Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘escapadas’

Ese es el título que le pondría a mi reciente visita al Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel (tonta ella y tonto él…), pequeño pedazo de paraíso manchego que tenemos tan cerca y sin embargo parece que tan poco apreciamos.

Agua. Las Tablas están llenitas de ella. Tras años de pertinaz sequía y continuada sobreexplotación del acuífero que las alimenta, llegando a niveles de inundación alarmantemente bajos, las Tablas renacieron en invierno de 2010 gracias a las abundantes lluvias. Tan secas estaban que se había declarado un incendio subterráneo que amenazaba con terminar con este preciado ecosistema para siempre. Se llegó a construir con urgencia una tubería desde el trasvase Tajo-Segura al Cigüela y a través de éste inundar el parque para apagar las llamas. Justo cuando comenzó a llegar el agua trasvasada, cayeron en la zona las mayores lluvias desde que se tienen registros y todo quedó anegado en un pispás. Ley de Murphy.

Antes y después: las Tablas en agosto 2006 y enero 2010, cuando resucitaron

Los guardas comentan que no se han visto las Tablas tan espléndidas desde 1997. Casi el 100% de su extensión estaba bajo el agua en la primavera de 2010, frente a apenas el 1% a finales de 2009. Aprovechen para hacer una escapada, que no está nada claro que la cosa vaya a durar y lo más probable es que en unos pocos años vuelvan tiempos difíciles. Que en menos de dos horas se planta uno ahí desde Madrid, y además es gratis. Para contratar una visita guiada miren aquí. Y para reponer fuerzas tras un activo día en la naturaleza, recomiendo encarecidamente el restaurante El Bodegón en Daimiel, excelente.

Mentiras, las que circulan acerca del Guadiana. El saber popular afirma que el Guadiana “desaparece y reaparece” y se utiliza su nombre coloquialmente para describir eventos intermitentes o impredecibles. De pequeñitos nos enseñaron que el Guadiana nace en las Lagunas de Ruidera y se sumerge en la tierra poco después para rebrotar con renovado vigor 50 kilómetros más lejos en los Ojos del Guadiana, cerca de los cuales forma junto con el Cigüela (o Gigüela) las famosas Tablas de Daimiel.

Pues bien, la historia es más falsa que un billete de 7 Euros. Para empezar, porque los Ojos del Guadiana llevan totalmente secos desde mediados de los ochenta, ni una triste gota brota de ellos desde entonces. La autocombustión de turbas (el mismo fenómeno que casi acaba con el parque en 2009) ha convertido la zona en un paisaje cuasilunar, irrecuperable. Así que el Guadiana lleva ya más de 25 años naciendo en las Tablas, los Ojos se han ido a tomar por culo. Incluso en los últimos años, en los que el parque estaba seco, el nacimiento de tan peculiar río había que buscarlo en la depuradora de aguas residuales de Ciudad Real.

Es peligroso caminar por donde antes nacía el Guadiana

Porque tampoco es cierto que el Guadiana desaparezca y reaparezca. Como mucho, es una verdad a medias. Sí ocurría que el ahora llamado Guadiana Alto o Guadiana Viejo se infiltraba y desvanecía en Argamasilla de Alba, pero ahí acaba el tema. Lo que antes brotaba de los Ojos no era el mismo río, sino que eran el rebosadero del famoso “acuífero 23”, una enorme masa de agua subterránea (equivalente a 12mil estadios Santiago Bernabeu llenos hasta arriba) alimentada por múltiples corrientes y manantiales, entre los que estaba el Alto Guadiana, el cual aportaba sólo una pequeña parte del caudal total del acuífero. Digo “aportaba” porque desde que se construyó el embalse de Peñarroya en 1959 ya no aporta absolutamente nada.

La sobreexplotación del acuífero 23 para regadío ha hecho que su nivel descienda tanto que ya no rebosa, y por ello los Ojos están secos. En 1992 el nivel de agua estaba a 40 metros bajo tierra y ahora mismo a unos 20, así que todavía queda mucho para que renazcan. No es hasta las Tablas donde se acumula agua suficiente para formar lo que es el Guadiana de verdad. Y eso en años buenos, si no, como he dicho antes, hasta Ciudad Real no hay río.

Cauce seco del Guadiana entre los Ojos y las Tablas. Octubre 2010

Además, el Guadiana Alto no nace en las Lagunas de Ruidera, sino unos 30 kilómetros antes, en el municipio de Viveros. Para liar el tema todavía más, en ese tramo se le llama “Pinilla”.

Cientos de patos. Esto podría figurar en el capítulo “mentiras”, porque ni son cientos, que son miles, ni son todos patos, que hay fochas, grullas, garzas, somormujos, zampullines, flamencos y otras muchas aves que me acabo de aprender; algunas son residentes fijos y otras sólo paran a reponer fuerzas en su camino a o desde África. Pero me quedaba mejor el título así…

El caso es que con lo hermoso que está el parque este año, el número de aves que lo visita ha crecido hasta recordar épocas pasadas. Porque durante los oscuros años de sequía había menos patos que en el Manzanares. Parece que se ha corrido la voz de que las aguas han vuelto y la vida bulle de nuevo en las Tablas. Nos comentó el guía que la primavera que viene puede ser espectacular en cuanto a número de aves, a poco que la cantidad de lluvia de este invierno sea medianamente aceptable. Eso sí, para observarlas de cerca hace falta un poco de paciencia y unos buenos prismáticos.

Las aves han vuelto al parque. Octubre 2010

Termino con una explicación del término “tablas”. El accidente geológico denominado “tablas fluviales” se produce cuando se desborda el agua cuando un río (o varios) atraviesa un terreno con escasa inclinación. Se desborda entonces el río y queda un charco enorme con poca profundidad y casi sin corriente, donde crecen juncos y carrizos formando un tupido laberinto de canales. Esto forma un ecosistema único, del que las Tablas de Daimiel es uno de los últimos representantes en el mundo. Otros más famosos son la confluencia de los ríos Tigris y Eúfrates en Irak -que como imaginarán está prácticamente destruido- y el (mal llamado) Delta del Okavango en Botswana, que por ahora goza de una magnífica salud.

Así que a ver si cuidamos un poquito más lo que tenemos, que las Tablas se ven ahora preciosas pero en el fondo siguen en la UVI. La problemática de este Parque Nacional es mucho más compleja que las cuatro pinceladas que he dado en este post; para profundizar un poco más, lean este otro blog.

Read Full Post »

Mes y pico después de que el Parlament aprobase la moción de prohibir las corridas en Catalunya, me encontré con la siguiente bandera en el escaparate del bar “Ses Galtes”, en el Carrer Madrid de Eivissa (disculpas por la mala calidad de la imagen, era de noche):

La bandera llamó la atención de una de las personas del grupo, que dijo algo así como: “mira esa bandera-protesta contra la decisión del Parlament”. Yo la miré detenidamente y me pareció que era todo lo contrario: que la bandera celebra que en Cataluña el toro es ahora especie protegida y ya no se le lidia.

Mi interlocutor me soltó entonces el típico rollo de que en realidad como se protege la especie es permitiendo las corridas, porque si no nadie los cría y desaparece la raza y bla, bla, bla, bla…

Total, que estuve a punto de entrar en el bar a preguntar por qué habían puesto la bandera de marras para salir de dudas, pero al final me corté no fuera que les sentara mal la pregunta y me soltaran una merecida hostia por meter las narices donde no me llaman.

¿Ustedes qué opinan, cómo interpretan este curioso símbolo?

No muy lejos de allí, en Vara de Rey, vimos otro rótulo curioso (el centro de Eivissa está sembrado de ellos), menos ambiguo aunque tal vez no muy conveniente para la buena marcha del negocio:

Parafraseando a Obélix, están locos estos ibicencos.

Read Full Post »

Con preocupación escuché el domingo la noticia de que se había declarado un incendio en la muy aislada y poco conocida zona de Las Arribes del Duero. Nunca gusta oir que se quema el monte, y si además sucede en una zona tan bonita y que uno ha visitado recientemente, pues como que entristece más. Por suerte se ve que el fuego está controlado y cuando lean estas líneas seguramente ya esté apagado, pero entretanto se ha zampado nada menos que 1.000 hectáreas. Se cree que es provocado. Como pille al hijo de la gran puta del pirómano responsable de esto, le quemo los cojones con un soplete.

Yo tuve la fortuna de pasar unos días por este parque natural la pasada primavera, explorando sus senderos y vericueteando alegremente por pistas de tierra en 4×4. Me pareció espectacular, no sólo por la belleza incomparable de sus paisajes, sino también por la soledad y tranquilidad que se respiraba en la mayoría de ellos.

Para quienes no hayan oído hablar de este paraje, Las Arribes (o Los Arribes, como también se dice) vienen a ser las tierras aledañas a los cañones del río Duero, que en este tramo hace de frontera entre España y Portugal. Por tierras zamoranas, salmantinas y portuguesas se suceden profundos cañones repletos de abundante flora y fauna, conformando un precioso paisaje a ambos lados del poderoso río. El hecho de que éste esté domado por algunos de los embalses más impresionantes de la península no quita por suerte monumentalidad al entorno.

Uno de los sitios que más me gustó fue el punto donde el Esla vierte sus aguas al Duero, cerca de Villalcampo. Para llegar hasta allí hay que ir unos pocos kilómetros por pista de tierra, que en su tramo final se torna prácticamente campo a través, y luego trepar cual cabra por los imponentes riscos que dominan el punto de unión de ambas corrientes. Llega uno agotadito, pero la solemne vista compensa el esfuerzo, salvo que se padezca de vértigo. Y está uno totalmente solo y con silencio absoluto. Mientras retomaba el resuello pude deleitarme contemplando el planear de un alimoche, varios buitres leonados y unas cuantas rapaces más que mis limitados conocimientos ornitológicos no me permitieron catalogar. Llamémoslas RVNIs: Rapaces Volantes No Identificadas.

Desembocadura del Esla. Hasta lo más alto de las peñas de la izquierda me subí yo. Imagen copiada de senderismozamora.blogspot.com

La localidad que parece más afectada por el incendio es Villarino de los Aires, cerca de la cual hay un par de rincones que merecen la pena: el Teso de San Cristóbal, desde donde se percibe el Tormes acercándose a su fin, y la desembocadura de este río propiamente dicha.

Ya en la limítrofe Pereña de la Ribera, donde también llegó el incendio, tenemos el mirador de Nuestra Señora del Castillo y el acceso a otro lugar paradisíaco: el Pozo de los Humos, una bonita cascada de 50 metros de alto cuyas salpicaduras se elevan al cielo formando en ocasiones una especie de humo que le da nombre al sitio. Hay dos interesantes formas de admirar este salto: yendo por Pereña se ve el pozo desde arriba y enfrente, y yendo desde Masueco se llega hasta la mismísima cascada. El problema es que si se va en un día festivo y soleado como hice yo, se encuentra uno ambas rutas convertidas en una romería de domingueros, con lo que los gritos de “Kevin, cómete el bocata” o “mamá, mira, una rana”, deslucen bastante la experiencia.

Vista del pozo de los humos desde el camino de Pereña. Yo lo ví así, con poca agua

Similarmente, darse un chapuzón en la cercana playa de El Rostro produce sensaciones encontradas, ya que es una playa fantástica, rodeada de altísimos acantilados, pero cuando la visité había un par de grupos de adolescentes haciendo botellón y retándose a realizar todo tipo de piruetas en el agua para determinar quién era el macho dominante de la manada, con gran regocijo de las expectantes hembras y exasperación del excursionista.

Todo lo contrario ocurre con mis dos otros puntos favoritos del recorrido: los miradores de Peña Redonda (Villardegua de la Ribera) y el de la Peña de la Vela (Hinojosa de Duero), inundados de tal tranquilidad que puede escucharse el leve roce de las alas de los buitres surcando el aire bajo las narices de uno. Aunque debo decir que volviendo de mi visita a Peña Redonda sufrí una acosante persecución por parte de una jauría de mastines propiedad de un pastor al que parece que no le entusiasmó mucho verme enredar por esos lares. Menos mal que iba en coche.

Panorama desde la Peña de la Vela. Lo de enfrente es Portugal. Imagen de http://www.flickr.com/photos/martin_ruiperez/

Otro punto imprescindible de una buena ruta por Las Arribes es el salto de Aldeadávila, una obra de ingeniería de las que cortan el hipo. Esta presa produce ella solita en torno al 10% de la electricidad de la Red Nacional y según Wikipedia es una de las más emblemáticas a nivel mundial. Está situada en un rincón espectacular, encajonada entre cortados de más de 400m de altura. Caminando hasta el cercano Picón de Felipe puede admirarse el paraje en todo su esplendor y recrearse una vez más en el silencioso planeo de los buitres. También es recomendable recorrer la infernal carretera que lleva al edificio de control de la presa y asomarse a los dos miradores que hay justo sobre el muro de la misma. No apto para vértigohabientes.

Presa de Aldeadávila de la Ribera

Finalmente, para que no se me acuse de chovinista, también es de ley glosar las maravillas de Las Arribes en el lado portugués. La panorámica desde Penedo Durão es probablemente la mejor de la comarca, y si, como dice el anuncio, te gusta conducir, no se puede obviar la sinuosa carretera entre Barca D’Alva y Freixo de Espada À Cinta, que transita justito por encima del Duero con grandes vistas. Ya para nota es perderse por las pistas y carreteruelas que rodean Mazouco, el sueño de todo aventurero dominguero que se precie.

Me dejo muchos otros bucólicos sitios en el tintero, pero tampoco quiero aburrirles más de lo estrictamente necesario. Sitios como el mirador de la Code, Vilvestre, Fregeneda, Vega Terrón, Saucelle, Fermoselle, Ribeira do Mosteiro, Vilarinho dos Galegos, San Pedro de la Nave, Pino de Oro, las chiviteras de Torregamones, y un largo etcétera, todos merecerían al menos unas líneas en este relato. Los dejo para otro día, tal vez.

Read Full Post »

El finde pasado fuimos a Oviedo a la boda de un amigo. Lo pasamos fenomenal y nos pusimos cerdos a comer de todo, nunca pensé que la fabada entrara tan bien en verano; y hasta tuvimos muy buen tiempo, incluso demasiado calor diría yo.

Dado que somos personas cultivadas e inquietas por naturaleza, aprovechamos la coyuntura para pasear por la ciudad y descubrir sus rincones, que la verdad es que los hay bastante majos, sobre todo por la catedral y el mercado el Fontán. Claro que entre una paradita cultural y otra caía una botellita de sidra en algún bareto, lo cual animaba bastante la excursión. Todo muy típico, sólo faltó ver un adhesivo de estos.

No perdonamos la visita (y foto preceptiva haciendo el ganso) a la estatua de Woody Allen, permanentemente rodeada de un enjambre de yanquis frikis que vaya usté a saber qué se les ha perdido en Asturies. La verdad es que como estatua, pues bueno, pues francamente, pero había que hacer la gracia y poner la cruz en la casillita.

Esta foto debe ser de hace algún tiempo, porque ahora la estatua está sin gafas, algún vándalo se las ha roto

Esta foto debe ser de hace algún tiempo, porque ahora la estatua está sin gafas, algún vándalo se las ha roto

En el emplazamiento de la réplica de Woody hay un par de detalles que seguro que se escapan a la mayoría de turistas, obnubilados en panegírica adulación de su amado ídolo, pero que no pasaron desapercibidos a mi entrenado ojo de experto buscador de extravagancias.

En primer lugar, el nombre de la calle donde está lastatua, como sacado de otra época:

¡Toma memoria histórica!

¡Toma memoria histórica!

Que digo yo que en los tiempos que corren, y siendo esta una calle bastante visitada debido a la referida escultura, podrían cambiarle el nombrecito y que los turistas no se lleven una imagen de España de panderetas y tricornios. Y además lo tienen a huevo: llamen a la calle “Paseo del Woody” o similar y seguro que encima aumentarían las hordas frikigafapastosas que vienen a adorar al pavo este.

(Actualización: investigando por la wé me he percatado que el nombre de la calle no es lo que parece. Las milicias nacionales esas son de la época de las guerras carlistas (se ve que luchaban contra los partidarios de dicha causa). Aunque es muy sospechoso que se diera ese nombre a la calle en febrero de 1937, da la sensación que se buscaba el equívoco con la contienda que entonces asolaba el país. Más datos en este link.)

Pero eso no es todo. En la esquina de la derecha -según mira Allen- puede verse un cartel que parece sacado de una de sus películas:

CAOv

Joder. Qué buena idea. Un centro en Oviedo donde los asturianos que estén exiliados en esta ciudad puedan reunirse a recordar su tierra y ahogar la morriña en sidrina. Oh, wait!, que resulta que Oviedo está en Asturias…hmmm… esto me huele a que alguien se ha llevado una buena subvención por la patilla.

Aunque igual no es mala idea. Voy a proponer la creación del Centro Madrileño de Madrid, a ver si cuaja. Esta tarde llamo a la Espe y nos ponemos con ello.

En fin, que mu gonito todo y una boda preciosa. Lo único que chafó un finde redondo fue el viaje de vuelta. Una vez más, los cabronazos de Iberia al quite para recordarte que la vida es dura y no todo va a ser color de rosa. Por lo menos son consistentes, no fallan nunca. A la hora y pico de retraso del avión se añadieron 45 minutos de surrealista búsqueda de nuestra maleta por toda la T4, pues algún despistado la envió a la cinta que no era. Al final la encontramos en una cinta de la zona no-Schengen, tuvimos que pasar aduana y todo. A ver si va a ser que Oviedo ya no es España y tenían razón los que montaron el centro asturiano ese…

Read Full Post »

De la aclamada serie: yo, pedante y redicho

Ayer me pasé por el barrio de Mirasierra para visitar a un familiar, y pasé por una calle cuyo nombre me pareció de lo más curioso:

porteracura

Lo primero que pensé es “coño!, qué haría esta portera para alcanzar fama tal que le dediquen una calle en tan señorial barrio?”, luego me asaltó también la duda de por qué no le pusieron a la calle directamente el nombre de la señora, tipo “Calle de Fulanita de Tal”, en lugar de mencionar únicamente su ocupación. Será que el realmente famoso era el cura y a la buena mujer la fama le llegó de rebote? Esto merece una investigación.

Así que me puse a googlear a ver qué pillaba. No ha sido fácil, pero tengo, en primicia mundial, la explicación al enigma. Por desgracia no es tan truculento-morbosa como mi desbocada imaginación anhelaba, si bien no por ello deja de ser interesante.

La Portera del Cura es un risco de la sierra de Guadarrama (léanlo bien, no “Guarradama”, eh?), en el límite de las provincias de Madrid y Ávila. Esto debería haberlo imaginado, ya que bastantes calles de Mirasierra responden a nombres de accidentes geográficos serranos.

Resulta que La Portera del Cura, a 1.640m, circunda a y preside sobre el famoso valle de Cuelgamuros, más conocido en nuestro tiempo como Valle de los Caídos debido a un pequeño mausoleo que se encuentra en él. La PdC constituye el límite de las posesiones de Patrimonio Nacional (propietario del VdlC) en la zona, como atestigua un interminable murete de piedra que pasa por allí.

El murete además es la divisoria entre Madrid y Ávila, tiene unos 40km de largo y se le llama la “Gran Cerca”. El mismísimo Felipe II (cuyo nombre verdadero era Felipe Lotas) fue quién ordenó su construcción para delimitar los predios reales, en 1589 nada menos. Carlos III lo restauró y amplió casi un par de siglos después, presa de su frenesí arquitectónico-urbanístico.

Sin embargo, la pregunta original sigue en el aire, incómoda: qué haría la misteriosa portera para que le dedicaran algo, sea una calle o un risco?

La respuesta nos la da la Gran Cerca, la cual tiene varios pasos en su recorrido para poder cruzarla. Estos pasos se llaman portillas o porteras, en lugar de puertas que sería lo más normal, digo yo. Y, lo han adivinado, justo en el paraje que lleva el nombrecito que nos ocupa están los restos de una puerta en el muro a la que los lugareños llamaron Portera del Cura por hallarse cerca de una antigua edificación conocida como “la casa del cura”.

Me entró la tentación de seguir profundizando a ver quién era el cura que vivió en esa casa y qué obras y milagros realizara, pero al final me ha dao pereza, paso. Que tampoco me pagan por esto, oigan.

En fin, que con la gilipollez esta he matao la mañana del sábado…

Les dejo un par de links que describen bonitas rutas por la zona, por si se animan a deslomarse monte arriba:

http://www.azcola.arrakis.es/excur4.html

http://www.elmundo.es/1998/07/25/madrid/25N0161.html

Read Full Post »

Hace casi 9 años que soy miembro de Campaign for Real Ale (CAMRA), el mayor movimiento de consumidores en Gran Bretaña con unos 95.000 afiliados. Como su propio nombre indica, CAMRA se dedica a hacer campañas a favor de la cerveza inglesa tradicional, que estuvo a punto de desaparecer en los 70 víctima de la voracidad de las multinacionales del sector, pero que gracias a esta asociación –fundada en 1971- sobrevivió y hoy en día goza de bastante buena salud.

logo

Los (muy pocos pero muy inteligentes y guapos) que me leen habitualmente ya sabrán de mi afición cervecera, así que era cuestión de tiempo que terminara uniéndome a tan noble institución. Sucedió en el Great British Beer Festival (GBBF), la feria anual que organiza CAMRA en Londres y que es la auténtica Disneylandia de los cerveceros. Me atrevería a decir que es mejor que la Oktoberfest de Múnich, aunque sería muy aventurado por mi parte ya que nunca he estado en ésta. Pero por algo le llaman al GBBF “el pub más grande del mundo”.

Durante 5 días en agosto cada año el GBBF permite degustar más de 500 cervezas diferentes, la gran mayoría inglesas pero también de otros lugares. Además te dan un programa donde vienen listadas todas las cervezas con sus características, notas de cata e indicaciones sobre en qué zona del recinto las puedes encontrar. Es la hostia. Por supuesto, cada una tiene una casillita al lado para ir marcando según vas bebiendo y luego acordarte.

El surtido del GBBF es impresionante

El surtido del GBBF es impresionante

Pocas veces en mi vida he sido más feliz que los días que he pasado en el GBBF, en jornada intensiva de 12 del mediodía a 10 de la noche, probando un ale tras otro. Fue histórico el de 2002, en el que en menos de 3 días probé 52 birras diferentes, que a razón de media pinta cada una vienen a ser algo más de 14 litros, nostá mal. Para pasar el rato entre pinta y pinta hay todo tipo de tómbolas, juegos tradicionales (tipo “la rana”, bolos y eso), música en vivo, puestos de comida guarrindonga, tiendas especializadas en coleccionismo cervecero, camisetas, tatuajes, etc. Vamos, lo que se dice el puto paraíso. El único problema es que el sitio es un bosque de nabos.

gbbf

Además de promocionar el Real Ale (cerveza tradicional inglesa con segunda fermentación en el barril) y defenderlo del continuo ataque de las grandes cerveceras, CAMRA también apoya el clásico pub inglés de toda la vida, y edita magníficas guías de pubs de las principales ciudades inglesas, así como rutas turísticas cerveceras por ese y otros países. Es miembro fundador de European Beer Consumers Union, la unión de organizaciones cerveceras europeas, entre las que por desgracia no hay ninguna española.

Brinden por ellos cada vez que beban una buena cañita!

Read Full Post »

Con la cantidad de nieve que ha caído últimamente en el Pirineo, así se le ha quedado el coche a más de uno:

cochenieve1

cochenieve2

Bueno, es un cuasifake, porque se trata de un vehículo colocado a pie de pistas en una conocida estación de esquí, a modo de reclamo publicitario de una marca japonesa de coches. Alguien puede adivinar cuál?

Read Full Post »

Older Posts »