Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Asia’

Me ha llamado mucho la atención esta noticia, que ha pasado prácticamente inadvertida para la prensa española:

Se ve que las autoridades malayas, hartas de ver como el dengue continúa haciendo estragos en su población y viendo que las políticas de mejora del saneamiento urbano han fracasado una tras otra, han decidido tomar una medida tan creativa como aventurada contra esta enfermedad.

Los científicos malayos han conseguido modificar genéticamente al Aedes aegypti, el mosquito que transmite el dengue a los humanos, de manera que al procrear genere larvas con vidas mucho más cortas de lo normal. El plan es entonces soltar una buena cantidad de machos modificados para que se apareen con las hembras “normales” existentes en la naturaleza y produzcan una nueva generación menos longeva, y tras varias iteraciones conseguir así que el número de mosquitos se reduzca drásticamente. Incluso se cree que puede llegar a erradicarlos completamente.

El genoma de este mosquito, que también transmite la fiebre amarilla (vaya joya de bicho), fue secuenciado en 2007 por investigadores de la Universidad de Notre Dame en EE. UU., y gracias a ello se ha podido hacer la modificación malaya esta. Hasta ahora sólo conocía dicha universidad por habernos dado a Joe Montana, probablemente el mejor quarterback de la historia, ya veo que son buenos en otras cosas además de en football…

Así es el Aedes aegypti. Huyan si ven uno

Volviendo al plan anti-mosquito, afirman sus promotores que las pruebas en laboratorio han sido todo un éxito, y ahora van a testarlo soltando entre 2.000 y 3.000 ejemplares mutados en la naturaleza antes de fin de año, a ver qué pasa. Que esperemos que lo que pase sea lo que se espera que pase.

Encuentro fascinante que un plan así funcione. Es un poco jugar a ser Dios, cambiando la forma de ser de los animalicos a nuestro antojo. Aunque en el fondo no es muy distinto a lo que se lleva siglos haciendo en ganadería y agricultura: a base de seleccionar los especímenes más interesantes hemos creado cantidad de variedades y razas de plantas y animales. Esto es un poco más bestia porque en lugar de hacerlo poco a poco directamente se toca el código genético (que en agricultura se hace también desde hace años), pero vaya, la idea es la misma.

Sin embargo, me asaltan algunas dudas. Primero, entiendo que la selección natural debería hacer que a largo plazo los mosquitos “de toda la vida” se impusieran a los nuevos, ya que éstos al morir antes también se reproducirán menos –esa es la idea-, y digo yo que siempre quedará un reducto de Aedes aegypti originales que poco a poco irán superando en número a los introducidos. No sé si igual el plan es hacer sueltas periódicas de mosquitos nuevos para ir contrarrestando esto, o si se me escapa algún detalle, que la verdad es que los artículos leídos dan bastante pocos.

Segundo, como afirman algunos grupos ecologistas, pienso que siempre hay una probabilidad de que algo vaya mal y salga el tiro por la culata. Quién sabe si con la nueva configuración genética el bicho resultante es menos estable y muta en algo peor. O si al mezclarse con otros mosquitos sale alguna terrorífica especie nueva. Puede uno imaginarse cantidad de escenarios tipo película cutre de ciencia ficción. Que la realidad siempre es distinta al laboratorio y hay cantidad de cosas sobre la evolución de las especies que todavía desconocemos. Los experimentos, con gaseosa.

Tercero, incluso si el plan sale bien, me da que no se han evaluado lo suficiente los posibles daños colaterales. Por ejemplo, qué pasará con las aves, reptiles, anfibios y peces que se alimentan de estos insectos? Podrán seguir subsistiendo si los números de éstos caen en picado?

En este blog se habla de otro plan que parece más currado y que por lo visto se quiere implementar contra la malaria: se ha modificado el anófeles –mosquito vector de esta enfermedad- para por un lado reducir su capacidad de transmisión del mal y por otro aumentar su fertilidad, lo que hará que a largo plazo reemplace al anófeles original. Esto me parece a mí más viable, pero bueno, yo no tengo ni puta idea de esto, así que no me hagan mucho caso.

De todos modos seguiré con atención el experimento en Malasia, ojalá que funcione y demuestre una vez más que tanta investigación y pajas mentales con la genética pueden dar resultados prácticos que ayudan a la gente.

Anuncios

Read Full Post »

Posiblemente ya conozcan esta triste historia, pues ha salido varias veces en los informativos y le han dedicado unos cuantos documentales. Pero no por más conocida me parece menos espeluznante, cada vez que leo algo sobre ello se me cae el alma al suelo. Se trata de la lenta (bueno, no tan lenta…) desaparición del mar de Aral, caso parecido y todavía más trágico que el del Salton Sea, que ya les conté hace algún tiempo.

El viernes pasado el suplemento “Natural” del ABC traía un estupendo artículo sobre los cambios sufridos por el planeta en los últimos años, con fotos comparativas del “antes” y el “después” de tan siniestra operación de estética. El desastre del Aral ocupaba un lugar destacado, con unas fotos impresionantes, y me hizo recordar su historia.

A la izquierda, el Aral en 1998. A la derecha, lo que quedaba diez años después. El tenue trazo gris indica su extensión original

A la izquierda, el Aral en 1998. A la derecha, lo que quedaba diez años después. El tenue trazo gris indica su extensión original

Hasta los años 60 este mar era el cuarto lago por extensión del mundo, con una superficie de 68.000 kilómetros cuadrados, que para que nos entendamos equivale a un poco más del doble de Cataluña. En ese momento el Aral estaba íntegramente en territorio de la Unión Soviética (hoy, lo que queda se reparte entre Kazajstán y Uzbekistán), y eso fue lo que selló su destino, ya que los iluminados gobernantes de dicho estado decidieron que tanta agua junta pa qué, y desviaron el curso de los dos grandes ríos que lo alimentaban, el Amu Darya y el Syr Darya, creando una inmensa huerta en la zona para mayor gloria de la dictadura del proletariado. El cultivo más extendido era el de algodón, bautizado en la zona como “oro blanco”; Uzbekistán es todavía hoy uno de los mayores exportadores de este vegetal.

Tan desafortunado plan se gestó ya en 1918, aunque la construcción de canales a gran escala no comenzó hasta los años 40. Al más puro estilo soviético, los canales eran bastante chapuzas y perdían casi más agua de la que transportaban, con lo que cada vez había que desviar más agua. Los efectos de este continuo trasvase empezaron a notarse a principios de los 60, cuando el Aral comenzó a encoger.

Poco a poco el mar se iba secando, ya que apenas llegaba agua de sus ríos tributarios, disminuyendo su nivel unos 20cm al año entre 1960 y 70, 55cm al año en los 70, y casi 90 cm/año en los 80. Esta aceleración en la mengua del lago es debido a que el flujo de agua que se extraía de los dos ríos crecía sin parar, en el 2000 fue el doble que en 1960. La producción de algodón de la zona también se dobló entre esos dos años. Por el contrario, la otrora boyante industria pesquera del Aral iba evaporándose al mismo ritmo que sus aguas. Llegó a producir la sexta parte de todas las capturas de la Unión Soviética y hoy en día es prácticamente inexistente.

En 1987 el Aral quedó dividido en dos lagos: Aral Norte y Aral Sur, el último de los cuales se volvió a dividir en zona Este y Oeste en 2003. La zona Este ya se ha evaporado casi en su totalidad y se cree que la Oeste resistirá más, aunque sigue menguando.

Todo esto no fue ninguna sorpresa, ni fruto de ningún error de cálculo. Era parte del plan. Los ingenieros que diseñaron y ejecutaron el proyecto sabían que el mar desaparecería. Consideraban el Aral un “error de la naturaleza”, así que poco se hizo por evitar su declive, y el tímido plan que se diseñó en los 80 fue abandonado por su elevado coste, inabordable en plena crisis de la URSS. De hecho, el mar está tardando en desaparecer más de lo previsto porque existen manantiales subterráneos desconocidos hace 50 años que todavía lo alimentan.

El agua que queda está cada vez más contaminada con fertilizantes, pesticidas y mierdas varias, y su salinidad se ha disparado; en algunas zonas llega a triplicar la de los océanos. En esas condiciones, la mayoría de bichos que habitaban en él han desaparecido hace tiempo, sólo el Aral Norte conserva peces. Encima, el lecho del mar que queda al aire tiene tanta porquería que es un peligro para la salud pública. La sal se incrusta por todas partes y obliga a utilizar cada vez más agua para los cultivos, lo que acelera la desaparición del lago. El clima en la zona se ha endurecido, los inviernos son mucho más fríos y los veranos tórridos, al haberse perdido la función atemperadora del agua. Así que los habitantes de por allí están contentitos con el embolao, vaya.

En la mayoría de mapas se empeñan en seguir mostrando el Aral como era hace 50 años

En la mayoría de mapas se empeñan en seguir mostrando el Aral como era hace 50 años

En 2005 Kazajstán comenzó un plan para recuperar la zona norte del lago (que es “la suya”, los uzbekos que se busquen la vida…), haciendo una presa que la aísla totalmente de la zona sur, la cual está condenada a desaparecer casi por completo. Este era el tercer intento de “blindar” el Aral Norte, los dos anteriores fracasaron estrepitosamente. Parece que a la tercera va la vencida y los resultados son esperanzadores: en las fotos se aprecia que el Aral Norte ha crecido algo en los últimos años y lo seguirá haciendo, sobre todo porque en teoría este año se inaugura un nuevo dique.

Hoy en día sólo queda un 10% de este otrora inmenso lago. De ocupar más del doble de Cataluña ha pasado en 50 años a ser como la provincia de Segovia.

Read Full Post »

Leyendo hoy El Confidencial, me he quedado helado con esta noticia (pinchar imagen para ir a ella).

arsenicoBD

En un primer momento he pensado que igual sería un titular exagerado o en sentido figurado y que realmente no se trataría de algo tan terrible como anunciaba. Pero no, la primera frase del artículo lo deja muy claro, y leyendo la noticia entera ya se me pusieron los pelos como escarpias.

El envenenamiento está sucediendo en Bangladesh, uno de los países más pobres del planeta, donde se estima que mueren al año unas 100.000 personas envenenadas por arsénico proveniente del agua que beben.

Se ve que las aguas subterráneas que hay en este país contienen dicho elemento en abundancia y cuando, en su esfuerzo por ayudar a la sufrida población bangladesí, algunos organismos internacionales construyeron redes de suministro de agua potable, no se molestaron en analizarla debidamente. Así que lo que en teoría era un avance se ha convertido en una sentencia de muerte para muchos ciudadanos.

Ahora bien, creo que el artículo no termina de explicar de forma contundente una comparación importante: antes de que UNICEF y Banco Mundial, entre otros, se pusieran a llevar agua corriente cargada de arsénico a los hogares, la población de Bangladesh bebía de charcas y ríos donde abundan todo tipo de microorganismos que se calcula mataban a unos 250.000 niños al año. Así que con todo lo trágico que es este envenenamiento masivo, en realidad ha reducido la mortandad por falta de agua de calidad en al menos un 60%. En cualquier caso, escalofriantes datos ambos.

El arsénico es un veneno casi imperceptible, de efecto lento y de síntomas fácilmente confundibles con otras enfermedades. Esto hace que sea muy difícil de detectar. Algunos historiadores han elucubrado que pudo ser la causa de la muerte de Napoleón, aduciendo que le suministraron arsénico en los alimentos durante su exilio en Santa Elena. Sin embargo, esa hipótesis parece ahora descartada.

En España hubo un caso muy famoso hace ya más de medio siglo, el de la envenenadora de Valencia, que tuvo el dudoso honor de ser la última mujer ejecutada por garrote vil en nuestro país.

Pero eso son sólo anécdotas sin importancia al lado de lo otro.

Read Full Post »

Si no fuera algo tan trágico, lo de Birmania daría para unos cuantos tebeos de Mortadelo y Filemón. No creo que haya un régimen más surrealista en todo el mundo, quizá el de Zimbabwe se le acerque. Ahora han metido en la cárcel a Aung San Suu Kyi, la más conocida opositora al régimen y Premio Nobel de la Paz en 1991, por no impedir que un yanqui chalao durmiera en su casa. Claro que la buena señora lleva 13 de los 19 últimos años, los 6 últimos seguidos, bajo arresto domiciliario, con lo que la privación de libertad no le afectará mucho. Lo único, que su precario estado de salud pueda empeorar por las deplorables condiciones de la infame prisión de Insein.

Aung San Suu Kyi es hija de Aung San, héroe nacional que logró la independencia del imperio británico

Aung San Suu Kyi es hija de Aung San, héroe nacional que logró la independencia del imperio británico

Los datos sobre cómo sucedió el gravísimo incidente son algo confusos, pero parece, según fuentes oficiales, que fue de la siguiente manera: en la noche del 3 al 4 de mayo un individuo americano cruzó a nado el lago junto al cual se levanta la casa de Suu Kyi, burlando la estrecha vigilancia a la que la somete el ejército. Iba pertrechado con aletas, bidón de plástico de 5L. vacío a modo de flotador, linterna, mochila, alicates, cámara de fotos, pasaporte, 100 dólares y algo de dinero local. Tras pasar en la casa dos días de charleta, el tío volvió a cruzar a nado en la madrugada del día 6, siendo detenido según salía del charco. Que digo yo que le podían haber detenido al meterse en el agua y se ahorraba el hombre los 2km de intensa natación…

Así que ahora se acusa a “The Lady” –como la llaman sus seguidores- de vulnerar la ley birmana que prohíbe tener invitados a dormir en casa sin informar de ello a las autoridades locales, con el agravante de que al estar bajo arresto domiciliario tenía prohibidas todas las visitas de cualquier tipo sin autorización previa. Flagrante violación de la Ley de Salvaguardia del Estado Frente al Peligro de Elementos Subversivos. Será delincuente, la tía. Le pueden caer hasta 5 años por eso (algunas fuentes dicen que 7). Además han detenido a sus dos criadas por cómplices, pues al parecer dieron de comer y beber al no-invitado. Terrorismo puro.

Debido a este suceso, Birmania prohibirá la entrada a los nadadores

Debido a este suceso, Birmania prohibirá la entrada a los nadadores

Esa es la versión oficial. Circulan ya todo tipo de rumores de que esto ha sido apañao por la junta militar para empapelar a ASSK y que siga cautiva un rato más. Porque resulta que su condena terminaba el próximo 24 de mayo y, claro, no es cuestión de que salga a la calle y reanude sus sediciosas actividades en pos de la democracia. Que en 2010 hay un simulacro de elecciones y no vaya a darle a la tía por presentarse o, peor, ganarles otra vez y que tengan que inventarse algo para seguir en el poder.

Esta teoría de la conspiración tiene cierto halo de verosimilitud. Primero, porque del gobierno birmano puede esperarse cualquier cosa y segundo porque resulta que el mismo individuo ya hizo otra visita similar a Suu Kyi hace unos meses (noviembre-diciembre 2008), en la que se quedó más tiempo a pesar de que la propietaria le invitó a marcharse varias veces. Doña Suu informó de este allanamiento a las autoridades, las cuales pasaron olímpicamente del tema y no hicieron nada. Así que todo parece indicar que, o el tío ese está como una puta regadera, o está aconchabao con los militares para tocarle las narices a ASSK. Un indicio más es que, aunque está detenido, no se le ha imputado ningún delito por el momento.

Ha trascendido que el intrépido nadador es un tal John William Yettaw, de 53 años, estudiante de psicología y ciudadano de Falcon, Missouri. El tío es veterano de Vietnam y mormón, parece que ha declarado que visitó a La Dama porque “quería rezar con ella”. También se ha dicho que unos días antes visitó a rebeldes birmanos refugiados en Tailandia y les dijo que quería escribir un libro sobre el heroísmo desde un punto de vista religioso. Lo dicho, otro aprendiz de James Bond al que le falta un tornillo.

A la izquierda, john W. Yettaw. A la derecha, sus pies con las rudimentarias aletas usadas en la operación. Ambas fotos las sacó él mismo con la cámara que llevaba el día de autos

A la izquierda, john W. Yettaw. A la derecha, sus pies con las rudimentarias aletas usadas en la operación. Ambas fotos las sacó él mismo con la cámara que llevaba el día de autos

Me temo que el juicio a Aung San Suu Kyi por este caso será una farsa, como casi todos en ese país, y seguirá encerrada el resto de su vida. Desde que la enchironaron por primera vez, tras osar ganar las elecciones en 1990, los cabronazos que gobiernan han ido inventando excusas y conspiranoicos delitos para volver a pillarla y/o alargar su condena, con lo que no creo que esta vez vaya a pasar algo diferente.

Para poner toda esta estrafalaria historia en contexto, les voy a dar algunas pinceladas más sobre la dictadura birmana que ilustran lo retorcidas y maléficas que son las mentes de las que depende esta pobre gente:

Birmania lleva sufriendo una dictadura militar desde 1962. Aunque en este tiempo el régimen y sus líderes han cambiado varias veces, son los mismos perros con distintos collares. Primero el régimen se autodefinió como “la vía birmana al socialismo”, que viene a querer decir “hacemos lo que nos salga de la punta de la polla y al que proteste, garrote”. En 1988 cambiaron por algo más poético y llamaron al gobierno el “Consejo de Estado para la Restauración de la Ley y el Orden” (SLORC en inglés), qué bonito. Y en 1997 lo hicieron todavía más idílico pasando a llamarse “Consejo de Estado para la Paz y el Desarrollo” (SPDC), impresionante.

Incluso cambiaron de nombre al país en 1989 a Unión de Myanmar, aduciendo que “Birmania” era un nombre colonial impuesto por los ingleses sin ninguna tradición histórica. En eso tienen parte de razón, pero los entendidos dicen que el cambio de nombre fue más bien un patético intento de lavar la imagen internacional del país tras las matanzas perpetradas en el levantamiento del 8-8-88. Se rumorea que una firma consultora americana recomendó el cambio.

La coña del asunto –río por no llorar- es que la junta militar se autocalifica como “gobierno de transición”; según ellos están allí sólo para preparar al país para la democracia y abandonarán el poder cuando la nación esté lista para ella. Joder, pues llevan ya más de 20 años, o los birmanos son muy burros o aquí algo no cuadra…

El cabecilla ahora mismo es un hijo de la gran puta que responde al nombre de Than Shwe, que empezó su existencia como cartero, luego se alistó en el ejército y a base de chupar las pollas adecuadas y soltar puñaladas traperas a los que le hacían sombra, llegó a jefe supremo. Hace unos años escandalizó al mundo al celebrar la boda de su hija con singular boato, incluyendo un collar de diamantes como nueces al cuello de la niña, pueden ver el vídeo aquí.

Than Swe. Ojalá existiera el infierno para que te pudrieras en él

Than Shwe. Ojalá existiera el infierno para que te pudrieras en él

A finales de 2005 el gilipollas este anunció que cambiaba de sitio la capital. Para ello se construyó una ciudad nueva, Naypyidaw, en mitad del país. Oficialmente el cambio fue porque la antigua capital, Yangón (antes Rangún), estaba muy congestionada. Se especuló sin embargo que entre las razones reales del cambio estaba el temor a una posible intervención militar yanqui (tras lo de Irak, a poner las barbas a remojar), y motivos astrológicos. Porque encima es supersticioso el angelito. Una muestra, cita textual de wikipedia:

…el 11 de noviembre, a las once de la mañana, un segundo convoy de 1.100 camiones militares, que transportaban once batallones y once ministerios dejaban Rangún en dirección a la nueva capital. La repetición del número 11 es debido a las observaciones de los astros del astrólogo personal de Than Shwe.”

Y bueno, podría enrollarme todavía más con batallitas de la revuelta pacífica de 2007, o la infinita crueldad, egoísmo y avaricia con que los militares gestionaron la tragedia del ciclón Nargis el año pasado, impidiendo el acceso de ayuda humanitaria y sacando tajada de su distribución. Pero imagino que ya conocerán todo eso porque tuvo mucha cobertura en los medios.

Read Full Post »

Estos de la CIA son unos cachondos. Tras varios años de doloroso penar intentando poner un poco de orden en el avispero afgano, predicando sin éxito las bondades de la democracia, el capitalismo y el jalogüín, y recibiendo hostias a pares en el proceso, parece que han dado con la fórmula ideal para ganarse a los líderes locales y encontrar por fin la senda del éxito en tan castigadas tierras.

La solución no es otra que darles Viagra. Brillante. Todo un detallazo navideño. Anciano líder tribal afgano con cuatro jóvenes mujeres no logra satisfacerlas. Oprobio para el clan. Pero ahí viene la CIA, generosa, atenta a las necesidades más íntimas de sus potenciales aliados, y le suelta al viejoverde cuatro pastillitas azules  que le ponen tan verraco que arranca el burka a sus cónyugas sin usar las manos. Jolgorio y desenfreno. Hasta le sobraron fuerzas para dar un repaso al rebaño de cabras, que lo tenía un poco desatendido últimamente.

 

love_taliban-style

Por supuesto, tras tamaño favor, la CIA tiene un aliado garantizado (mientras dure el suministro, claro…). Repítase la operación por todos los clanes de los cerros de Afganistán y los talibanes tienen los días contados. Serán sustituidos por una nueva fuerza local: los “levantá-libanes”.

Ya puestos, sugiero que los de la CIA se lleven de excursión por esos lares a Joan Baez –o lo que quede de ella- a repartir cartelitos de “Make Love, Not War” junto con cada cajita de Viagra, que así el mensaje cuaja más. En unos años ese país pasará de ser un infierno de burkas e intolerancia a ser un putiferio desmadrado, ya verán. Siempre sospeché que el problema de estos barbudos integristas es que les hacía falta echar un buen polvo, qué bien que los yanquis hayan caído en ello. Y si no funciona, pues bueno, siempre dejará menos víctimas colaterales que las bombas de racimo, y al vejete que ha servido de “prueba piloto” que le quiten lo bailao, no?

Read Full Post »

Ya estamos de vuelta tras el periplo asiático, just in time para la nochebuena. Todo fenomenal, chica, la gente entrañable, la comida riquísima, los hoteles super lujosos e ideales, el servicio atento, cosas monísimas en los mercadillos, y los monumentos apoteósicos.

Incluso, y ya es raro, las aerolíneas se portaron excelentemente y no tuvimos un sólo minuto de retraso, hasta una vez llegamos 20 minutos antes de la hora programada, y las maletas nos siguieron fielmente por todo el recorrido. Mi agradecimiento y admiración por ello para KLM y Bangkok Airways. Fuerte el aplauso.

La boda de nuestro amiguete fue un interesante espectáculo, de dos días de duración, con ceremonia tailandesa, budista y católica, seguida de una gran recepción (un protocolo del copón, como dice la legendaria canción de Siniestro “Me pica un huevo”) sin escatimar en gastos, con sashimi y todo. Crisis, what crisis?

En Bangkok poco más hicimos, alguna comprita, un masaje (aunque mejor llamarlo “paliza”) tailandés, una visita al siempre bullicioso e interesante mercado de las flores, y aprovechar cada ocasión para atiborrarnos a currys y demás delicias locales. Lo picante de la comida Thai me sirvió para constatar, una vez más, la gran verdad que encierra este dicho mexicano: “el chile, cuando es bien picante, pica cuando entra y pica cuando sale”.

La situación política por allí, bien, gracias. Si uno no mira la tele ni se entera que hay lío. Uno de los días de nuestra visita coincidió con el nombramiento digital (a dedo) del nuevo primer ministro, por lo visto hubo “ondonadas de hostias” enfrente del parlamento y todo, pero francamente se respiraba un ambiente de lo más normal por toda la ciudad, si es que ese adjetivo encaja en tan prodigiosa urbe. El aeropuerto estaba limpio y reluciente, nadie diría que unos días antes estaba tomado por hordas protestantes.

Lo de la toma del aeropuerto al final nos vino muy bien, porque gracias a eso mucha gente canceló su viaje por la zona y en Angkor había menos de la mitad de turistas de lo habitual, lo cual hizo más grata si cabe nuestra visita. Y eso que aún así estaba petao, con ingentes cantidades de japoneses, chinos y coreanos, casi indistinguibles ellos, pugnando con admirable ahínco por la mejor posición para cada foto.

Pero vamos, lo de Angkor es pa verlo. Im-presionante. De los mejores sitios que he visitado nunca en el apartado artístico-monumental. Un poco ladrillo las largas explicaciones de los bajorrelieves plagados de mitología hindú, que es un lío que te cagas, pero merece la pena el esfuerzo, que hay que culturizarse un poco. Van algunas fotos que he encontrado por la web para que se hagan una idea del esplendor del antiguo imperio Khmer:

tasom1

monjes1

bayon1

gate1

banteaysrei071

En fin, que todos ustedes pasen felices fiestas (decir “feliz Navidad” es políticamente incorrecto, que lo sepan) y no se me atraganten con el turrón.

Entretanto, les dejo con una bonita escena costumbrista de la que fuimos testigos en tierras camboyanas:

Media mañana ante la entrada este del templo de Ta Som. Una turista holandesa descansa, agotada, sentada sobre una piedra cabe las frondosas ramas de un árbol de algodón de seda. Sudorosa –el tórrido sol tropical ya aprieta con sus flamígeros rayos-, apura una botella de agua y alza la vista para contemplar el magnífico monumento. A su alrededor revolotea un chavalín camboyano de unos 5 años que, inasequible al desaliento, repite una y otra vez su bien aprendido mantra: “ten postcard, one dollar; ten postcard, one dollar”. La paisobajense sólo acierta a agitar levemente la mano, musitando un casi inaudible “No, thanks” que no parece suficiente para espantar al tenaz vendedor.

En esto que se acerca una niña más o menos de la misma edad que el chaval, cargada de baratijas y, tal vez con excesiva agresividad comercial, demanda: “Hello, madam, you buy something from me”. La turista, pelín hartita del acoso, responde un tanto borde: “No, I never buy anything”.

El niño, que observaba atento los avances de su compatriota, saltó como un resorte y espetó: “Yes you buy something sometimes, because you have this, this, this and this”, dijo señalando las deportivas, gorra, gafas de sol y reloj de la neerlandesa. Ante la carcajada general, la pobre miró al cielo como implorando que el mismísimo Vishnu bajase a rescatarla de su agonía.

Read Full Post »

Con un par

Pues sí señor, al final nos vamos a Bangkok en unas horas, con un par. Parece que la cosa está ahora más tranquila –dicen que realmente nunca estuvo chunga pa los turistas- y el aeropuerto funciona a pleno rendimiento. He estado haciendo seguimiento por intenné del vuelo que cogemos, y esta semana ha llegado todos los días en hora, pinta bien la cosa. Pero ya verán cómo justo mañana hay retraso de dos o tres horas, me cagüen mi calavera.

Vamos para asistir a la boda de un amiguete natural de esas longitudes, y luego aprovechamos (poyaque, que diría Silcas) para estar unos días en Camboya, el único país que rima con cebolla, Goya y centolla, y visionar los afamados templos de Angkor, que ya les tenía yo ganas.

 

angkor-wat

 

Es por ello que hemos decidido arriesgarnos (si es que procede tal vocablo, pues yo creo que el riesgo es poco) y seguir adelante con el viaje a pesar de la inestabilidad de la zona. Porque al follón interno tailandés hay que añadir los recientes problemas fronterizos entrambos países.

 

awarbol

 

La verdad es que eso le da emoción al viaje, a ver si hay suerte y se lía otra vez y salimos por la tele, a guantazo limpio con otros turistas para subirnos al avión que generosamente nos mande Air Zapatero. Prometo colgar aquí el vídeo si se produjere tal extremo.

O sea, que durante los próximos 10 días o así no daré señales de vida. Si siguiere sin darlas pasado ese plazo, ruego contacten con el agente Arias para que inicie las pesquisas pertinentes y averigüe mi paradero.

Hasta entonces, disfruten de sus vidas y no me hagan tonterías en las cenas dempresa de la semana que viene. O si las hacen, cuéntenlas!

Read Full Post »

Older Posts »