Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘vino’

Hace unas semanas hicimos una escapada con unos amigos a Peñafiel, epicentro de la Ribera del Duero. Fuimos a visitar una bodega que yo nunca había oido mentar, pero de la que uno de los dueños es primo del amigo del tío del vecino de un compañero de trabajo de mi cónyuga. O algo así.

Se llama Tamaral. Nombre difícil de olvidar, incluso para mí, que llevo una empanada mental permanente de grado 3. Basta con acordarse de un famoso dúo aragonés y/o de la entrañable intérprete del inolvidable “No cambié, no cambié”, y el nombre le vuelve a uno a la memoria sin problema.

 

logo_intro

 

Nos dieron un breve tour por las instalaciones y luego, a lo importante: a catar. Bueno, lo de catar es un eufemismo, porque de lo que se trata es de ponerse ciegos a vino (nosotros) y de vender cajas (ellos). Ambos objetivos fueron sobradamente cumplidos.

Uno de los caldos que produce esta bodega me sorprendió gratamente, merece realmente la pena, y es el motivo por el que escribo todo este rollo. Se llama “Finca la Mira”, es un reserva, me gustó más que cualquier reserva de Ribera de marcas más famosas (Protos, Pesquera, Arzuaga, etc), y tiene un muy buen precio para lo que se estila en la zona (€21 ahí en la bodega).

No voy a dar la brasa con notas de cata y todo eso, pero es un vino poderoso, contundente, en el mejor estilo de Ribera, con 14º bien llevados y no “rasca”. Mencantó. Y no me dan comisión, eh?

Para redondear el plan nos metimos un lechazo en “Asador Mauro” de los que hacen época. Qué jartá a comer, diossss. Y para terminar con la liturgia propia de estas escapadas, visita al castillo que imponente se alza sobre tan noble villa, para culturizarnos un poco y estirar las piernas.

Planazo de Sábado muy recomendable para los que vivan en los Madriles y alrededores.

-¿y está muy lejos?
– Pues no, oiga, en poco más de hora y media se planta usté ahí, y sin arriesgar los puntos

Anuncios

Read Full Post »