Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘niños’

Peliagudo tema el del aborto, tan de actualidad hoy en día con la nueva ley. Tiene todos los ingredientes para ser el típico asunto por el que hasta el más sereno termina llegando a las manos. Al obvio conflicto de derechos mujerquenoquieresermadre vs fetoquequiereserniño se añaden fanatismos varios (religiosos vs progrefeministos), más la alineación inquebrantable a ambos extremos de la cuestión de nuestros bienamados principales partidos políticos. Y ya está liada. Si seguro que sólo con lo escrito hasta ahora ya me cae alguna hostia que otra…

La madre del cordero está en fijar hasta cuántas semanas pueden pasar para que se cruce la difusa línea que separa la interrupción voluntaria de embarazo del inmisericorde asesinato de inocentes niños. Vamos, que creo que todos y todas estamos de acuerdo en que cargarse un churumbel según asoma la cabeza es infanticidio, pero que impedir la correcta implantación del embrión a golpe de “píldora del día después” es una buena medida de emergencia cuando las preventivas han fallado. El problema está en el medio, ¿dónde ponemos la rayita?

La clave es cuándo consideramos que “eso” que hay ahí dentro es un ser humano. Los más talibanes dicen que desde el momento de la concepción; los más herodianos, que no hasta que sea viable como vida independiente fuera del útero (que parece ser como poco en la semana 22); otros, que cuando el feto ha desarrollado lo suficiente su cerebro y conexiones nerviosas como para tener percepciones sensoriales y experimentar dolor. Pero tampoco hay consenso de cuándo sucede esto. Mientras tanto, lo habitual en los países “desarrollados” es permitir el aborto libre hasta las 12-14 semanas, aunque no termino de entender el criterio por el que fijan ese límite. Más que nada, no he encontrado ningún sitio donde se explique.

Lo que está claro es que no hay un momento “mágico” en el que de repente el feto se convierte en persona, así que pongamos donde pongamos la raya siempre habrá un porcentaje de casos que caerán del lado equivocado. ¿y qué es peor, acabar con fetos que ya son persona u obligar a mujeres a tener hijos no deseados? Cualquiera responde a eso… así que la polémica no tiene fin.

Nuestra nueva ley apunta a las 14 semanas como límite para el aborto libre, 22 en caso de riesgo para la salud de la madre o graves anomalías en el feto, lo cual muchos denuncian que va a ser un coladero y en la práctica habrá aborto libre hasta la 22, cosa que me creo visto cómo funciona este país. Además, la ley permitirá decidir a las mayores de 16 años sin consultar con sus progenitores, lo cual me parece bien pero ha avivado todavía más el fuego de la controversia.

Esto, como era de esperar, ha movilizado a la Iglesia que ya ha contraatacado anunciando una jornada por la vida con un cartel del que seguro han oído hablar. Si los ateos ponen cartelicos, ellos no van a ser menos.

No hay que ser un lince para ver la manipulación

No hay que ser un lince para ver la manipulación

El anuncio, aparte de demagógico, es claramente falaz, entre otras cosas porque el bebé que aparece en él sí está protegido por la ley, por supuesto más que el lince. Para ilustrar adecuadamente el supuesto agravio comparativo la pregunta tendría que hacerla un feto de menos de 14 semanas. Ya puestos a faltar a la verdad, que hubieran puesto la cara de Rajoy y nos echábamos unas risas.

Anuncios

Read Full Post »

Alucinante lo que le ha pasado a un honrado residente de un suburbio de Vancouver. El hombre estaba solo en casa con su nene de 11 meses, qué marrón, y, probablemente tras haber intentado entretenerlo con todo lo imaginable, le dio el teléfono inalámbrico para que jugara. El chaval se puso a aporrear los botones aleatoriamente con tan buena puntería que encadenó el 911, teléfono de emergencia de la mítica Policía Montada del Canadá.

bebe

Los policías, extañados por la llamada, investigaron su procedencia y enviaron un par de agentes a ver qué pasaba. Hasta aquí, caben varias interpretaciones: o la policía canadiense es un modelo de eficiencia, o tiene muy poco trabajo, o los canadienses son extremadamente civilizados y sólo llaman a la pasma en caso de verdadera necesidad. O las tres cosas. Pero vamos, que se pongan a investigar cada vez que alguien llama y cuelga sería impensable aquí, con la cantidad de graciosetes por metro cuadrado que gastamos y lo saturadas que andan nuestras bienamadas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

En fin, llegan los pasmarotes a la vivienda en cuestión y el señor de la casa dice que no, que él no ha llamado. Los polis, que sí, que la llamada se ha hecho desde el número perteneciente a ese hogar y que, poyaque estamos aquí, vamos a echar un vistazo. Entran y descubren una habitación con 500 plantas de marihuana, toma ya. El papá a la trena y el nene a ser custodiado por su madre, la cual se ve que no vivía en la misma casa y no tenía ni idea –o eso dice- de la existencia de la plantación.

Varias conclusiones pueden extraerse de esta bonita fábula. Primero, que a veces es un incordio que la policía funcione bien. Segundo, que si te metes en trapicheos ilegales no te fíes ni de tu hijo. Tercero, que el gen del chivatismo existe, hay que mapear el ADN de este chaval ya.

Más datos de este curioso caso, aquí en español y here in English

Read Full Post »