Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘evolución’

Me ha llamado mucho la atención esta noticia, que ha pasado prácticamente inadvertida para la prensa española:

Se ve que las autoridades malayas, hartas de ver como el dengue continúa haciendo estragos en su población y viendo que las políticas de mejora del saneamiento urbano han fracasado una tras otra, han decidido tomar una medida tan creativa como aventurada contra esta enfermedad.

Los científicos malayos han conseguido modificar genéticamente al Aedes aegypti, el mosquito que transmite el dengue a los humanos, de manera que al procrear genere larvas con vidas mucho más cortas de lo normal. El plan es entonces soltar una buena cantidad de machos modificados para que se apareen con las hembras “normales” existentes en la naturaleza y produzcan una nueva generación menos longeva, y tras varias iteraciones conseguir así que el número de mosquitos se reduzca drásticamente. Incluso se cree que puede llegar a erradicarlos completamente.

El genoma de este mosquito, que también transmite la fiebre amarilla (vaya joya de bicho), fue secuenciado en 2007 por investigadores de la Universidad de Notre Dame en EE. UU., y gracias a ello se ha podido hacer la modificación malaya esta. Hasta ahora sólo conocía dicha universidad por habernos dado a Joe Montana, probablemente el mejor quarterback de la historia, ya veo que son buenos en otras cosas además de en football…

Así es el Aedes aegypti. Huyan si ven uno

Volviendo al plan anti-mosquito, afirman sus promotores que las pruebas en laboratorio han sido todo un éxito, y ahora van a testarlo soltando entre 2.000 y 3.000 ejemplares mutados en la naturaleza antes de fin de año, a ver qué pasa. Que esperemos que lo que pase sea lo que se espera que pase.

Encuentro fascinante que un plan así funcione. Es un poco jugar a ser Dios, cambiando la forma de ser de los animalicos a nuestro antojo. Aunque en el fondo no es muy distinto a lo que se lleva siglos haciendo en ganadería y agricultura: a base de seleccionar los especímenes más interesantes hemos creado cantidad de variedades y razas de plantas y animales. Esto es un poco más bestia porque en lugar de hacerlo poco a poco directamente se toca el código genético (que en agricultura se hace también desde hace años), pero vaya, la idea es la misma.

Sin embargo, me asaltan algunas dudas. Primero, entiendo que la selección natural debería hacer que a largo plazo los mosquitos “de toda la vida” se impusieran a los nuevos, ya que éstos al morir antes también se reproducirán menos –esa es la idea-, y digo yo que siempre quedará un reducto de Aedes aegypti originales que poco a poco irán superando en número a los introducidos. No sé si igual el plan es hacer sueltas periódicas de mosquitos nuevos para ir contrarrestando esto, o si se me escapa algún detalle, que la verdad es que los artículos leídos dan bastante pocos.

Segundo, como afirman algunos grupos ecologistas, pienso que siempre hay una probabilidad de que algo vaya mal y salga el tiro por la culata. Quién sabe si con la nueva configuración genética el bicho resultante es menos estable y muta en algo peor. O si al mezclarse con otros mosquitos sale alguna terrorífica especie nueva. Puede uno imaginarse cantidad de escenarios tipo película cutre de ciencia ficción. Que la realidad siempre es distinta al laboratorio y hay cantidad de cosas sobre la evolución de las especies que todavía desconocemos. Los experimentos, con gaseosa.

Tercero, incluso si el plan sale bien, me da que no se han evaluado lo suficiente los posibles daños colaterales. Por ejemplo, qué pasará con las aves, reptiles, anfibios y peces que se alimentan de estos insectos? Podrán seguir subsistiendo si los números de éstos caen en picado?

En este blog se habla de otro plan que parece más currado y que por lo visto se quiere implementar contra la malaria: se ha modificado el anófeles –mosquito vector de esta enfermedad- para por un lado reducir su capacidad de transmisión del mal y por otro aumentar su fertilidad, lo que hará que a largo plazo reemplace al anófeles original. Esto me parece a mí más viable, pero bueno, yo no tengo ni puta idea de esto, así que no me hagan mucho caso.

De todos modos seguiré con atención el experimento en Malasia, ojalá que funcione y demuestre una vez más que tanta investigación y pajas mentales con la genética pueden dar resultados prácticos que ayudan a la gente.

Anuncios

Read Full Post »

Atención, pregunta: ¿cuál es el felino más grande del mundo?
Respuesta: el ligre

-¿Y eso qué é lo que é?
– Pues un cruce entre león y tigresa
– Qué barbaridá…

Efectivamente, si uno pone a un león a montárselo con una tigresa, el engendro resultante es una bestia de cuidado. Más grande que cualquiera de sus progenitores. Llega a medir 4 metros y pesar más de 400 kilos. Lindo gatito.

Un ligre con sus cuidadores

Un ligre con sus cuidadores

Es curioso que, en un claro ejemplo de que la naturaleza no entiende de leyes de igualdad de “género” ni zarandajas similares, el híbrido inverso – tigre cepillándose a leona-, llamado tigón, no alcanza ni de cerca las gargantúicas proporciones de su primo, no pasa de los 160 kilitos. El motivo es, explican los cientríficos, porque ambas especies tienen un gen inhibidor del crecimiento que contrarresta la tendencia a crecer desmesuradamente, pero en los leones se transmite por via materna y en los tigres por la paterna (provincia de Valencia). Esto hace que el ligre crezca sin parar, y por el contrario el tigón casi que encoge y todo, pues se lleva ración doble de gen enanizante.

Por eso es mucho más abundante el ligre que el tigón, ya que los pocos cabritos que los crían prefieren el primero al ser más imponente y espectacular de cara al público.

tigon chupando cámara

tigón chupando cámara

Y es que ninguno de los dos híbridos se da en la naturaleza, ambos son producto de la experimentación humana. Ello es debido a que ya no hay sitios donde convivan ambas especies –hasta hace poco coincidían en un parque de la India– y además tienen hábitos muy distintos (nocturno, solitario y selvático el tigre; diurno, gregario y “sabanático” el león), así que es complicado que liguen.

A simple vista el ligre tiene aspecto de león con rayas, y los machos desarrollan melena como su papá. Hereda de su madre el gusto por el agua y de su padre el instinto gregario. Parece un poco paticorto, pues mientras que el cuerpo le crece toda su vida, las extremidades no, causando que algunos ejemplares entraditos en años terminen casi como inválidos al no poder soportar su propio peso.

Otro problema de este animalito es que los machos son estériles, así que para criar ligres es necesario también criar leones y tigresas. Algunas hembras sin embargo sí pueden procrear, si es con un león el resultado se llama le-ligre y si con un tigre, ti-ligre. Imagino que esto se podría recombinar hasta el infinito y llegar a crear felinos innombrables como por ejemplo el ti-ti-le-ti-le-le-ti-le-ti-ti-ti-le-le-ti-ligre, vaya lío, parece código Morse.

Lo raro es que la criaturita sea tan poco conocida cuando hay una canción muy famosa dedicada a este bicho. La popularizó Nino Bravo, seguro que la recuerdan: “Liiiigreeee, como el sol cuando amanece yo soy liiiigreeee, como el maaar,…”

Un día cualquiera en la fábrica de tigones

Un día cualquiera en la fábrica de tigones

Read Full Post »

Antes en el colegio se estudiaba que había tres tipos de reptiles: saurios, ofidios y quelonios (que para el común de los mortales eran “lagartos, serpientes y tortugas”). Ahora la división es mucho más complicada, como puede verse en wikipedia, y te cuelan a las aves en el mismo grupo, digo yo que por aquello de que parecen venir de los dinosaurios.

Pero en el fondo, y que me perdonen los biólogos por la burda simplificación, vienen a ser los mismos bichos con diferentes collares. Bueno, no exactamente los mismos porque ahora hay un animalejo que antes no salía en la foto: el tuátara.

Los tuátaras pertenecen a un exclusivo género (Sphenodon) dentro de los reptiles, cuyos únicos miembros son precisamente las dos especies conocidas de tuátara. Su nombre viene del maorí, lengua en la que significa “espalda espinosa”. A simple vista parecen iguanas, aunque no tienen ninguna relación con ellas, y sólo se encuentran en Nueva Zelanda, dispersos en unas 30 pequeñas islas (una de las dos especies sólo vive en 1 isla). Tiempo ha había tuátaras por todo el territorio neozelandés, pero la llegada del hombre blanco trajo ratas y animales domésticos que acabaron con este reptil en las dos islas principales del país, y sólo sobrevivieron en las más pequeñas e inaccesibles.

tuatara3

El tuátara es un bicho muy raro. Para empezar, se calcula que existe desde hace unos 200 millones de años, lo que lo convierte en un fósil viviente. Puede vivir más de 100 años (hay un ejemplar en cautividad de 111, y que todavía está en edad reproductiva). Y ya lo flipas cuando te cuentan que tiene 3 ojos. Como suena, tienen un tercer ojo en mitá de la frente.

Claro que ese tercer ojo –llamado ojo pineal– sólo puede verse en los especímenes más jóvenes, pues a los pocos meses de vida queda cubierto por escamas. No se sabe muy bien para qué sirve entonces este rudimentario ojete. Se dice que absorbe radiación ultravioleta para favorecer la producción de vitamina D, otros opinan que es una especie de visor de infrarrojos, otros que sirve para regular la temperatura corporal o los ritmos circadianos. A saber. Pero raro, eslo.

Este exceso de ojos se ve compensado por la carencia de orejas. Sin embargo, aunque no tengan ningún orificio auditivo, oir sí oyen, mediante un muy primitivo mecanismo que sería largo de explicar aquí pero que se ve que también tienen algunas tortugas.

Otra curiosidad es su tolerancia por las bajas temperaturas, inusual en reptiles. Los tuátaras son activos hasta a 7ºC, por debajo de eso hibernan, y además pueden llegar a palmar si el mercurio pasa de los 28ºC. Por eso no hay tuátaras en Madrid.

Su ciclo reproductivo es larguísimo. Las hembras entran en celo una vez cada 2-4 años. Tras la cópula (que se produce por frotación de cloacas, pues no tienen pene), tarda otros 9 meses en poner los huevos, los cuales no eclosionan hasta 11-16 meses después. O sea, que entre pitos y flautas tienen descendencia una vez cada 4-6 años.

Se alimentan de insectos, huevos, polluelos y lagartijas. Son caníbales, los adultos se papean a los pequeños siempre que pueden. Por ello, los enanos están activos de día y se esconden de noche, que es cuando los mayores salen a alimentarse.

Pueden llegar a medir 70 cm

Pueden llegar a medir 70 cm

Quedan unos 60.000 tuátaras, y en principio no parecen demasiado amenazados. Pero el famoso cambio climático podría acabar con ellos. Resulta que, como sucede con otros reptiles, la temperatura dicta el sexo de su descendencia. Por debajo de 20º, casi seguro que salen niñas; por encima de 22º, abrumadora mayoría de niños. Así que si seguimos calentándonos al ritmo actual, eso va a convertirse en un bosque de nabos (bueno, no, que no tienen pene…). Me pregunto yo que si son tan sensibles a una fluctuación de 2º, cómo cojones se las han arreglado para sobrevivir 200 millones de años en este puto planeta?. Algo no cuadra, no?

Read Full Post »

Era cuestión de tiempo. La pseudoteoría del Diseño Inteligente, que tanto ha dado que hablar en EE.UU. al calor del auge de la ideología “neocon” auspiciado por la administración Bush, tenía que desembarcar en España antes o después.

El año pasado ya enseñó la patita por debajo de la puerta con un ciclo de conferencias titulado “Lo que Darwin no sabía” que recorrió 5 ciudades españolas y generó cierto ruido mediático. Por suerte, la mayoría de medios –al menos los “serios”- lo recogió como algo anecdótico-pintoresco y no le dieron demasiada cancha a sus argumentos.

Ahora, aprovechando el bicentenario de Darwin, parece que vuelve una nueva oleada, como pueden ver por el último “Boletín de novedades” que Criteria Club de Lectores envió estos días a su lista de e-mail:

criteria

No tiene desperdicio el texto. Habla de una “hipótesis evolucionista”, que supongo que se refiere a lo que todos conocemos como “teoría de la evolución”, que según ellos no ha pasado de hipótesis en 200 años. Olé tus huevos. Luego tienen las narices de recomendar que se analice “con independencia de prejuicios religiosos o ideológicos”, toma visionamiento de microscópica paja en ojo ajeno no impedido por presencia de titánica viga en el propio! Terminan recomendando una serie de libros en teoría encaminados a ayudar al hombre a “alzarse hacia la verdad”. Qué bonito.

Malamente va nadie a acercarse a la verdad con la grotesca colección de falacias, verdades tergiversadas e interpretaciones interesadas que contienen dichos libracos. No voy a perder el tiempo explicándolas y refutándolas, porque ya lo han hecho mil veces gente que de esto sabe mucho más que yo. Como muestra, les paso esta crítica (en inglés) de “El Planeta Privilegiado”, publicada en e-skeptic hace unos años. También les recomiendo pasarse por el magnífico blog Un Planeta con Canas, donde a menudo se debate sobre estos temas.

Ojalá me equivoque, pero creo que poco van a tardar FAES, COPE y los de siempre en apoyar esta chapucera teoría religiosa mal disfrazada de ciencia. Ya me veo las manifas en Colón reclamando su enseñanza en las escuelas como alternativa a la ínclita “Educación para la ciudadanía”. Lo peor es que luego se politizará el debate, con el PP a un lado y el PSOE a otro, y acabará como el de trasvase vs desalinización, donde los argumentos racionales hace tiempo que han dejado de usarse y cada uno se dedica a jalear a los “suyos” como en un partido de fútbol.

Para los que no sepan –que espero por su bien sean casi todos- qué es Critera Club de Lectores, aquí tienen su carta de presentación. Con clubes de lectores así, mejor quedarse analfabeto.

Read Full Post »

No sé si habrán oído hablar alguna vez de la “ilha da Queimada Grande”, un cacho roca cubierto de bosque subtropical anclado en el Atlántico a unos 35km de la costa brasileira, cerca de São Paulo. Desconozco por qué se llama “Queimada”, pero lo de grande le viene porque cerca hay otra isla que se llama “Queimada Pequena”, obviamente de menor tamaño.

Lo que hace interesante a Queimada Grande es su principal habitante, una especie endémica de serpiente cuya denominación científica es bothrops insularis y que los brasileiros llaman jararaca-ilhoa. En español parece que se llama yarará dorada. Su tamaño habitual está en torno a 70cm pero se han encontrado individuos de 120cm.

Al no tener depredadores, las bichas esas han proliferado a lo bestia y superpueblan la isla, lo que le ha valido a ésta el sobrenombre de “a ilha das cobras”, pues en portugués “cobra” significa serpiente. Ahora bien, me temo que no hay cifras fiables sobre cuántas hay, pues en las diversas fuentes consultadas se dice desde que hay una por metro cuadrado (una barbaridad, pues la isla tiene 43 hectáreas, o sea 430.000 m2), hasta que sólo quedan 2.000, pasando por que son unas 5.000. Lo que sí parece es que en los últimos años su población se ha reducido drásticamente, se sospecha que por el tráfico ilegal para coleccionistas de animales exóticos.

Además, se sabe muy poco de su vida porque casi no se ha estudiado. De hecho la especie no se descubrió hasta 1921. La isla es de difícil acceso, no tiene playas ni lugares de fácil desembarque, y nunca ha sido habitada por humanos salvo en el periodo 1909-1955, durante el que residieron en ella varios fareros, que debían pasar el día encerrados a cal y canto en el faro, acojonados con tanto ofidio suelto. Desde que el faro es automático el acceso a la isla está prohibido salvo para fines científicos, previo preceptivo permiso.

la isla es pequeña pero escarpada

la isla es pequeña pero escarpada

La característica que más llama la atención de este reptil es que su veneno es de los más potentes que se conocen, se estima es entre 3 y 5 veces más tóxico que el de su pariente más cercana, la bothrops jararaca, o jararaca a secas, que vive en el continente y es la mayor causante de muertes por picadura de serpiente en Sudamérica. Y encima la yarará dorada es muy agresiva, lo que multiplica su peligro.

No se ha documentado ningún caso de mordedura a un humano, aunque las leyendas locales cuentan que una noche las serpientes asaltaron el faro al grito de “viva Queimada libre” y masacraron al último farero y a toda su familia. También se dice que algún pescador de la zona que se acercó a este pedrusco a refugiarse de un temporal terminó siendo pasto de las jararacas-ilhoas.

bothrops_insulares

Hablando de leyendas, y volviendo a lo del nombre de la isla, a pesar de que en ningún sitio explican su origen apostaría a que se debe a que fue quemada repetidas veces en un intento de exterminar a tan peligroso inquilino. Por suerte no lo consiguieron, no como ocurrió en España con las Columbretes.

Otra cosa que sorprende de este animal es que las hembras tienen una especie de hemipene de función incierta, y algunos investigadores hablan de que existen especímenes intersexuales, al parecer estériles. Pero la verdad es que la información encontrada es un poco contradictoria en ese punto.

Personalmente, lo que más me fascina de la bothrops insularis es que es un vivo ejemplo de libro de especiación alopátrica. Verán, hace mucho, muchísimo tiempo, la ilha das cobras estaba unida al resto del continente sudamericano. En un momento dado, al subir el nivel del mar, quedó separada, dejando atrapadas en ella un puñado de jararacas. Y la selección natural hizo el resto.

En Queimada Grande no hay mamíferos (posiblemente se extinguieron por falta de alimento o tal vez se los papearon las bichas), con lo que las robinsonas tuvieron que adaptar su dieta a comer pájaros. Esto explica su poderoso veneno, que es especialmente mortífero para las aves. Resulta que la jararaca continental, que se alimenta de pequeños mamíferos, caza de la siguiente forma: le pega un bocao a un ratón y lo suelta inmediatamente, no sea que se revuelva y la muerda, y luego se dedica a seguir el rastro del roedor hasta que cae redondo por la acción del veneno. Claro, esto no se puede hacer con un pájaro porque cuando es mordido se pira volando y vaya usted a saber dónde cae. Así que por eso su ponzoña es tan fuerte, para que la víctima muera rapidito y no haya que recurrir a la táctica de “suelta y rastrea” de su prima. Se ve que también debido a este cambio de dieta las ilhoas tienen hábitos diurnos y más arborícolas que las continentales.

jararaca2

Bonita historia, verdad?

Pues no es todo. Hay otra pariente que se vio en similar situación y optó por una solución diferente. Se trata de la bothrops alcatrazes, endémica de la isla de Alcatrazes, al norte y no muy lejos de Queimada Grande. Esta especie de jararaca decidió, por algún extraño motivo, centrar su dieta en lagartijas y escolopendras, lo cual terminó reduciendo su tamaño (máximo de 50 cm) y la toxicidad de su veneno, constituyendo un bonito ejemplo de pedomorfismo. Menos espectacular, aunque igual de efectivo.

Read Full Post »