Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘sexo’

Hace poco comentaba con un amiguete mis recuerdos del boom de Internet, allá a finales de los noventa. La de páginas raras que había, brotaban como setas. La que no hacía subastas (entonces toda una novedad), vendía libros, comida para perros, bicicletas, persianas o fistros en vinagre.

Quizá una de las que más me llamó la atención entonces y que esta conversación me hizo recordar fue FUFME. Nunca tuve muy claro si esa página iba en serio o si era una coña marinera de algún cachondo mental, lo cual constituiría uno de los primeros fakes internetianos, de cualquier forma era de lo más original.

FUFME es el acrónimo de “Fuck U, Fuck Me”, que seguro que todos entienden lo que significa pero tradugo igualmente pa los despistaos: “Que te follen, que me follen”. En español la verdad es que suena peor, parece que el que lo dice está cabreao o algo. Una mejor traducción, aunque menos literal, sería “Te Follo, Me Follas”. TEFMEF.

fufme-logo

El caso es que la paginita esta vendía –o simulaba vender- por el módico precio de 499,95 dólares, un curioso pedazo de hardware que permitía mantener relaciones sexuales a distancia; mejor dicho: dos pedazos de hardware, llamados GenitalDrive. Uno macho y otro hembra. Gracias a este invento una parejita podría follar sin necesidad de ajuntarse físicamente. Él conectaba a su ordenador el aparato hembra, que simulaba una vagina; y ella el otro cacharro, con un protuberante pene de plástico. El producto prometía que reproduciría los movimientos de él en el trasto de ella y viceversa, con lo que era como estar trajinando de verdad. Inteligente, no?

FUFME para él

FUFME para él

 

FUFME para ella

FUFME para ella

Nótese sin embargo que esto era en la época en que la banda ancha era aún un sueño, con lo que imagino que podría ser bastante frustrante: el fornido varón dando con todas sus ganas al tema y la pobre dama viendo como la polla artificial casi ni se mueve porque la línea está sobrecargada. Quizá por eso no triunfó la idea.

Tampoco estaba muy extendido entonces el uso de la güebcán, en parte por la lentitud de la conexión, una pena porque lo que molaría es usar el FUFME mientras ves los movimientos de tu pareja en vivo.

Pero el invento tenía su gracia. A pesar de que en la web no se decía nada al respecto, yo deduje (calenturienta mente de joven veinteañero) que el FUFME permitía grabar los polvos. Eso sí que sería rompedor. Guardar una biblioteca con los mejores casquetes a distancia con tu churri, y un día que estás calentón y solitario, nada de gayolas: conectas la maquinita, le das a “play”, y a disfrutar del revolcón antológico de hace una semana. Incluso con función “repeat” para los y las más libidinosos y libidinosas e insaciables e insaciablas. Yendo más lejos, podrían incluso vender kikis pregrabados para los menos afortunados que, o no tuvieran novia ni siquiera a distancia, o no fueran capaces de darse con ella un revolcón digno de ser grabado.

FUFME en acción

FUFME en acción

Un aspecto que se explicaba poco en la web era el de la higiene. Sí recomendaban usar el aparato con condón, tanto él como ella, si no qué guarrada. Aunque aún así digo yo que se mancharía con fluidos diversos más el clásico pelillo rebelde que se cuela por cualquier rendija, así que habría que limpiarlo de vez en cuando, supongo. Pero no daban instrucciones al respecto, importante fallo.

Lo que no sé es qué opinaría la Iglesia de esto, si es que llegó a opinar algo. Técnicamente no fornicas, no? porque no hay contacto. Es como los penalties, tiene que haber contacto más intencionalidad. Imagino que lo clasificarían como una depravada variante de la masturbación. Po bueno, po fale, que les den.

En fin, la web donde se anunciaba tan antológico cacharro, http://www.fu-fme.com, ya no existe (bueno, sí existe, ahora es simplemente una página de contactos) pero alguien copió la página enterita y la reprodujo aquí. No se pierdan los FAQ, te tronchas.

En estos tiempos de crisis a ver si alguien se anima a revivir la idea, que es buena; y ahora que todos los ordenatas tienen cámaras, micrófonos y ADSL, yo creo que triunfaría. Gimme two!

Anuncios

Read Full Post »

Estos de la CIA son unos cachondos. Tras varios años de doloroso penar intentando poner un poco de orden en el avispero afgano, predicando sin éxito las bondades de la democracia, el capitalismo y el jalogüín, y recibiendo hostias a pares en el proceso, parece que han dado con la fórmula ideal para ganarse a los líderes locales y encontrar por fin la senda del éxito en tan castigadas tierras.

La solución no es otra que darles Viagra. Brillante. Todo un detallazo navideño. Anciano líder tribal afgano con cuatro jóvenes mujeres no logra satisfacerlas. Oprobio para el clan. Pero ahí viene la CIA, generosa, atenta a las necesidades más íntimas de sus potenciales aliados, y le suelta al viejoverde cuatro pastillitas azules  que le ponen tan verraco que arranca el burka a sus cónyugas sin usar las manos. Jolgorio y desenfreno. Hasta le sobraron fuerzas para dar un repaso al rebaño de cabras, que lo tenía un poco desatendido últimamente.

 

love_taliban-style

Por supuesto, tras tamaño favor, la CIA tiene un aliado garantizado (mientras dure el suministro, claro…). Repítase la operación por todos los clanes de los cerros de Afganistán y los talibanes tienen los días contados. Serán sustituidos por una nueva fuerza local: los “levantá-libanes”.

Ya puestos, sugiero que los de la CIA se lleven de excursión por esos lares a Joan Baez –o lo que quede de ella- a repartir cartelitos de “Make Love, Not War” junto con cada cajita de Viagra, que así el mensaje cuaja más. En unos años ese país pasará de ser un infierno de burkas e intolerancia a ser un putiferio desmadrado, ya verán. Siempre sospeché que el problema de estos barbudos integristas es que les hacía falta echar un buen polvo, qué bien que los yanquis hayan caído en ello. Y si no funciona, pues bueno, siempre dejará menos víctimas colaterales que las bombas de racimo, y al vejete que ha servido de “prueba piloto” que le quiten lo bailao, no?

Read Full Post »