Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘sociedad’

Como lo leen. A Zapatero nos lo han matao vilmente con arma blanca, le han cortado la cabeza y la han colgado como adorno en la pared del bar Guadalquivir en Coto Ríos, Jaén.

Hace poco me mostraba partidario de mandar a Zapatero (y a su opositor) a freir espárragos, pero tampoco me parece bien llegar a estos extremos. Joer, que bastaba con prejubilarlo o algo así, lo de cortarle la cabeza es excesivo, incluso para él.

Lo raro es que parece ser que lleva colgado ahí más de 4 años, y nosotros sin enterarnos. Para los escépticos, aquí va una prueba gráfica irrefutable, se ve claramente que es Zapatero:

Y encima le ponen un letrerito debajo, para que se sepa quién es, sin ningún pudor:

Es curioso. Me vienen a la cabeza mil calificativos para describir a Zapatero –no todos positivos…-, pero nunca se me ocurriría decirle “Negro Chorreado Listón” como hacen en la plaquita. En el fondo tiene su lógica: lo de chorreado igual viene por el chorreo que le está cayendo con la crisis, y listón porque ya nadie se traga sus milongas, se ha pasao de listo. Llamarle negro ya sí que no sé de dónde sale, a no ser que sea una referencia al idolatrado Obama, a cuya imagen y semejanza pretende estar creado Zapatero. O tal vez le llaman negro sólo por putear, que aún hay mucho racista suelto. Sería más políticamente correcto decir “Subsahariano Chorreado Listón”.

Para más inri, los desaprensivos que perpetraron el sangriento delito obligaron a su víctima a ir contra sus principios y girar a la derecha. ¿Será por esto que nos ha encasquetado la ínclita reforma laboral contra la que, un pelín con la boca chica, nos convocan a huelga general nuestros bienamados sindicatos a golpe de vídeo infumable?

La imagen muestra de forma nítida que Zapatero fue obligado a ir a su derecha, como acertadamente destaca el titular:

Lo peor es que además hubo público que asistió al asesinato, y por lo visto lo disfrutaron tanto que brindaron al verdugo una “clamurosa” vuelta al ruedo, como explica la placa. Lo de “clamurosa” supongo que es una mezcla de “clamorosa” y “calurosa”. Claro, los hechos acaecieron en agosto y debía apretar bastante la caló.

Seguramente esta triste noticia espoleará aún más a los antitaurinos en su campaña por prohibir la Fiesta. Que si no hubiera corridas, Zapatero seguiría vivo.

Read Full Post »

El País de hoy trae una noticia que no tiene desperdicio:

Bien, así me gusta, haciendo amigos.

La brillante idea ha salido del presunto cerebro de Terry Jones, pastor de una –por fortuna- muy pequeña iglesia evangélica llamada “Dove World Outreach Center”, rimbombante denominación que me atrevo a traducir como algo así como “Centro Asistencial Mundo de la Paloma”. En inglés suena mejor…

El chiringuito este está en Gainesville, ciudad sita en la parte coñazo de Florida. Es decir, lejos de las glamurosas playas de Miami, las lujosas mansiones de West Palm Beach o los parques de atracciones de Orlando, y cerca de lo más profundo de Dixie. Aún así, está considerado uno de los mejores sitios para vivir en el país. Imagino entonces que el resto de sus cientoypicomil vecinos serán bastante más majetes que el reverendo pirómano que nos ocupa.

Terry se explica diciendo que esto no lo hace por odio, Dios le libre, sino que pretende ser una simple llamada de atención al mundo islámico, añadiendo: “¿Por qué no avisamos a los islamistas radicales de que si nos atacan nosotros también les atacaremos?”. O sea, que al menos reconoce que lo suyo es un ataque. Por otro lado, me parece recordar de mis lejanos y aburridos tiempos de catequesis que esto del “ojo por ojo” había quedado aparcado de la doctrina cristiana, no? No se llevaba más lo de “poner la otra mejilla”?

Supongo que tampoco fue el odio lo que le llevó a escribir un libro titulado “El Islam es del diablo”. En el fondo seguro que todo esto lo ha montado para darse publicidad y vender más copias. Y yo como un gilipollas haciéndole el juego.

Terry Jones, ufano, publicitando la convocatoria

En la web del DWOC pueden leer (en inglés) las 10 razones (a las que luego añaden 5 más) por las que hay que quemar el Corán. Algunas son evidentes, como por ejemplo que el Corán dice que Jesús no es hijo de Dios. Si es que van provocando, coño. La que más gracia me hace es la de que los escritos más antiguos sobre Mahoma datan de 120 años después de su muerte. Pecado imperdonable, a la hoguera! Joder, por esa regla de tres habría que quemar Nuevos Testamentos a mansalva, pues se estima que están escritos entre 30 y 70 años tras la crucifixión de su líder.

Además de un anacrónico y exacerbado fanatismo, el iluminado este demuestra muy poca imaginación. Vamos a ver, si se trata de tocar los huevos a los islamistas, hagámoslo bien: que no sólo se quemen Coranes, sino que con las resultantes brasas se asen unas suculentas chuletas de cerdo, y se monte así una espectacular barbacoa, por supuesto con todo tipo de bebidas alcohólicas. La pena es que el Ramadán termina justo el día antes, que si no podría añadirse escarnio a la función haciéndola en pleno día y atiborrándose todos los presentes de vino y cerdo hasta reventar. Eso sí es dar caña a los putos moros.

A Petraeus, comandante militar de EE.UU. en Afganistán, se le han puesto los pelos como escarpias cuando se ha enterado de este singular aquelarre y, ponderado él, ha dicho que esto “generará riesgo para EE.UU.”. Una forma muy educada de decir “no jodáis más, cabrones, que bastante puteaos estamos ya”.

La Unión Europea no ha podido menos que emitir su habitual inútil-condena, e incluso el Vaticano, por una vez con sentido común, advierte de que la hoguerita será una “grave ofensa”.

El Jones hace oídos sordos a tanta crítica y, lejos de amilanarse, pregona que esta quema debería instaurarse a nivel internacional: el “International Burn a Koran Day”. Que no dé ideas, que a más de uno se le puede ocurrir el “International Burn a Church Day” y ya la tenemos liada. Que de eso en España sabemos algo.

Read Full Post »

Supongo que todos se habrán enterado de la histórica votación de ayer en el parlamento de Cataluña, por la que se aprobó la Iniciativa Legislativa Popular para prohibir las corridas de toros en suelo de dicha Comunidad Autónoma.

No voy a entrar a valorar la decisión, que ya se han encargado de eso tropecientos tertulianos envueltos en sus respectivas banderas. Eso sí, que conste que no estoy de acuerdo con la misma. Aunque, como suelen decir los políticos, hay que respetarla y acatarla. A ver si es verdad.

A mí lo que me ha llamado la atención, y es lo que quiero comentar en este post, son un par de aspectos de la votación que parecen haber pasado desapercibidos para la prensa. La forma en que se han dado los detalles de la noticia ejemplifica el desastre de medios que tenemos que sufrir en este país. O igual es que como es verano estaban sólo los becarios y los pobres no dan abasto con toda la mierda que les han dejado sus colegas…

El primer aspecto es de matemáticas de 1º de EGB. Es algo que casi todos los medios han recogido de la misma forma (¿tal vez “copy-paste” de la misma nota de prensa?), como ejemplo les pongo el texto literal de “Noticias de Navarra”:

El Parlamento catalán ha aprobado hoy, con 68 votos a favor, 55 en contra y 9 abstenciones, prohibir las corridas de toros en Cataluña a partir del 1 de enero de 2012, en una votación en la que sólo uno de los 135 diputados que componen la Cámara no ha participado en la misma.

A ver, zoquetes míos, repasemos: 68 a favor, más 55 en contra, más 9 abstenciones, más 1 que no ha participado = 133. Si hay 135 diputados, faltan 2!!. ¿Qué ha sido de esas personas si ni han votado a favor, ni en contra, ni se han abstencionado, y tampoco se les recoge entre los que no han participado?

El Mundo se lleva el premio al más torpe: en este cuadro no le suman los diputados de CiU ni las abstenciones, ni el total de parlamentarios

Podría pensarse que es que esos 2 estaban ausentes, pero el videomarcador del Parlament nos desmiente esa posibilidad, a la vez que sigue dejando 2 votos desaparecidos en combate:

Pone 134 presentes y los votos suman 132

La única pista del paradero de estos indecisos diputats nos la da El País, que al desglosar el voto de la tropa de CiU añade en tono misterioso: “los diputados nacionalistas del Ebro no han votado”. Intuyo que eso viene a querer decir que hubo 2 señorías que estaban presentes y no votaron nada, ni a favor ni en contra ni abstención. Aunque eso en mi pueblo se llama abstención en toda regla, pero bueno. Tampoco entiendo entonces que los otros medios digan que sólo hubo un diputado que no participó, cuando fueron 3.

El Periódico de Catalunya es el único que al menos da números que suman 135, a pesar de que su gráfico se contradice con el panel oficial, que indicaba sólo 134 presentes.

Aquí nos dicen que no votaron 3, sin especificar si estaban presentes o no

El segundo punto que me ha llamado la atención, y que me ha sorprendido que ningún medio comente más allá de dar el dato, es que en la votación de ayer hubo mayor apoyo a la ILP que el 18 de diciembre, cuando se votó simplemente si se admitía debatirla en la cámara.

En concreto, mientras que ayer hubo 68 votos a favor de la iniciativa, hace unos meses sólo fueron 67 los que la aceptaron a trámite en la cámara; y ayer 55 votos fueron en contra de prohibir los toros, cuando en diciembre hubo 59 que no querían ni que se hablara del asunto.

Es curioso, no? Ha habido al menos una persona que no dio su apoyo al debate pero que luego sí se lo dio a la prohibición en sí. Y nada menos que 4 personas opuestas a que el tema se tratara en la cámara, aunque no contrarias a que se culminara el proceso de prohibición. No parece muy coherente.

Desgraciadamente, la votación del 18 de diciembre fue secreta, así que nos quedaremos sin saber quiénes fueron los “chaqueteros” que cambiaron de bando entre una fecha y otra.

Aventuro tres posibles causas para ese giro en dichos votos:

1- Genuina recapacitación y convencimiento de que los toros son cosa a prohibir. Esto demostraría que, contrariamente a lo que muchos creemos, los debates en los parlamentos sirven para algo.

2- Efecto pataleta tras la reciente sentencia del Constitucional.
Bien pudiere ser que más de un diputado del PSC, rebotado por el recorte del Estatut, decidiese ayer abstenerse de apoyar la continuidad de la Fiesta Nacional, pa joder.

3- Presiones internas, posibles amenzas o directamente soborno.
No parece muy probable esta opción, aunque pudiere haber ocurrido que alguno de los chaqueteros viese su futuro político de mejor color si se unía a la mayoría prohibicionista

No tengo ni pajolera idea de cuál de estas motivaciones está detrás de todo este asunto, pero si tuviera que apostar por alguna lo haría por la segunda. Sería además la más irónica. O quizás no haya ningún motivo concreto y simplemente se trate de gente aficionada a marear la perdiz, actividad que por el momento no ha sido clasificada como maltrato animal…

También son interesantes los resultados que arrojan las encuestas online de los principales diarios. Sorprende la de El Mundo, cuyo perfil de lector se asocia con posturas muy españolistas, conservadoras y algo carcas en general. De ello se deduce que la inmensa mayoría deberían estar en contra de la decisión del parlamento catalán. Pues no tanto: con casi 35.000 votos, sólo al 52% nos parece mal la prohibición.

Similarmente, el ABC, en teoría más conservador aún que El Mundo, registró tan solo un 50,6% de opiniones protaurinas de las 21 mil y pico recibidas hasta esta tarde.

El Confidencial tiene resultados más predecibles: 77% en contra de la ILP, con algo más de 7.600 votos. También La Razón, donde el 66% cree que el Congreso debe tomar medidas para proteger las corridas.

De los periódicos de ámbito nacional, El País y Público son los más claramente antitaurinos: respectivamente el 63% y 77% de sus lectores apoya la prohibición. La prensa catalana tiene resultados similares: 66% en La Vanguardia y 73% en El Periodico a favor de abolir la Fiesta Nacional

Haciendo un refrito de todas esas encuestas, ponderadas por el número de respondientes en cada caso, me sale que casi un 54% de internautas está de acuerdo con la votación de ayer. ¿Se repetirá en otras Comunidades?

Por último, una cosa que no me queda clara de la nueva ley es qué pasará con las retransmisiones de corridas en Cataluña. Entiendo que también deberían estar prohibidas, no? Si es así, puede ser un marrón considerable para Canal+, porque que yo sepa su plataforma no permite desconexiones locales ¿Tendrán entonces que renunciar a emitirlas en toda España, o les dejarán hacerlo con el argumento de que es de pago?. Yendo más lejos, ¿¿se permitirá a los periódicos catalanes informar y publicar fotos de corridas acaecidas en otras tierras??
Esto no ha hecho más que empezar…

Read Full Post »

Hace algo más de una semanita, mi últimamente muy ajetreada vida profesional me llevó a pasar unos días en París. Coincidió mi visita con la glamourosa Fashion Week, que por lo visto se celebra en la bella Ciudad de la Luz varias veces al año. Yo, como es normal, no tenía ni puta idea de que existiera tal evento y alucinaba con la cantidad de bigardas austrohúngaras despampanantes que pululaban por todas partes, hasta que me explicaron de qué iba el rollo.

Entre soporíferas reuniones y largas jornadas currando hasta en la habitación del hotel, tuve tiempo de pasear un poquito y admirar la refinada elegancia de esta urbe, mientras se me iba la vista tras los múltiples pares de luengas piernas que, joviales, taconeaban implacablemente sobre el empedrado de los bulevares en todas direcciones.

Y, paseando, paseando, me encontré frente a este escaparate cerca de la iglesia de La Madeleine. Observen el provocador display:

Dan ganas de cantar aquello de "no me gusta que en los toros te pongas la minifalda"

Ahora que en nuestro país se discute tanto sobre si la Fiesta Nacional debe prohibirse o elevarse a categoría de Bien Cultural, van los gabachos y la lían con el escaparatito este. Siempre jodiendo, los tíos. Toda una nueva vuelta de tuerca al debate: a los que dicen que los toros son rancios y casposos, toma inyección de diseño internacional topmodelista superfashion; a los que defienden la tradición y la consideran reserva inalterable de los valores patrios, toma matadora en paños menores arrancándose por chicuelinas.

Si es que son como niños. Pa mí que la movida esta con los toros es simplemente otra de las numerosas maniobras de distracción que se sacan los políticos de la chistera para evitar hablar de cómo van a resolver la crisis, que están más perdidos que un pingüino en una plaza de toros.

Yo no soy muy taurino que digamos, aunque las escasas veces que he ido a un coso me lo he pasado teta, pero el alma anarco-revolucionaria que se esconde tras mi acomodada existencia pequeñoburguesa se rebela insolente ante cualquier prohibición de Papá Estado para reconducirnos al redil de lo políticamente correcto. Sea con los toros, el alcohol, el tabaco, las lenguas, la velocidad, las drogas blandas, la discriminación positiva o lo que se tercie, me toca bastante los huevos el actual exceso de regulación en espacios hasta ahora reservados al albedrío de cada individuo. Así que igual me da por abonarme a San Isidro, sólo por llevar la contraria.

Lo que sí tengo muy claro es que si alguna vez debo reencarnarme en ganado bovino, elegiría mil veces antes ser toro de lidia que vaca frisona.

PD: no puedo despedir este post sin un sentido y sonoro ¡¡Olé tus huevos, Olympique!!

Read Full Post »

Ayer tuve otra interesante experiencia de las que le enamoran a uno del maravilloso placer de volar. Pa empezar, madrugón olímpico para pillar el vuelo de AirEuropa con salida a las 7:05 de la mañana. Que no son horas, oigan.

Uno, que es previsor, viendo que había nevado en Madrid toda la tarde-noche del domingo, adelanta la salida de casa por si hay caos en la M-40, no sea que pierda el vuelo. Así que el móvil toca diana a las 04:30, qué sensación tan gratificante para un Lunes; cojo el coche y con la intrepidez y firmeza propias de conductor experimentado con 14 puntos, voy sorteando rotondas a 3 bajo cero y nieve hasta las orejas. Me culea un poco el vinículo sin llegar a más. Por suerte la M-40 está bastante bien y libre de nieve, llego a Barajas con tiempo de sobra.

Así de mal estaba la cosa

Una vez en la puerta de embarque nos hacen esperar un poco más de lo habitual, pero a los 20 minutos embarcamos. Quién dijo que Barajas es un caos cuando nieva. Ya cuando todo el pasaje está cómodamente (bueno, todo lo cómodamente que se puede estar en un avión) sentado y me preparo para escuchar atentamente el discursito habitual en tres idiomas sobre cómo abrocharse el cinturón y ponerse el chalequito, nos habla el piloto. Que va a ser que todavía no salimos, que aún no nos han dado hora y no se sabe cuándo nos la darán, habrá que esperar. Añade, en tono audiblemente cabreado, que la culpa no es sólo de la nevada y la niebla, sino también de una “huelga encubierta ilegal” de los controladores.

Que manda huevos que un piloto se cabree por la huelga -encubierta e ilegal o no- de otro colectivo, con las que montan ellos de vez en cuando, panda de cabrones. En cualquier caso, repasando la prensa de hoy no veo que ningún medio aluda a esa posible huelga (algo que sí se había denunciado en días pasados), así que me da que el comandante nos contó una milonga. Aunque este “diario de una nevada” aparecido en El Confidencial y supuestamente escrito por un controlador, además de la noticia que ha soltado hoy Pepiño, dan que pensar que igual sí que hay más que tiranteces entre los controladores y AENA, lo cual seguramente contribuyó a alargar nuestro doloroso confinamiento en la aeronave.

Y es que dos horas después de embarcar allí seguíamos, pacientemente esperando que a nuestro capitán le dieran hora pa despegar. Algunos pasajeros se bajan del avión a pesar de las advertencias de que perderían el billete si lo hacían. Las azafatas y azafatos reparten agua amablemente y luego pasan el carrito por si alguien quiere algo más sólido. Pero cobrando, eso sí, que vaya cabreo se cogió alguno con el feo detalle. El pobre azafato se excusaba como podía: “no, si yo por mí le regalaba el bocata, pero no me dejan”. Tanto insistió la gente que al final, ya a las tres horas de embarcados, el alto mando accedió a que nos dieran café gratis. En vasos de plástico, que no hay tazas pa tós.

En ese momento nuestro líder anuncia que le han informado de que en una hora salimos. Venga, que ya falta poco. Menos mal que me había cogido varios periódicos al embarcar y pude matar el tiempo sin aburrirme demasiado. Que había algunos que te ponían de los nervios con sólo mirarlos: caminando arriba y abajo del pasillo, mirando el reloj compulsivamente, preguntando a las azafatas –que lógicamente no tenían ni puñetera idea de cuándo saldríamos-, cagándose en las putas madres del piloto, los controladores y Pepiño Blanco, etc. Otros pasaban el rato escribiendo largas parrafadas en las hojas de reclamaciones.

Yo esta vez me lo tomé con muuuuuucha tranquilidad. Por un lado, ya tengo los cojones renegríos del humo de mil batallas, y a base de darme cabezazos contra múltiples muros he aprendido que poco se gana en estas situaciones poniéndose borde. Y por otro, tampoco tenía ninguna reunión superimportante ni el retraso me afectaba más allá que para quitarme horas de mi jornada laboral, así que por mí, como dice la canción, “let it snow, let it snow, let it snow”. A dormir y a esperar novedades.

Ha pasado hora y media desde que el comandante anunciara que en una hora salíamos, cuatro y media desde que nos metieron en el avión, y ahí estamos. Se han acabado el agua y los víveres, el aire está cada vez más viciado y cuesta respirar. Presas de la desesperación, comenzamos a devorarnos unos a otros. No, es broma, tampoco estaba tan mal el patio, aunque a más de uno se le veía a punto de hacer una locura.

Tras casi cinco horas amorraos al finger (que por cierto, no sé por qué en España les llamamos así si en inglés –al menos en USA- les dicen jetway o jet bridge), el avión se pone en marcha. Salva de aplausos entre el pasaje. Rodamos hacia la pista y en un momento dado nos paramos. Pasamos diez o quince minutos quietos y la gente se teme lo peor. Habla el capitán: que ahora hay que esperar a que descongelen el avión, que hay cola. Más paciencia. Que además yo, en mi profunda ignorancia, no termino de entender lo de descongelar el avión: si cuando vuelan a 10.000 metros de altura allá arriba hará como 40 ó 50 bajo cero y no pasa nada, por qué hay que descongelarlos cuando en tierra hace 4 ó 5 negativos?? algún ingeniero me lo explique, plis.

Total, que nos descongelan, que es algo mucho menos espectacular de lo que cupiera suponer: básicamente suben a un pavo a una grúa para que enchufe anticongelante a presión con una manguera. Visto desde dentro del avión es un poco como estar en un autolavado.

Así se descongela un avión

Finalmente, algo así como cinco horas y media más tarde de lo previsto, despegamos. Oh, qué maravillosa sensación sentir cómo se abandona el duro y frío suelo para surcar los aires libre cual paloma de la paz!! La ovación es ahora atronadora, a alguno se le escapa una lagrimita. Final feliz.

Lo que no entiendo muy bien es por qué nos embarcaron sin tener hora para despegar, hubiera sido mucho más grato afrontar el retraso desde la comodidad de la sala VIP, atiborrándome a pastelillos y snacks varios por la jeta. Pero bueno, hace mucho tiempo que dejé de intentar entender las decisiones de las aerolíneas, parece que siguen firmes en su eterna consigna: puteemos al pasajero todo lo posible, que por algo los billetes son cada vez más baratos y perdemos dinero a espuertas.

También me sorprendió que el retraso fuese tan larguísimo comparado con el del pasado 21 de diciembre, día en que cogí ese mismo vuelo y también nevaba en Madrid. En mi modesta opinión de observador meteorológicamente analfabeto, ese día nevó más que ayer, o al menos se veía bastante más nieve tanto en la M-40 como en las pistas de Barajas. Y sin embargo en esa ocasión “sólo” nos tuvieron hora y media en el avión, por culpa de la espera para la puta descongelación, que a ver si se compran más estaciones descongelatorias de esas. Tal vez es cierto lo de la huelga de controladores que denunciaba el piloto y por eso hubo más retraso ayer. O simplemente fue otra muestra de la ancestral confabulación judeomasónica que une a pilotos, controladores, seguratas, maleteros y directivos de aerolíneas en pos de un ideal: si quieres volar, a pasar por el aro.

Read Full Post »

Que en un italiano improvisado y seguramente incorrecto viene a intentar querer decir “los estorninos son unos cabronazos de cuidado”. Y es que cada mes de noviembre, como siempre sin tarjeta, llegan al atardecer hordas millonarias de estos pájaros sobrevolando Roma en busca de un lugar donde pasar la noche. Hasta ahí todo bien, el espectáculo es impresionante, forman auténticas nubes vivientes que dibujan caprichosas formas en el cielo y chocan y se separan y se vuelven a unir unas con otras en una fantástica orgía de movimiento. Véanlo en este espectacular vídeo:

El problema es cuando cae la noche y dejan de volar. Una vez encontrado el lugar adecuado, normalmente uno de los numerosos parques o alamedas que adornan la Ciudad Eterna, los bichos estos además de dormir, cagan. Claro, no es lo mismo una cagada de gorrioncillo solitario que tropecientosmil estorninos cagando a la vez en el mismo sitio, convirtiendo esta bella ciudad en un enorme depósito de guano. Al que tenga la mala suerte de aparcar su vinículo bajo uno de los árboles elegidos le espera una desagradable y maloliente sorpresa a la mañana siguiente.

La mierda de estornino es bastante corrosiva para la piedra de los numerosos monumentos romanos, convierte el empedrado de las calles en una pista de patinaje y le cuesta un pastón en tintorería y túneles de lavado a los sufridos ciudadanos. Incluso el año pasado se mascó la tragedia cuando un avión de Ryanair que aterrizaba en Ciampino (aeropuerto muy cercano al centro) chocó contra una enorme bandada estornínica y tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia. Por suerte no pasó nada grave, pero hubo heridos leves e importantes desperfectos en las pistas del aeropuerto, que estuvo cerrado unos días.

starlings-dropping_1122016i

Estorninos en acción: el día después

En otras ciudades también pasa esto, pero en Roma el volumen de tráfico estorninil ha llegado a proporciones bíblicas, Hitchcock tenía que haber ambientado aquí “Los Pájaros”. Se calcula que unos 5 millones de estorninos llegan a Roma durante el otoño procedentes de Rusia y Polonia, para pasar el invierno. Históricamente, los pajarracos se quedaban en los campos alrededor de la ciudad, pero entre el crecimiento de ésta y la mengua de aquellos, unido a que en la ciudad se está más calentito y no hay depredadores, pues los bichos se han acostumbrado a pernoctar en el centro. Luego por la mañana levantan vuelo para papear en el campo, y vuelta a “casa” por la noche.

La cosa ha adquirido tal magnitud que el ayuntamiento tiene desde hace 3 años un equipo de espantapájaros que se dedica a atosigar a los alados caganers para que se busquen otro sitio donde dormir –y cagar. Localizan dónde se ha posado un enjambre y acuden prestos con altavoces a través de los cuales emiten grabaciones con el grito de alerta de los estorninos amplificado cienes de veces, para así asustarlos y que se piren, hasta que vuelven a posarse en otro lugar. Claro que según se mire es peor el remedio que la enfermedad, ya que el grito de alerta este ha sido descrito como “una mezcla de uñas arañando una pizarra y chirrido de bisagras oxidadas”, imagínense los vecinos que escuchen esto en mitad de su descanso, vaya susto. Para ayudar en su tarea a este equipo hay una “línea verde”, 800088211, donde los romanos pueden avisar de la posición exacta de las aves y que vengan a espantarlos. Y así pasan la noche los “Stornibusters”, persiguiendo mierdas voladoras por el bien de la comunidad. Vaya desde aquí mi más sincero reconocimiento y aprecio por esta sacrificada obra, que dicen que parece estar funcionando porque ha bajado el número de estos incómodos turistas. Aunque sigue habiendo un huevo; a ver si por lo menos algún día les da por posarse en la cúpula de la basílica de San Pedro y le sueltan su mercancía a Benedicto a modo de signo divino!!

starlings-fly_1122013i

Escenas como esta se repiten cada atardecer en el otoño-invierno romano

Read Full Post »

No suelo –por fortuna- viajar mucho en Vueling, pero el finde pasado pasé por dicho trance y terminé entonando a grito pelao el ya famoso “Nunca Mais”; que vuele con ellos su puta madre, vaya impresentables.

Ya me habían advertido que esta aerolínea es asidua de ciertas prácticas cancelatorias de dudosa ética para optimizar el pasaje de sus vuelos, aunque nunca las había sufrido en mis carnes. Los muy cabronazos debían tener mi vuelo medio vacío y decidieron fusionarlo con el siguiente… que salía 4 horas después. Medio sábado a la mierda, mecagüen su calavera.

La versión oficial fue que hubo un “fallo técnico en el avión” y claro, “por su seguridad tenemos que cambiar el aparato, no sea se nos caiga”. Y un huevo. Estoy hasta los mismísimos de que se utilice la sacrosanta seguridad como excusa para putear al pasajero. Porque a ver, fíjense ustedes qué casualidad: el vuelo de la mañana se retrasa por fallo técnico en el avión y curiosamente hay un nuevo avión disponible justito justito a la misma hora que el siguiente vuelo programado, el cual, vaya usted a saber por qué, se ha cancelado y terminamos todos volando juntitos. No se lo cree ni Caperucita.

Y es que la jugada es redonda: a los pasajeros del vuelo del mediodía les dijeron que su vuelo estaba cancelado, pero que no se preocuparan, que podían coger el avión a la misma hora programada, sólo que con otro número de vuelo. Así, nadie reclama, porque al final lo que importa es llegar en hora y te la suda el número de vuelo que pongan. Y a los pasajeros de la mañana nos contaron la milonga del fallo técnico y oficialmente volamos en el vuelo que nos correspondía, con cuatro horas de retraso. Así que no podemos reclamar por cancelación porque oficialmente nuestro vuelo voló. Y por retraso sólo te sueltan un vale para la cutrecafetería de la T4 y a correr. Vaya morro.

vueling2

Aún así, una voluntariosa abogada estaba recogiendo firmas y emailes para meterles un paquete a los de Vueling. No creo que prospere, porque se conocerán bien los tecnicismos del tema y seguro que les es sencillo encontrar cualquier pijada que justifique el supuesto “fallo técnico” que da coartada a su cancelación encubierta de retraso. Pero yo me apunté, por si suena la flauta y cae algo, ya veremos. Reunimos cantidad de nombres porque la gente estaba –con razón- quemadísima; yo por suerte me fui a casa a descansar y volví al aeropuerto cuatro horas después fresco cual lechuga recién lavada, con lo que al final tampoco me jodieron tanto…

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »