Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Top10’

Un año oraculando

Hoy, martes 17 de noviembre, se cumple un añito justo desde que escribí mi primer post –muy soso, por cierto- en este blog. Desde entonces, con este van ya 102 entradas, que no está mal, aunque es de destacar que la productividad fue mucho mayor en la primera mitad del año que en los últimos meses. El caso es que aquí sigo, que no se libraran de mí tan fácilmente. Francamente, no esperaba durar tanto, más que nada porque esto de bloguear lleva bastante más tiempo de lo que parece y, a pesar de ser algo entretenido, cuesta robar minutos de otras tareas, sobre todo cuando el trabajo aprieta.

En fin, que hoy hago un año en la blogosfera y estoy muy feliz y orgulloso de ello. Sobre todo por la gente tan interesante con la que he entrado en contacto, algunos muy diferentes a mí, otros más parecidos, pero todos y todas con mucho que aportar. Que además se han portado ustedes muy bien, que de los setecientosypico comentarios que lleva el blog no he tenido que censurar ni uno, ni llamar la atención a nadie por insultos o exabruptos, que siga la racha. Claro que bien mirado igual eso puede interpretarse como que mi blog no le interesa ni a los trolls, hmmm… igual debería poner algún cebo algún día a ver si pica alguno. Casi que no, paso, que prefiero el buen rollo que hasta el momento ha imperado en esta casa.

Un millón de gracias a los comentaristas habituales: josepin, barbijaputa, Endless Nightmare, silcas, RMN, Biónica, sehablade, Bichejo, Noemi, Min, Lic. Jesús de Nazaret, y a todos los demás que se pasan por aquí de vez en cuando. Un sentido recuerdo también para los que parecen haber abandonado la blogosfera pero otrora estuvieron activos por estos pagos, se les echa de menos: lordkz, Luis Antón, Salva y la inimitable e inigualable Electra Laódice.

Como en un post de estas características no puede faltar un poco de autobombo y egolatría, les dejo con la lista de mis 10 posts favoritos de todos los que he escrito. No son necesariamente los que más visitas o comentarios han generado, sino los que me parece que me han quedao más completitos. Están en orden cronológico:

Oye, Patxi, que cómo hostias nos llamamos

We wish you a merry Newtonmas!

A ilha das cobras

El lago fantasma

Clonación a bordo

Polvetes online

Ligres, tigones, todos quieren ser los campeones

Ens volen normalitzar a tots

De estraperlo

Mecagüen la mercadotecnia

Anuncios

Read Full Post »

Ayer fui al súper a reponer mis agotadas reservas de espuma de afeitar, y me llevé una sorpresita.

Yo buscaba esto:

gillette1

y me encontré con esto otro:

gillette2

La puta que los parió, estos cabronazos de Gillette ya me han cambiado el diseño y ahora ya me entra la duda de si lo que voy a comprar es lo mismo que lo de antes o me han cambiado la fórmula o alguna movida y me se va a caer la piel a tiras o yo que sé. La inseguridad del consumidor ante la novedad, vaya.

Es como cuando te cambian los lineales en el híper, que te pasas un mes dando vueltas como un gilipollas hasta que reubicas todos los productos. Yo creo que lo hacen para luego descojonarse viéndote en las grabaciones de las cámaras de seguridad.

Me pongo a mirar con más atención y veo que hay varios tipos de soluciones afeitísticas:

Gel neutro
Gel piel sensible
Gel acondicionador
Espuma neutra
Espuma piel sensible
Espuma acondicionadora

La leche, y ahora cuál elijo? porque yo hasta ahora cogía la primera que pillaba y punto. Que ni me cabía en la cabeza que hubiera tanto choice, ni falta que me hacía. Ustedes dirán, con razón, “pues haz lo mismo, pilla una con los ojos cerrados”. Pues no. Ya no es lo mismo, ahora ya sé que hay espumas diferentes y tengo que elegir la más mejor para mí, ya he perdido la despreocupada felicidad propia de la ignorancia.

Tras un intenso debate interno sobre la calidad de mi piel, me decido finalmente por la espuma piel sensible, con el muy dudoso argumento de que si es para piel sensible será la menos agresiva con mi delicado cutis.

Durante la disquisición me percaté que había toda una línea de productos desconocida para mí: “preparadores” de afeitado. O sea, estos bandarras pretenden que me ponga tres potingues para afeitarme: el preparador, la espuma mismamente, y el aftercheif. Suficiente coñazo es rasurarse cada mañana como para andar con mariconadas complicándose la vida de esta manera. Que todo esto está muy bien para metrosexuales del siglo XXI pero yo soy más tipo macho ibérico de toda la vida, rollo Torremolinos años 70 y tal.

Así que paso mucho de los preparadores esos, que encima hay de dos tipos: limpiador y exfoliante. Que a saber qué hará cada uno y cuál será el adecuado para mi piel y que combine mejor con la espuma piel sensible y con el aftercheif que uso, que ni me acuerdo de cuál es. Que yo sólo quiero afeitarme, oiga, no me líe.

Y además, ni eso. Que por mí me dejaba luengas barbas y que les den. Pero entre que Michurri ya me ha amenazado de posible ruptura si no mafeito como es debido, y que en el curro me dirían que da mala imagen y polleces varias, pues a pasar por el aro. A acuchillarse la cara y a callar.

Esta mañana he estrenado la espumita de los cojones y, como era de esperar, es exactamente igual que antes. O por lo menos no he notado mayor frescor, suavidad o propiedades coadyuvantes al deslizamiento de la cuchilla por mi bonita jeta. Así que por mucho que en el bote ponga “Nuevo!”, lo único que han cambiado es el dibujico. Tanto lío y preocupación pa ná.

No sé si esto se llama marketing, labelling, merchandising o packaging, yo lo llamaría jodiending la marraning. Panda de hijos de puta.

Read Full Post »

El DRAE define estraperlo en su primera acepción como “comercio ilegal de artículos intervenidos por el Estado o sujetos a tasa”, y en la tercera añade que también puede significar “chanchullo, intriga”. Dudo que esto le descubra nada nuevo a nadie, todos usamos esta palabra con esos significados y como cuasisinónimo de “contrabando” o “mercado negro”.

En cuanto a su etimología, en principio cabría esperar que como tantas otras fuese derivada de alguna palabra latina o griega, o tal vez una importación del francés o inglés. Pues no. El DRAE ya nos pone sobre la pista del curioso origen del término al explicar que viene “de straperlo, nombre dado a cierto juego fraudulento de azar, que se intentó implantar en España en 1935”.

El Straperlo (también escrito Stra-Perlo) fue una ingeniosa maquinita ideada a principios de los años 30 por dos individuos apellidados Strauss y Perlo. Hay versiones de la historia que dicen que el apellido del segundo era Perl, Perel o Perlowitz, y otras que añaden un tercer personaje, Lowann, esposa de Strauss que al parecer también estaba en el ajo. En cualquier caso es evidente de dónde viene el nombre del aparato. Los pavos estos se decían holandeses, pero no está claro que lo fueran, Strauss por ejemplo tenía nacionalidad mexicana.

Por más que he buscado en los más recónditos recovecos de La Red, no he encontrado ningún sitio que describa en detalle cómo funcionaba el invento. Sólo he averiguado que era algo parecido a una ruleta eléctrica, con una bolita y un cilindro con números, y la gente apostaba a ver qué número salía. Sus promotores argumentaban que no era un juego de azar, sino de habilidad, ya que decían que un avispado observador podría predecir el numerito ganador si se lo curraba, era cuestión de rapidez en el cálculo. En eso tenían parte de razón: no había azar; el juego era una estafa porque el croupier podía hacer que saliera el número que quisiera mediante un botoncito, y así conseguir que ganara la banca. Vamos, que era como los trileros en versión sofisticada.

Los pioneros straperlistas se pasearon por Europa buscando algún casino que instalara su jueguecito, pero en ningún sitio se lo autorizaban; en La Haya y Niza llegaron a utilizarlo y les pillaron enseguida. Así que Strauss se vino a probar suerte (nunca mejor dicho) a España, donde la II República había prohibido los juegos de azar. El primer intento fue a finales de 1933, en Sitges, pero la Generalitat le echó a patadas. Viendo que por las buenas la administración española se resistía, directamente pasó al soborno para conseguir su propósito. Y apuntó muy alto, untando entre otros muchos nada menos que al ministro de la Gobernación (Rafael Salazar) y a Aurelio Lerroux, sobrino e hijo adoptivo del pintoresco presidente del gobierno, Alejandro Lerroux.

Alejandro Lerroux, curioso personaje

Alejandro Lerroux, curioso personaje

Con tan altas influencias de su parte, realizó las gestiones oportunas a lo largo de 1934 y finalmente se puso un Straperlo en el casino de San Sebastián y según algunas fuentes otro en el de Madrid. A las pocas horas llegó la policía y les cerró el chiringuito por estafa. El incansable Strauss no se dio por vencido y fue a Mallorca, donde también consiguió poner la maquinita en el Hotel Formentor, y donde también las autoridades la quitaron al poco tiempo (ocho días duró). Casualidades de la vida, en esos tiempos Paquito, futuro generalísimo, era jefe de la Comandancia Militar de Baleares; una pena que el escándalo no le salpicara lo suficiente -a pesar de que Strauss dijo que estaba implicado- y nos lo hubiéramos quitado de encima 40 años antes!

Viendo que sus chanchullos no le habían reportado los pingües beneficios esperados, y sintiéndose estafado por los funcionarios a quienes sobornó, el despechado Strauss escribió una carta a Niceto Alcalá-Zamora, presidente de la República, contando la historia con todo detalle y reclamando una indemnización por los costes soportados. Vaya morro. Tras la investigación pertinente se descubrió la corruptela, lo que acabó con la carrera política de Alejandro Lerroux y con su partido (Partido Radical), algo que hay autores que aseguran fue una de las causas de la polarización extrema que sufrió después el país y que desembocaría en la trágica guerra civil. Joder con la ruletita de los cojones.

Años más tarde, durante la posguerra, fueron muchos los que se dedicaron al trapicheo con bienes racionados para poder sobrevivir. A falta de mejor nombre les dio por llamar a tal actividad estraperlo, clara señal de que fue un caso con gran repercusión en la opinión pública, y así entró la palabreja en nuestro idioma.

Y les cuento esta historieta porque me parece curiosísimo que una palabra de uso más o menos habitual sea un neologismo tan reciente, y porque me sorprende muchísimo lo poco que se conoce su origen. Fue un escándalo de consecuencias importantes, tanto históricas como lingüísticas, es raro que no se explique con más frecuencia y que tantos detalles de la historia sigan oscuros. Con tanta brasa que nos han dado con la memoria histórica últimamente es muy extraño que no se haya hablado de ello en los medios. Verán como cualquier día algún político saca el caso a pasear en un mitin para llamar corruptos a sus adversarios, que cada vez se remontan a épocas más antiguas para buscar trapos sucios.

Sí hay un libro que cuenta la anécdota en detalle, editado a finales de 2008 con motivo del 75 aniversario del affaire. El título es apocalíptico: “El caso Strauss. El escándalo que precipitó el final de la Segunda República”, el autor es José Carlos García Rodríguez. Igual me lo compro y todo, a ver si ahí se aclaran los detalles que me faltan.

En la blogosfera he encontrado uno, dos y tres posts sobre el tema.

La portada del libro muestra una foto del Stra-perlo

La portada del libro muestra una foto del Stra-perlo

Read Full Post »

Indignante. Anteayer al volver del curro fui a comprar el periódico al OpenCor de toda la vida de mi barrio y me encuentro que tienen un cartel escrito en catalán! España se rompe, hasta Madrid ha llegado la normalització.

El cartell anunciaba un 50% de descompte a la segona unitat a tota la gama Plus i Ultra de pilas Duracell, y estaba detrás del mostrador; como había tope de gente me corté de sacarle una foto. Uno, que es tímido. Volví ayer en un momento que había menos lío y, con resolución y eficacia, inmortalicé el afrentoso anuncio:

¡Encima, el cartelito ultraja el glorioso lema de nuestro escudo patrio, "Plus Ultra", poniéndole una ignominiosa "i" en medio!

¡Encima, el cartelito ultraja el glorioso lema de nuestro escudo patrio, "Plus Ultra", poniéndole una ignominiosa "i" en medio!

Tengo que enviarlo a Edmundo para que lo saquen en portada, verán la que se lía. Luego enviaré un e-mail con la foto a todos mis contactos pidiendo boicot urgente y total a Duracell, OpenCor y todo el grupo Elcortinglés, en plan “si no reenvías este e-mail a toda tu agenda eres un mierda y se te caerá la picha (o las tetas si eres tía) en diez días”. Se van a enterar estos cabrones, MBBWAHAHAHAHAHAAAA. Con la Unidad Nacional no se juega.

Como soy un poco tocahuevos por naturaleza le comenté a la cajera mientras señalaba el póster: “Qué, os han dao carteles reciclaos de un centro de Barcelona, no?”. Me mira con cara de póker, mira al cartel y dice “Sí, sí…”, con evidentes muestras de no haber captado la fina ironía. Para mí que como “Duracell” suena muy catalán algún chalao decidió hacer todos los carteles en ese idioma pa todos los OpenCores esparcidos por el estado español.

Aunque no descartemos que esto obedezca a un siniestro plan de la Generalitat de extender sus funestos planes normalizadores a toda la nación. Igual se han aconchabao con ECI para empezar poniendo cartelitos, así como quien no quiere la cosa, y luego ir poco a poco catalanizando a sus clientes. Ya me veo diciendo “Hipercor de Pozueŀlo” y “vuit dies d’or”. Maquiavélico.

El molt honorable Montilla ya nos daba un aviso hace unas semanas cuando, crecidito por el apoyo del Parlamento Europeo a su modelo de educación, llegaba a amenazar al misimísmo constitucional si se oponía a la inmersión lingüística. A los pocos días le oí decir en una radio algo así como que había que “defender la normalización para garantizar la diversidad”.

Mí no entender. Inculto de mí, hasta ahora pensaba que normalización y diversidad eran términos más bien opuestos, que uno elimina al otro. Pero no. El amontillado President me ha sacado de mi error, son conceptos concurrentes y coadyuvantes. Por el contrario, la RAE sostiene tozuda que normalizar es, entre otras cosas, “ajustar a un tipo o norma”, algo que se me hace como que no muy conducente a la diversidad, digo yo. Aunque ya se sabe que la RAE es un nido de fachas a los que no hay que hacer mucho caso.

No, venga, vale ya de tanto cachondeo, ironía y contraironía, en serio, me parece que cuando los políticos catalanes se quejan con amargura de que desde el gobierno central (“desde Madrid”, como dicen ellos) no se respeta lo suficiente la diversidad de España, tienen mucha razón. Hemos mejorado en ese aspecto –antes era terrible-, pero aún falta. Lo que pasa es que esos políticos han de aplicarse su propia medicina y dar ejemplo respetando la diversidad dentro de su región Comunidad Autónoma. Y eso incluye permitir que el que quiera pueda usar el castellano cuando le pete, sin imposiciones, ni multas, ni carteles en el patio, ni leches. Sólo así estarán a mi entender legitimados para reclamar con firmeza que todos apoyemos la defensa del catalán, el resarcimiento de la deuda histórica, el reconocimiento del fet diferencial, y lo que les salga de la punta de la polla.

Read Full Post »

Atención, pregunta: ¿cuál es el felino más grande del mundo?
Respuesta: el ligre

-¿Y eso qué é lo que é?
– Pues un cruce entre león y tigresa
– Qué barbaridá…

Efectivamente, si uno pone a un león a montárselo con una tigresa, el engendro resultante es una bestia de cuidado. Más grande que cualquiera de sus progenitores. Llega a medir 4 metros y pesar más de 400 kilos. Lindo gatito.

Un ligre con sus cuidadores

Un ligre con sus cuidadores

Es curioso que, en un claro ejemplo de que la naturaleza no entiende de leyes de igualdad de “género” ni zarandajas similares, el híbrido inverso – tigre cepillándose a leona-, llamado tigón, no alcanza ni de cerca las gargantúicas proporciones de su primo, no pasa de los 160 kilitos. El motivo es, explican los cientríficos, porque ambas especies tienen un gen inhibidor del crecimiento que contrarresta la tendencia a crecer desmesuradamente, pero en los leones se transmite por via materna y en los tigres por la paterna (provincia de Valencia). Esto hace que el ligre crezca sin parar, y por el contrario el tigón casi que encoge y todo, pues se lleva ración doble de gen enanizante.

Por eso es mucho más abundante el ligre que el tigón, ya que los pocos cabritos que los crían prefieren el primero al ser más imponente y espectacular de cara al público.

tigon chupando cámara

tigón chupando cámara

Y es que ninguno de los dos híbridos se da en la naturaleza, ambos son producto de la experimentación humana. Ello es debido a que ya no hay sitios donde convivan ambas especies –hasta hace poco coincidían en un parque de la India– y además tienen hábitos muy distintos (nocturno, solitario y selvático el tigre; diurno, gregario y “sabanático” el león), así que es complicado que liguen.

A simple vista el ligre tiene aspecto de león con rayas, y los machos desarrollan melena como su papá. Hereda de su madre el gusto por el agua y de su padre el instinto gregario. Parece un poco paticorto, pues mientras que el cuerpo le crece toda su vida, las extremidades no, causando que algunos ejemplares entraditos en años terminen casi como inválidos al no poder soportar su propio peso.

Otro problema de este animalito es que los machos son estériles, así que para criar ligres es necesario también criar leones y tigresas. Algunas hembras sin embargo sí pueden procrear, si es con un león el resultado se llama le-ligre y si con un tigre, ti-ligre. Imagino que esto se podría recombinar hasta el infinito y llegar a crear felinos innombrables como por ejemplo el ti-ti-le-ti-le-le-ti-le-ti-ti-ti-le-le-ti-ligre, vaya lío, parece código Morse.

Lo raro es que la criaturita sea tan poco conocida cuando hay una canción muy famosa dedicada a este bicho. La popularizó Nino Bravo, seguro que la recuerdan: “Liiiigreeee, como el sol cuando amanece yo soy liiiigreeee, como el maaar,…”

Un día cualquiera en la fábrica de tigones

Un día cualquiera en la fábrica de tigones

Read Full Post »

Hace poco comentaba con un amiguete mis recuerdos del boom de Internet, allá a finales de los noventa. La de páginas raras que había, brotaban como setas. La que no hacía subastas (entonces toda una novedad), vendía libros, comida para perros, bicicletas, persianas o fistros en vinagre.

Quizá una de las que más me llamó la atención entonces y que esta conversación me hizo recordar fue FUFME. Nunca tuve muy claro si esa página iba en serio o si era una coña marinera de algún cachondo mental, lo cual constituiría uno de los primeros fakes internetianos, de cualquier forma era de lo más original.

FUFME es el acrónimo de “Fuck U, Fuck Me”, que seguro que todos entienden lo que significa pero tradugo igualmente pa los despistaos: “Que te follen, que me follen”. En español la verdad es que suena peor, parece que el que lo dice está cabreao o algo. Una mejor traducción, aunque menos literal, sería “Te Follo, Me Follas”. TEFMEF.

fufme-logo

El caso es que la paginita esta vendía –o simulaba vender- por el módico precio de 499,95 dólares, un curioso pedazo de hardware que permitía mantener relaciones sexuales a distancia; mejor dicho: dos pedazos de hardware, llamados GenitalDrive. Uno macho y otro hembra. Gracias a este invento una parejita podría follar sin necesidad de ajuntarse físicamente. Él conectaba a su ordenador el aparato hembra, que simulaba una vagina; y ella el otro cacharro, con un protuberante pene de plástico. El producto prometía que reproduciría los movimientos de él en el trasto de ella y viceversa, con lo que era como estar trajinando de verdad. Inteligente, no?

FUFME para él

FUFME para él

 

FUFME para ella

FUFME para ella

Nótese sin embargo que esto era en la época en que la banda ancha era aún un sueño, con lo que imagino que podría ser bastante frustrante: el fornido varón dando con todas sus ganas al tema y la pobre dama viendo como la polla artificial casi ni se mueve porque la línea está sobrecargada. Quizá por eso no triunfó la idea.

Tampoco estaba muy extendido entonces el uso de la güebcán, en parte por la lentitud de la conexión, una pena porque lo que molaría es usar el FUFME mientras ves los movimientos de tu pareja en vivo.

Pero el invento tenía su gracia. A pesar de que en la web no se decía nada al respecto, yo deduje (calenturienta mente de joven veinteañero) que el FUFME permitía grabar los polvos. Eso sí que sería rompedor. Guardar una biblioteca con los mejores casquetes a distancia con tu churri, y un día que estás calentón y solitario, nada de gayolas: conectas la maquinita, le das a “play”, y a disfrutar del revolcón antológico de hace una semana. Incluso con función “repeat” para los y las más libidinosos y libidinosas e insaciables e insaciablas. Yendo más lejos, podrían incluso vender kikis pregrabados para los menos afortunados que, o no tuvieran novia ni siquiera a distancia, o no fueran capaces de darse con ella un revolcón digno de ser grabado.

FUFME en acción

FUFME en acción

Un aspecto que se explicaba poco en la web era el de la higiene. Sí recomendaban usar el aparato con condón, tanto él como ella, si no qué guarrada. Aunque aún así digo yo que se mancharía con fluidos diversos más el clásico pelillo rebelde que se cuela por cualquier rendija, así que habría que limpiarlo de vez en cuando, supongo. Pero no daban instrucciones al respecto, importante fallo.

Lo que no sé es qué opinaría la Iglesia de esto, si es que llegó a opinar algo. Técnicamente no fornicas, no? porque no hay contacto. Es como los penalties, tiene que haber contacto más intencionalidad. Imagino que lo clasificarían como una depravada variante de la masturbación. Po bueno, po fale, que les den.

En fin, la web donde se anunciaba tan antológico cacharro, http://www.fu-fme.com, ya no existe (bueno, sí existe, ahora es simplemente una página de contactos) pero alguien copió la página enterita y la reprodujo aquí. No se pierdan los FAQ, te tronchas.

En estos tiempos de crisis a ver si alguien se anima a revivir la idea, que es buena; y ahora que todos los ordenatas tienen cámaras, micrófonos y ADSL, yo creo que triunfaría. Gimme two!

Read Full Post »

En mi tortuosa relación de amor y odio con las líneas aéreas me han sucedido algunos episodios desagradables y algunos divertidos, por suerte ninguno como el reciente del vuelo US1549, ni nada parecido. Pero lo que me pasó anteayer creo que se lleva la palma en la categoría “raro, raro, raro”.

Estábamos embarcando con 45 minutos de retraso (lo normal últimamente en Iberia), en un vuelo que parecía petao, del verbo “vender-más-billetes-que-personas-caben-en-el-trasto”, así que era un embarque de esos tan graciosos en los que hay una cola monumental y la gente pugna por la posición a codazos, utilizando sus carry-on como cuña o barrera según corresponda. Encima el colega que procesaba las tarjetas y las cotejaba con los DNIs parecía nuevo, e iba más lento que el caballo del malo.

iberia

Me toca el turno y el tío me mira como si hubiera visto un aparecido. Pregunto “algún problema?”, musita “no, nooo,…”, teclea furibundo, como si el ordenador tuviese culpa del retraso, y me dice que pase. Una vez dentro del avión, el típico caos: azafatas ejerciendo de halterófilas búlgaras intentando meter a presión los bultos en el compartimento superior, gente que va en dirección contraria buscando hueco para su mochila, niños discutiendo sobre si yo tengo ventana o pasillo, vamos, todo lo que hace de volar una experiencia tan grata.

Llego a mi fila y veo que hay una señora sentada en mi asiento. Ocurre con cierta frecuencia. Amablemente, le pregunto cuál es su asiento, responde “16F”, el mismo que tengo yo. Oh!, sorpresa. Me enseña su tarjeta y veo que es cierto. Me cagüen tó lo que se menea, ya me han “overbukeado” estos cabronazos. Llamo a una azafata, quien a su vez llama al sobrecargo, quien nos pide las tarjetas a ámbolos dos y aquí llega lo raro: en la tarjeta de la mujer venía mi nombre. Había dos tarjetas de embarque exactamente iguales. Iberia me había clonado y transexuado (y puesto unos 20 años y n kilos más!). El hombre no da crédito, nos pide los billetes y se pira.

A todo esto, ya estaba todo el mundo sentado y, efectivamente, ni un puto asiento libre. Yo de pie en medio del pasillo y la gente, que ya iba calentita con el retraso inicial, lanzándome miraditas furtivas como si la culpa fuera mía, y cuchicheando.

Vuelve el sobrecargo con el novato de la puerta (claro, por eso el tío me miró raro al embarcar, como que ya había procesado una tarjeta con mi nombre…). Le preguntan a la señora: “de dónde ha sacado esta tarjeta?”. La tía les mira con cara de decir “si les parece, la he robado a punta de pistola, no te jode”, pero no, dice: “es la que me han dado al facturar”. Normal, qué iba a decir. Nos piden los DNIs y se vuelven a ir los dos.

Ya habían pasado 20 minutos y el ambiente a bordo se caldea. Suspiros, miradas al reloj, algún murmullo. Vuelven los dos pavos y hacen conciliábulo en la entrada con las azafatas. Una de ellas, muy nerviosa, diciendo “que nos tenemos que ir YA”, los otros gesticulando, como que no se creen lo que está pasando.

Se acerca el sobrecargo y pregunta a la señora otra vez que dónde sacó la tarjeta. Ésta, ya hasta el gorro, dice: “en la máquina”. Se le ilumina la cara al tío y nos muestra los billetes: los localizadores son casi iguales, así que probablemente la buena mujer con sus dedazos morcilleros pulsó la tecla que no era con tal mala pata que le salió mi reserva. Yo facturé en mostrador y supongo que la que me atendió se pensaría que yo había perdido la tarjeta o algo, e imprimió un duplicado. Y el nuevo de la puerta no sé qué coño haría, pero fue incapaz de detectar que el DNI de la señora no coincidía con el nombre en su tarjeta. Viva la seguridad en los aeropuertos.

Así que misterio resuelto. “Ya, muy bien”, digo, “pero dónde me siento ahora”. Nuevo conciliábulo de azafatos y azafatas. Al rato, una de ellas se dirige a un pasajero que está en la primera fila de turista, no sé qué le dice, pero el hombre se levanta y se va del avión. Joder, vale que soy IberiaPlus Oro Masterdelputouniverso, pero no sabía que tenía derecho a que echaran a gente pa sentarme yo! cómo mola.

Me indican que me siente ahí, y al hacerlo me fijo que había unos 6-7 asientos vacíos en business. Alucinante. Flipation of the nation. O sea, que han estado media hora de investigación y han bajado un pasajero cuando tenían sitio de sobra en business. Nontiendo ná.

iberiagold_sm

Una vez en vuelo, me trataron como un rey: vinieron varias azafatas a disculparse, me dieron la comida y bebida de los de business, periódico, etc. Ya con confianza le pregunto a una por qué siendo yo Oro no me habían dado el upgrade directamente y se habrían ahorrado echar a nadie. Me dice que no pueden, que les tienen terminantemente prohibido dar upgrades a bordo y que a más de una la han sancionado por ello. O sea, sentarme en business no, pero tratarme como si allí estuviera sí. Toma política de reducción de costes absurda.

Para mi tranquilidad, me explicó también que al que habían “echado” del avión era un compañero de Iberia que viajaba de paisano y que accedió a pillarse el vuelo de un par de horas después. Menos mal, porque si no les armo un buen pollo.

Read Full Post »

Older Posts »