Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘cultura’

Es indudable que la globalización ha traído cosas buenas desde el punto de vista cultural, permitiendo un mejor entendimiento entre las diversas civilizaciones y modos de entender la vida del planeta, y que se importen/exporten las mejores costumbres de unos países a otros.

Pero también en esto hay un lado oscuro. Cuando en lugar de copiar lo mejorcito de otras tierras nos fijamos en lo más soez y vulgar que tienen, pueden engendrarse adefesios como estos anuncios (por llamarlos de alguna manera) vistos en el bazar de las especias de Estambul. Sólo les falta una foto de Belén Esteban…

Lo que se aprende hablando con turistas

Este otro es bilingüe (y me ha salido un pelín borroso, perdón):

Variaciones sobre los mismos temas:

Otros en lugar de poner frases cutres se dedican a copiar logotipos de reconocido éxito internacional. Por ejemplo, este es el logo de una prestigiosa cadena hotelera:

Y esta la adaptación en el bazar turco:

En fin, si no venden no será por falta de reclamos…
Aunque como vaya por ahí un inspector de la SGAE, les puede montar un buen pollo!

Anuncios

Read Full Post »

La cervecería Oliver Twist está en el número 6 de Repslagargatan, en el barrio de Södermalm en Estocolmo. A algunos les sonará Södermalm porque se ve que en esta isla transcurre gran parte de la famosa trilogía “Millennium”, de ahí el chorratítulo de este post, que entenderán si siguen leyendo.

Es un bar bastante majete, imitando los tradicionales pubs victorianos ingleses. Sirve nada menos que 23 cervezas diferentes de barril y más de 150 en botella, algunas de ellas de pequeñas cervecerías suecas cuyos productos son difíciles de encontrar, otras son real ales ingleses, y muchas son importaciones de Bélgica, Alemania, USA, y un largo etcétera.

La variedad es impresionante, así que es un pub de obligada visita para cualquier aficionado al zumo de cebada fermentado que se precie. De hecho, al igual que el cercano Akkurat (otro paraíso de la birra), el Oliver Twist se ha ganado el exigente sello de calidad Cask Marque, que certifica que en él la cerveza es mimada y servida como debe ser.

Cask Marque es una organización británica que sólo se ha dignado a aceptar en su seno a 4 pubs de fuera del Reino Unido: los dos referidos en Estocolmo, y otros dos en Dinamarca. El que no haya más pubs extranjeros que reciban la aprobación de esta entidad se debe no únicamente al tradicional complejo de superioridad del Imperio, sino sobre todo a que el ámbito principal de Caske Marque son los bares donde se ofrece real ale, y es difícil encontrar pubs que lo tengan fuera de Gran Bretaña, ya que esta cerveza requiere mucha más atención que la más conocida lager. El real ale es una bebida viva y debe ser guardada en bodega a la temperatura correcta por el tiempo justo para ser servida –usando tirador de aire comprimido, no de gas- en su momento óptimo; no muchos encargados de bar no-británicos saben como tratarla, y todavía menos clientes apreciarla. Por eso es tan difícil de encontrar fuera de su país de origen.

Total, que el Oliver Twist es la hostia. Además la comida es bastante decente y, por si todo esto fuera poco, tiene un gran aliciente más para acudir a él a beberse el Ebro: no ponen canciones de Michael Bolton. Véanlo proclamado al final de la pizarra que hay en la entrada:

Disculpen por lo borroso de la foto, achacable a mi proverbial falta de pulso. Traduzco por si no se lee o entiende:

“Bienvenidos a Oliver Twist!
23 cervezas de barril
Más de 150 en botella
Estupendo nuevo menú
y NO ponemos canciones de Michael Bolton”

Vale que el Bolton es un hortera de cuidado y sus canciones aburren a las ovejas, pero no sé, no es para tanto, no?

PD: por si a alguien le entrase la duda, aclaro que no utilicé RyanAir para ir a Estocolmo

Read Full Post »

El finde pasado fuimos a Oviedo a la boda de un amigo. Lo pasamos fenomenal y nos pusimos cerdos a comer de todo, nunca pensé que la fabada entrara tan bien en verano; y hasta tuvimos muy buen tiempo, incluso demasiado calor diría yo.

Dado que somos personas cultivadas e inquietas por naturaleza, aprovechamos la coyuntura para pasear por la ciudad y descubrir sus rincones, que la verdad es que los hay bastante majos, sobre todo por la catedral y el mercado el Fontán. Claro que entre una paradita cultural y otra caía una botellita de sidra en algún bareto, lo cual animaba bastante la excursión. Todo muy típico, sólo faltó ver un adhesivo de estos.

No perdonamos la visita (y foto preceptiva haciendo el ganso) a la estatua de Woody Allen, permanentemente rodeada de un enjambre de yanquis frikis que vaya usté a saber qué se les ha perdido en Asturies. La verdad es que como estatua, pues bueno, pues francamente, pero había que hacer la gracia y poner la cruz en la casillita.

Esta foto debe ser de hace algún tiempo, porque ahora la estatua está sin gafas, algún vándalo se las ha roto

Esta foto debe ser de hace algún tiempo, porque ahora la estatua está sin gafas, algún vándalo se las ha roto

En el emplazamiento de la réplica de Woody hay un par de detalles que seguro que se escapan a la mayoría de turistas, obnubilados en panegírica adulación de su amado ídolo, pero que no pasaron desapercibidos a mi entrenado ojo de experto buscador de extravagancias.

En primer lugar, el nombre de la calle donde está lastatua, como sacado de otra época:

¡Toma memoria histórica!

¡Toma memoria histórica!

Que digo yo que en los tiempos que corren, y siendo esta una calle bastante visitada debido a la referida escultura, podrían cambiarle el nombrecito y que los turistas no se lleven una imagen de España de panderetas y tricornios. Y además lo tienen a huevo: llamen a la calle “Paseo del Woody” o similar y seguro que encima aumentarían las hordas frikigafapastosas que vienen a adorar al pavo este.

(Actualización: investigando por la wé me he percatado que el nombre de la calle no es lo que parece. Las milicias nacionales esas son de la época de las guerras carlistas (se ve que luchaban contra los partidarios de dicha causa). Aunque es muy sospechoso que se diera ese nombre a la calle en febrero de 1937, da la sensación que se buscaba el equívoco con la contienda que entonces asolaba el país. Más datos en este link.)

Pero eso no es todo. En la esquina de la derecha -según mira Allen- puede verse un cartel que parece sacado de una de sus películas:

CAOv

Joder. Qué buena idea. Un centro en Oviedo donde los asturianos que estén exiliados en esta ciudad puedan reunirse a recordar su tierra y ahogar la morriña en sidrina. Oh, wait!, que resulta que Oviedo está en Asturias…hmmm… esto me huele a que alguien se ha llevado una buena subvención por la patilla.

Aunque igual no es mala idea. Voy a proponer la creación del Centro Madrileño de Madrid, a ver si cuaja. Esta tarde llamo a la Espe y nos ponemos con ello.

En fin, que mu gonito todo y una boda preciosa. Lo único que chafó un finde redondo fue el viaje de vuelta. Una vez más, los cabronazos de Iberia al quite para recordarte que la vida es dura y no todo va a ser color de rosa. Por lo menos son consistentes, no fallan nunca. A la hora y pico de retraso del avión se añadieron 45 minutos de surrealista búsqueda de nuestra maleta por toda la T4, pues algún despistado la envió a la cinta que no era. Al final la encontramos en una cinta de la zona no-Schengen, tuvimos que pasar aduana y todo. A ver si va a ser que Oviedo ya no es España y tenían razón los que montaron el centro asturiano ese…

Read Full Post »

Como acérrimo y gafapastoso defensor de la versión original subtitulada frente al artificio sobreactuado del doblaje, me quedé encantao de la vida con este sorprendente anuncio visto en un autobús durante una nueva y fugaz visita a Roma la semana pasada:

transmo

En la imagen no se ve bien el anuncio entero, pero el mensaje principal se capta alto y claro: “A translated movie is not the same movie”. Y además, si te la doblan no aprenderás idiomas, añado.

Los que gocen de excelente visión podrán identificar que la campaña está firmada por la Warner, en concreto por Warner Village Cinemas, que son unos multicines que hay por esas tierras. Según wikipedia, los cines esos empezaron en UK pero sin mucho éxito y ahora sólo quedan en Italia, y parece ser que en Roma sólo ponen VOS, lo cual seguro agradece la sufrida población local, harta de tanta doblez.

Buscando por la web encontré la imagen completa del anuncio, buenísima:

warnervillagekong

Nótese la fina ironía: si te la doblan, te la meten doblada y es la piba la que se rapta al mono.

A ver si por aquí se animan los Golem, Renoir, Ideal, Verdi, etc y hacen una campaña similar!

Read Full Post »

Hoy en día uno no puede fiarse de ninguna foto. Con photoshop y programas similares se puede conseguir que cualquier cosa parezca real sin serlo, Internet está lleno de fakes que lo demuestran. Normalmente se usan truquillos benignos para retoques “estratégicos” de famosetes, modelos, etc. Qué sería del porno hoy en día sin estos arreglos que pueden convertir en diosas del sexo a cualquier jamona que se preste a ello. En otras ocasiones el objetivo es crear una imagen divertida o gastar una bromilla.

Creo que a casi nadie escandalizan estas mentirijillas veniales pensadas para alegrarnos la vista, reírnos un poco y/o hacer quedar bien a sus protagonistas. A veces sin embargo, se va demasiado lejos y se entra en el engaño doloso y malintencionado para ocultar actitudes poco éticas o directamente delictivas.

Es el caso de nuestro querido director del CNI, Alberto Saiz, al que han pillao con el carrito del helao, presuntamente fundiéndose dinero público (que no es de nadie, Carmen Calvo dixit) en viajecitos exóticos de caza y pesca.

Para ocultar las pruebas, no se le ocurrió otra cosa al hombre que retocar las fotos, como pueden apreciar:

Arriba, Saiz presume del peazo de pez que ha pillao; abajo, le han cambiado la cabeza por el agente de la derecha

Arriba, Saiz presume del peazo de pez que ha pillao; abajo, le han cambiado la cabeza por el agente de la derecha

También el hombre podía haberse buscado el careto de otro que no saliera en la misma foto, que así canta mucho el tema, no?

Pero esto de abusar del corta y pega de clip art no es algo propio de nuestros tiempos, contrariamente a lo que pudiera parecer. Uno de los más grandes artistas estadounidenses, Winslow Homer, fallecido hace casi un siglo (1836-1910), era un maestro en el tema. Probablemente sea el inventor del clip art.

[Inciso: para los que no sepan qué es el clip art, son imágenes libres de copyright que se pueden copiar y pegar en presentaciones y documentos varios. Las más conocidas son las de la galería de imágenes de Powerpoint, que los que nos dedicamos a hacer presentaciones y documentos molones hemos visto hasta la saciedad. Aquí va un ejemplo muy usado:

El dinero es la mejor medicina

El dinero es la mejor medicina

     ]

Hace tiempo estuve en una exposición de ese pintor, especializado en paisajes y escenas marineras, la verdad es que estuvo bien, sin tampoco ser una maravilla. Me llamó la atención que en algunas obras había imágenes sospechosamente parecidas a las de otras. Empecé a fijarme con más atención y descubrí unos cuantos casos de “autoplagio” clamorosos. Imagino que todos los pintores lo harían, así se ahorraban tiempo y energías en repintar algo que ya habían hecho, pero en el caso de este tío es en ocasiones tremendamente obvio.

Por ejemplo: una de sus pinturas más famosas es “Breezing up (a fair wind)”, que en español se ha traducido como “El viento se levanta”. Es de 1876, óleo sobre lienzo. Admírenla:

boat2

Este cuadro está por todas partes en Internet, en libros de pintura de la época, etc, es tremendamente conocido.

El que no lo es tanto, a pesar de su enorme parecido con el anterior, es este otro que se cree que Homer pintó un año antes. No es fácil dar con él, pero gracias a mis habilidades googlísticas, aquí lo tienen:

Sailing the catboat, 1875, acuarela y gouache sobre papel

Sailing the catboat, 1875, acuarela y gouache sobre papel

Observen los dos barquitos y los niños. Son calcaos, cambiando un poco los colores y eliminando al niño de proa en el cuadro de más arriba. Clip art en toda regla! Lo que no alcanzo a entender es por qué uno es tan aclamado y el otro no. Cosas del arte.

Ya puesto a dar a conocer el arte de este hombre, les pongo otra de sus obras más famosas, “The Gulf Stream”, óleo sobre lienzo de 1899. La barquita donde está el protagonista también guarda un parecido evidente con las de los otros dos cuadros, aunque en esta ocasión Homer se lo curró un poco más y cambió bastantes cosas.

hwboat1

Read Full Post »

Tal día como hoy hace ocho años iniciaba yo en Roncesvalles mi camino hacia Compostela. Fueron 33 días para recorrer unos 750 kilómetros, todo a pata y mochila al hombro, como en los viejos tiempos. Y en solitario. Bueno, no del todo porque uno siempre hace amigos en El Camino, pero vamos, que iba a mi bola y sin acompañantes fijos.

Me dio por emprender esta aventura porque llevaba unos meses en paro, estaba libre de compromisos y me dije que era la oportunidad de hacer algo así, sin prisas y tomándome el tiempo necesario. 33 días de hecho es una marca bastante pobre, casi todo el mundo lo hace en entre 25 y 30, incluso un prejubilado Basauritarra que conocí la primera noche se jactaba de haberlo hecho en 18 días, asustadito me dejó; y el tío era la quinta vez que se iba “a saludar a Santi”, como él lo llamaba. Lo perdí de vista al día siguiente, vaya ritmo llevaba el jodío.

Yo lo empecé en Roncesvalles

Yo lo empecé en Roncesvalles

Para mí la gran gracia de El Camino fue precisamente esa: ir con calma, disfrutando de cada paso, relajadito, y aprovechando para degustar las delicias gastronómicas de las distintas provincias que se atraviesan. Un txuletón memorable en Navarra, pochas en La Rioja, lechazo de churra en Palencia de los que se derriten en la boca, espectacular cocido maragato en Astorga, un botillo (me lo zampé entero yo solito) en El Bierzo y ya en Galicia, de todo: pulpo, rape a la gallega, callos con garbanzos, ternera, lacón, y la gran traca final, una supermariscada en el mismito Santiago para celebrarlo. Lo mejor es que fuimos a un restaurante bastante puesto con pintas de peregrino (chándal de Pryca y sandalias) y todo el mundo en las otras mesas superencorbatados y tal. Cual aprendiz de Jesús Gil, me fumé un pedazo de Cohiba con un copazo de coñac del güeno ante las indiscretas miradas de la peña, sólo me faltó poner los pies encima de la mesa. No todos los días se celebra el final de una peregrinación, qué carallo.

Lo que me encantó de esta aventura fue la sensación de libertad, de estar en control de mi propio destino. Tenía todo lo necesario en mi mochila y, cual si fuera un caracol bípedo, decidía sobre la marcha hasta dónde caminar cada día, dónde parar a echar una siesta, dónde comer, etc. Hubo días que caminé más de 30 kilómetros, otros 15, según me diera. A veces hacía etapas largas en 5 ó 6 horas y en una ocasión tardé 10 en una etapa corta, me dio una pequeña pájara y  tuve que parar varias veces a descansar; mi condición física entonces era tan deplorable como ahora. De noche, dormía a pierna suelta a pesar de que en algunos albergues pernoctábamos más de 50 peregrinos en una misma habitación, pero está uno tan cansado que a las 9 ya se le caen los párpados. Y a las 6 ó 7 de la mañana, diana y a caminar.

Vieiras también comí unas cuantas

Vieiras también comí unas cuantas

Como dije, iba solo y hubo tiempo para la meditación y la introspección, algo muy saludable, aunque también conocí mucha gente: de Brasil, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Austria, Uruguay, Francia, Holanda, Italia, Alemania, Australia… los españoles éramos más bien minoría. Y había un buen rollito que te cagas, muchas veces hacíamos fondo entre varios, comprábamos cuatro cosas en la tienda del pueblo y montábamos una cena comunitaria en el albergue. Hasta se liga y todo. Hakuna Matata.

Ya imaginarán que el rollo religioso no era para nada mi motivación para este peregrinaje, ni siquiera en plan movida espiritual-ascética, ni nada por el estilo. De hecho, un amigo me recomendó leer antes de salir el libro de Paulo Coelho “El Peregrino de Compostela” y lo tiré a la basura tras aguantar unas veinte páginas, vaya tostón, comida de tarro total. Sin embargo, fue en este viaje la última vez que fui a misa motu proprio (es decir, sin que sea bautizo, comunión, boda o funeral), así, porque hoy es hoy, me apeteció y punto. Quieras que no el misticismo de El Camino te atrapa y te pones trascendental en algún momento. Nada que no cure una buena botella de tintorro.

Sí me emocioné mucho en la misa del peregrino en la catedral de Santiago, donde además pudimos disfrutar del vuelo del botafumeiro, sufragado por unos turistas ingleses. No sé cómo funcionará ahora, pero en aquel entonces el botafumeiro sólo lo sacaban a pasear “de oficio” los domingos, el resto de días había que apoquinar como 10.000 pelas, que por suerte pagaron los guiris. Después, despedidas llorosas en la plaza del Obradoiro y cada mochuelo a su olivo.

Obradoiro Square: Game Over

Obradoiro Square: Game Over

De todo el periplo, la etapa que más me gustó fue la escalada a O Cebreiro, que supone la entrada en Galicia y la subida más dura del recorrido. Para hacerla más divertida me dio por caminarla de noche, aprovechando que había luna llena. Empecé la ascensión como a las 11 y llegué arriba a las 3 y pico, con un frío que pelaba y fantasmagóricos jirones de niebla jalonando mi entrada en el pueblo. Sólo faltó que me saliera una meiga. Como estaba todo cerrado –lógico a esas horas-, monté el chiringuito en un cobertizo y tras fumarme un Montecristo para celebrar la hazaña, a romper la quietud de la noche a ronquido limpio. Aquí paz, y después gloria.

Pues eso, que hoy hace ocho años y me he puesto nostálgico. No les voy a dar la chapa con que me cambió la vida ni cosas de esas, más que nada porque sería mentira; pero sí les digo que repetiría el paseo sin dudarlo y desde luego se lo recomiendo a todos los que tengan tiempo para ello, que de pasta sale bastante barato y encima adelgazas y coges buen colorcito de cara al verano. Buen Camino.

Read Full Post »

El domingo pasado fui una vez más a casa de mis papases a ponerme ciego a viandas tradicionales gallegas. Esta vez tocaba lamprea, la última de la temporada. La degustamos en todas sus variedades conocidas (conocidas por mí, quiero decir): en fiambre, en empanada, en escabeche y a la bordelesa con arroz. Atracón espectacular con digestión de pronóstico complicado amablemente facilitada por unas copas de orujete y un puro de los de jefazo gordo. Felicidad total.

Para quienes no lo sepan, la lamprea es un bicho antediluviano mu feo que técnicamente es un pez pero parece una culebra, algo similar a la anguila. Tiene una boca muy rara, circular y en forma de ventosa, con los dientecillos dispuestos en círculos concéntricos y una especie de lengua ósea. Con la ventosa se pega a sus víctimas (tiburones, salmones, mamíferos marinos, loquesetercie) y con los dientes y lengua raspa la piel de las mismas para hacer sangre y papeársela. O sea, que es de la familia de los chupópteros.

Lamprea sonriendo

Lamprea sonriendo

Nace en el río y tras 4-5 años se va a la mar, que en este caso no es el morir. Cuando alcanza la madurez sexual, midiendo hasta un metro de largo, remonta el mismo río donde nació para aparearse en desenfrenada orgía colectiva y terminar muriendo tras el desove.

Debido a su extraña boca, la lamprea no puede morderse la cola como la pescadilla, por mucho que lo intente

Debido a su extraña boca, la lamprea no puede morderse la cola como la pescadilla, por mucho que lo intente

En España, los ríos lampreeros más conocidos son el Miño, el Tambre y el Ulla, en Galicia; igual hay más, lo desconozco. El más reputado internacionalmente es el Garona, de ahí que la receta más popular de lamprea sea a la bordelesa, en la que la bicha se cuece en su propia sangre aderezada con vino, ajo, cebolla y laurel. El aspecto del plato no puede ser más desagradable, pero está buenísimo.

Sabe muy bien aunque no lo parezca

Sabe muy bien aunque no lo parezca

La temporada de la lamprea va de enero a abril, que es cuando remonta los ríos para procrear. No sé por qué no se pesca en el mar, el caso es que sólo se come en esa época. Y en abril ya empiezan a ser de peor calidad, de ahí el famosísimo dicho de “la lamprea, en marzo para el amo y en abril para el criado”, que se atribuye a Cunqueiro.

Ya los romanos consideraban este pequeño monstruo un manjar y lo consumían con fruición. Y cuentan que en la Edad Media se planteó un curioso dilema sobre la naturaleza de este animal que hubo de resolverse mediante bula papal. En un principio, no se ponían de acuerdo los ecologistas de la época en si clasificar la lamprea como carne o como pescado. Su aspecto ofídico y lo denso de su carne (es una bomba en el éstomago, lo más cercano que conozco en términos de potencia es la ventresca de atún) llevaban a muchos a decir que era producto cárnico. Esto suponía una gran putada, pues entonces habría que prohibir su consumo en Cuaresma, lo que reduciría la temporada a poco más de un mes. Obviamente, los ricachones, nobles, obispos y demás potentados no iban a permitir que se les privara de tan delicado manjar y recurrieron al Papa, que es infalible y lo sabe todo, para resolver la disputa. Como era de esperar, el santopadre dictaminó que era obvio que se trataba de un pez y por supuesto podía comerse en Cuaresma. Acertó esta vez.

Creo que la historia esta es leyenda urbana, ya que no he encontrado nada al respecto en Internet. Pero como mola, pues la cuento. En mi opinión, la leyenda viene porque muchos Papas, tan frugales ellos, eran muy amigos del consumo de este pez. Como Julio II, que se las comía a puñaos.

Otra posible fuente del bulo de la bula es que en el “Libro de Buen Amor” del Arcipreste de Hita, en el pasaje de la batalla de Doña Cuaresma contra Don Carnal, estrofa 1114, se incluye entre los aliados de la doña a: “Sábalos et albures et la noble lamprea de Sevilla”, que algún erudito dice que es una referencia a Leonor de Guzmán, favorita de Alfonso XI. De todo esto me acabo de enterar googleando un poco, que soy pedante pero no tanto, no se me asusten.

Read Full Post »

Older Posts »