda con el segundo dólar, que es el que había hace sólo siete meses (julio’08), cada cuarto vale 10.000.000.000.000.000.000.000 segundos, esto es 10 mil trillones. Oficialmente la inflación se estima en 231.000.000%; digo “se estima” porque es de tal magnitud que no se sabe a ciencia cierta cuál es el número exacto, probablemente más alto.

Por lo menos ya se permite que los lugareños utilicen moneda extranjera, algo antes prohibido, lo que ha llevado a que ahora nadie acepte la moneda local. Esto suena cruel, pero es más rentable utilizar los billetes de dólares zimbabuenses para limpiarse el culo que comprar papel higiénico con ellos. O venderlos como curiosidad a los turistas; incluso parece que algunos los subastan en e-bay.

Como siempre, los más desfavorecidos son los que más sufren estas cosas. Gran parte de la población tiene que recurrir a arañar minúsculas partículas de oro del lecho de los ríos para poder subsistir. El oro representaba un 33% de las exportaciones del país, pero se han tenido que cerrar muchas minas por falta de combustible.

Mugabe mientras tanto sigue bien agarradito a su poltrona, culpando a Occidente de todos los problemas del país. A regañadientes ha aceptado compartir el poder con una oposición que le ganó las últimas elecciones, endosándoles el marrón de solucionar este embrollo.

En una muestra de lo que le importa el sufrimiento de su pueblo, planea estos días la celebración de su 85 cumpleaños con un pantagruélico festín. El tío tiene tanto morro que ha pedido a los empresarios y personalidades locales que contribuyan al banquete con donaciones; hasta les ha hecho una lista que incluye, entre otras cosas, 4.000 raciones de caviar, 3.000 patos, 8.000 langostas, 100 kilos de gambas, 8.000 cajas de Ferrero Rocher (no, creo que no los repartirá la Preysler) y 2.000 botellas de champán. O si lo prefieren pueden contribuir con aportaciones de entre 45 y 55 mil dólares USA por barba. Los que no apoquinen aténganse a las consecuencias. A ver si hay suerte y la palma de un empacho, preferiblemente entre horribles gritos de dolor.

Read Full Post »

Volar en avioneta sobre la sabana africana es una experiencia inolvidable, pero no exenta de riesgos, como pueden ver en la siguiente foto:

zhiraf_bg

Encontré la foto esta por casualidad, buscando información sobre safaris por los foros de Internet, y me picó la curiosidad por conocer sus pormenores. Googleando aquí y allá, he podido averiguar que el accidente fue durante el despegue, ocurrió en Botswana, en mitad del delta del Okavango, parece que en el año 2000, y por suerte no hubo más víctimas que la jirafa, la cual, según todos los testigos presenciales, fue la culpable del choque, pues no miró a los lados antes de cruzar la pista como es preceptivo. Si es que van como locas.

El único ocupante de la avioneta, el piloto Tico McNutt, salió casi ileso. Resulta además que es un conocido investigador –sale en Wikipedia y todo-, fundador del Botswana Wild Dog Research Project, que ha contribuido grandemente a la conservación del amenazadísimo licaón. Lo que no sabemos es cuánto ha contribuido a la mortalidad de las jirafas…

Y si les va el morbillo de estos accidentes, visiten esta web que documenta este y otros muchos, con todo lujo de detalles.

Read Full Post »

Andamos los españolitos agobiaos por la crisis. Que si sube la hipoteca, que si el paro no para de crecer, que la bolsa va de culo y sin frenos, etc. Vamos, que nos espera un 2009 de no me pises que llevo chanclas y, por favor, no hagan olas.

Pero lo nuestro no es nada comparado con lo que pasa en algunas otras partes. No es mi intención regodearme en el mal ajeno y ya se sabe que “mal de muchos, consuelo de tontos”, pero vean cómo está el patio en Zimbabwe:

Desde el año 2000 este país africano ha tenido una inflación galopante, pero en 2008 está llegando a niveles apocalípticos: en mayo fue de 2,2 millones por ciento y en agosto se batió récord mundial con 11,2 millones por ciento. Y encima hay sospechas de que estas cifras están recortadas por el gobierno; uno de los principales bancos del país, Kingdom Bank, dice que se ha llegado a los 20 millones por ciento de inflación en un mes.

En febrero de 2008, una barra de pan costaba algo menos de 200.000 dólares zimbabueños, a finales de octubre estaba a 1.6 billones de dólares. Y son billones “españoles”, o sea 1.600.000.000.000.

Para poder seguir el ritmo a esta inflación de locura, el gobierno ha tenido que ir imprimiendo billetes de denominaciones cada vez más altas:

En diciembre 2007, el más alto era de 500.000 dólares
En enero 2008 se lanzó el de 10 millones
Luego salió el de 50 millones, 250 millones y en mayo’08 vio la luz el billete de 500 millones
En junio ya se estrenó el billete de 50.000 millones
Y en julio se batieron todos los récords con el billete de 100 mil millones de dólares. Eso es un 1 con 11 ceros: 100.000.000.000. Y con un billete de esos se podía comprar… tres huevos.

 

zw0171

Así tiene que ir la gente al súper: 

zw010 

Llevan el carrito más lleno al entrar que al salir…

En agosto, para facilitar la vida a la gente, el gobierno lanzó el “nuevo dólar” con un cambio de 1 por 10.000.000.000 frente al dólar viejo. Esto es, cada nuevo dólar vale 10 mil millones de los antiguos. Ríete tú del cambio de la peseta al Euro.

En septiembre, ya había billetes de 20.000 dólares nuevos. En octubre, de 50.000. Se espera que antes de fin de año ya haya billetes de 1 millón de dólares nuevos, que equivaldrá a 10 mil billones de dólares antiguos. Y seguirá subiendo.

El gobierno achaca esta situación a las sanciones “ilegales” impuestas por los paises occidentales y a la subida del precio de los alimentos debida al auge de los “bio-fuels”. Pero tranquilos, que añaden que “continuarán luchando contra la inflación y se asegurarán que los precios sean realistas”. Ah!, bueno, entonces no pasa nada.

Durante un viaje este verano tuve la oportunidad de pasar unas horas en Zimbabwe (Victoria Falls) y la situación no puede ser más desesperante. En cuanto pisas la calle te acosan todo tipo de vendedores intentando venderte los clásicos souvenirs (mayormente, tallas de madera más bien horteras y probablemente “made in China”). Cuando les dices que no te interesan, directamente te piden dinero, y si les dices que no llevas suelto, te suplican que les regales la camiseta que llevas puesta. Es frustrante porque tampoco puedes hacer nada, si se te ocurre darles algo se te echa todo el pueblo encima. Hasta han creado una “policia turística” que protege al visitante del acoso.

Muy triste

más información (en inglés) aquí

Read Full Post »